CAPITULO 1—Y DIOS LLORO

 

"Así dice Jehová de los ejércitos: Considerad, y llamad plañideras que vengan...

 

y dense prisa, y levanten llanto por nosotros, y desháganse nuestros ojos en lágrimas." Jeremías 9:17-18 Aquí Dios habla de llorar con su pueblo al compartir su sufrimiento.

 

ANTES DE LA INUNDACION (2850-2270 ac). "Y vió Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra... y le dolió en su corazón." (Génesis 6:5,6) Sí, Dios lloró.

 

EUROPA (1096-1100). Durante las Cruzadas, los soldados cristianos camino a la Tierra Santa mataron a judíos. Algunos fueron reunidos como manadas en sinagogas. Gritos de llanto y angustia llegaron a los cielos cuando los edificios de madera fueron incendiados. Y Dios lloró.

 

EUROPA (1941-1945). Seis millones de judíos fueron perseguidos, muertos, asesinados en cámaras de gas y quemados en el Holocausto. Y Dios lloró.

 

HIROSHIMA (6 de agosto de 1945). Una sola bomba atómica, causó la muerte de 129,558 víctimas y aterró al mundo. Y Dios lloró.

 

EL MUNDO (1914-1996). Más de 175 millones fueron asesinados como resultado de las reglamentaciones de gobiernos como Alemania, Rusia comunista, Cambodia, etc. Y Dios lloró.

 

PAISES DEL TERCER MUNDO (1990’s). Cada día 40,000 bebes mueren de hambre.

 

Y Dios llora.

 

Luego están las tragedias personales miles de seres queridos que soportan diariamente- muertes sin sentido o mutilaciones en las carreteras, bebes que nacen deformados físicamente o mentalmente y víctimas de crímenes sin sentido.

 

Huracanes, inundaciones, tornados, terremotos, y otros desastres roban las vidas de millones en sus ataques de destrucción y depravación. Luego están las tragedias de familias con problemas graves, adicción a las drogas, y las multitudes de gente sola, neurótica, y sin hogar que han dejado a miles de familias heridas emocionalmente. Y Dios llora.

 

Sí, estas estadísticas llenan las noticias diarias, pero solamente nos inunda el dolor de la tragedia cuando nos afectan directamente o a nuestros seres queridos. Cada día estas estadísticas tienen caras- millones de caras de gente real quebrantadas emocionalmente y mentalmente. Los llantos de enfermedad, angustia, sufrimiento, y muerte circulan en el globo. Ninguno de nosotros puede comprender la enormidad del sufrimiento total de la humanidad. Solamente Dios puede ver este cuadro enorme de miseria humana. Y Dios continúa llorando.

 

Jeremías 14:17 nos asegura que Dios inclusive llora por las pérdidas trágicas que caen sobre quienes se revelan en contra de Él. Sí, a Dios le importa nuestro sufrimiento. Él se preocupa cuando la tragedia nos llega. Dios conoce nuestra formación que somos solamente polvo (Salmo 103:14). Él se da cuenta de la enormidad del sufrimiento humano y que esto podría causar que algunos duden de su amor e inclusive que otros duden de su existencia.

 

El Creador y Dios infinito del universo quiere comunicar a los habitantes de este planeta-la humanidad frágil- su compasión y amor por nosotros. ¿Cómo puede un ser tan omnipotente comunicar al hombre finito su capacidad de sufrimiento? Él usa imágenes que podemos entender-"lágrimas." La imágen de Dios de derramar "lágrimas", no es una indicación de debilidad sino que nos asegura el profundo cuidado y preocupación paterna. Cuan profundo es el amor de Dios.

 

Las relaciones pasadas, presentes, y futuras de Dios con Israel, son un microcosmo de su relación con toda la humanidad (Isaías 43 & 44; Romanos 11) Un padre puede disciplinar a su hijo al hacerlo permanecer en su dormitorio por el resto de la noche. Un padre cariñoso siente el dolor al castigar al hijo y recuerda los tiempos maravillosos que compartieron juntos. Asimismo, a Dios le duele cuando debe castigar a su pueblo. Escuchen a la angustia paterna de Dios en Jeremías 6:26. "Hija de mi pueblo, cíñete de cilicio, y revuélcate en ceniza, ... porque pronto vendrá sobre nosotros el destruidor." Esto es increíble. La clase de "nosotros" es Dios e Israel. Dios se pone a sí mismo en el cuadro de compartir los sufrimientos de Israel. Esto nos asegura que Dios castiga con amor. Él castiga para sanar (Isaías 19:22) Escuchen a los pensamientos de nostalgia del Padre cariñoso cuando Él esta castigando a Israel, su hija desobediente.

 

"Como uvas en el desierto hallé a Israel; como la fruta temprana de la higuera en su principio vi a vuestros padres.

 

Cuando Israel era muchacho, yo lo amé, y de Egipto llamé a mi hijo." Oseas 9:10; 11:1 Aún más llamaba Dios a Israel aún más lo desobedecían.

 

"Cuánto más yo los llamaba, tanto más se alejaban de mí; a los baales sacrificaban, y a los ídolos ofrecías sahumerios.

 

Yo con todo eso enseñaba a andar al mismo Efraín, tomándole de los brazos y no conoció que yo le cuidaba.

 

Con cuerdas humanas los atraje, con cuerdas de amor y fui para ellos como los que alcanzan el yugo de sobre su cerviz, y puse delante de ellos la comida." Oseas 11:2-4

 

Israel continuaba torciendo las leyes de Dios y descuidando a "los que no tenían padres y a las viudas". Castigo severo debe ser infligido pero no sin afectar a Dios. El corazón de Dios se hunde en las profundidades de angustia, al abandonar su cariñosa protección. Dios exclama, "He entregado lo que amaba mi alma en mano de sus enemigos". (Jeremías 12:7)

 

Ellos están esparcidos a los confines de la tierra. El castigo de Dios es más severo sobre Efraín (Jeremías 14:17) en este castigo de dispersión anotado más adelante en sus expresiones de nostalgia.

 

"¿No es Efraín hijo precioso para mí?

 

¿no es niño en quien me deleito? Pues desde que hablé de él constantemente.

 

Por eso mis entrañas se conmovieron por él; ciertamente tendré misericordia de él, dice Jehová." Jeremías 31:20-21

 

Inclusive cuando el favor de Efraín (Israel) se abandonó, Dios en su tierna nostalgia habla de él proféticamente como un hijo que será recibido nuevamente con amor.

 

¿Cómo sabemos que las expresiones de Dios de amor paternal-un amor que sintió los sufrimientos de Israel durante su castigo-fueron verdaderos? ¿Cómo sabemos que los anhelos de Dios de restaurar a Israel a su favor fueron verdaderos? El renacimiento del Estado de Israel en 1948 es la prueba. Es un milagro de la historia. Nunca antes había sido destruida la constitución política de una nación. Su gente esparcida hasta los confines de la tierra y luego juntada 2.000 años más tarde en su tierra natal para volver a nacer como nación. El castigo de amor paternal de Dios continuará para restaurar al pueblo judío hasta alcanzar el favor completo y creer. Sí, Dios castiga para sanar. La restauración gradual de Israel es la precursora de la restauración de toda la humanidad al amor y favor completos de Dios en su Reino. De hecho, Romanos 11:15 nos dice que la restauración de Israel al favor divino significará vida de la muerte para todo  el mundo.

 

¡Qué maravilloso Dios tenemos! " En toda angustia de ellos, él fue angustiado (sufre)" y esta es nuestra seguridad que los castigos de Dios son rehabilitados para que Sus amados hijos desobedientes podrán ser restaurados al corazón de Su favor. Sí, Dios castiga para sanar (Isaías 63:9; 19:22).

 

YADA

 

Las lágrimas simbólicas de Dios comunican las imágenes del profundo amor paternal y la preocupación. La capacidad de Dios para experimentar los sufrimientos de otro también esta comunicada en el verbo hebreo yada que a veces es traducido "saber" o " supo". Yada denota un acto intelectual y emocional. Se emplea frecuentemente para describir una experiencia emocional profunda entre dos personas. Por lo tanto, también significa tener un profundo amor compasivo-la habilidad de sentir las emociones de otro.

 

En Exodos 3:7, "Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido (yada) sus angustias."

 

Aquí Dios expresa su habilidad para sentir los sufrimientos de Israel cuando eran esclavos en Egipto. Salmos 31:7contiene una promesa preciosa que todos los cristianos deberían de querer: "Me gozaré y alegraré en tu misericordia, porque has visto mi aflicción; has conocido (yada) mi alma en las angustias." Sí, la simpatía de Dios va tan adentro que Él conoce, en el sentido de sentimiento, nuestras tribulaciones, angustias, y tragedias. Dios pone en perspectiva la pregunta de por qué se permite el pecado. No es más una pregunta académica o una filosofía abstracta. Si Dios sufre cuando el hombre sufre-¿por qué Dios permite el sufrimiento? ¿Por qué Dios permite el mal que causa el sufrimiento de la humanidad? Dios conoce el fin del comienzo (Isaías 46:9-10) La precognición de Dios adhiere otra dimensión a la esfera de acción del sufrimiento de Dios.

 

Si Dios comparte nuestros sufrimientos, ¿por qué va a diseñar un plan que resultaría en su propio sufrimiento? La pregunta no es más ¿por qué sufre la gente buena y por qué los niños inocentes sufren? Si no, ¿por qué Dios ha permitido una historia humana de sangre, tragedia, dolor, y angustia mental tan horrible que lo despojaría de su amor de Padre?

CAPITULO 2—¿POR QUÉ DIOS PERMITE EL MAL?

 

Dios pone en perspectiva la pregunta práctica de por qué se permite el mal. Si Dios comparte nuestros sufrimientos, ¿por qué concibe un plan que resulta en su propio sufrimiento? Recuerden nuestra definición de mal-cualquier cosa que causa desgracia o sufrimiento. Para entender completamente por qué Dios permite el pecado, debemos de volver hacia el pasado antes de que el hombre viva en la tierra, antes de que las montañas se hallan levantado majestuosamente sobre las llanuras, antes de que los millones de sistemas galácticos hallan brillado en órbita alrededor y a través de cada una, antes de que los ángeles dieron gracia a los cielos, antes, antes cuando Dios vivía solo.

 

Dios deseaba tener una familia, ser un padre-un padre o dador de vida-el Padre celestial. Todas las cosas fueron creadas por Dios y para su placer (Apocalipsis 4:11). Evidentemente niños angélicos y humanos fueron el deseo de su corazón. Efesios 3:14, 15 habla de Dios como el Padre de "toda la familia en el cielo y en la tierra."

 

Criar niños implica sufrimiento-para ambos los padres y los niños. ¿Cuánto sufrimiento demanda el amor paternal? Los padres más cariñosos no sobre protegen a sus niños; si no, ellos están dispuestos ha permitir golpes duros dándose cuenta que les cuesta mucho dolor al ver a sus niños madurar. Nuestro Padre celestial, el padre más cariñoso y sabio en el universo se propone a sufrir hasta el último grado para el bienestar eterno de sus niños. ¿Cómo se podría obtener un sistema utópico para sus niños?

 

Dios desea que la humanidad viva en paz, armonía y felicidad. Él sabe que esto ocurrirá solamente si cada uno practica los principios de justicia y amor. De otra forma, el mal resultará con sus consecuencias de sufrimiento y desgracia.

 

Aquí hecharemos un vistazo a lo que referimos "el dilema de Dios". Los sistemas planetarios se mueven con obediencia mecánica; la creación animal se maneja por instintos, pero Dios desea que la raza humana tenga una voluntad libre y que lo alaben en espíritu y verdad". (Juan 4:24) Dios podría haber programado el hombre ideal-el sistema utópico hubiese sido inevitable-pero el hombre no sería nada más que un robot, sin felicidad verdadera. Dios sabe que el hombre solamente puede obtener la verdadera felicidad al ser motivado completamente por los principios de justicia y estar contentos al preocuparse por la felicidad de sus semejantes. Este es el significado verdadero de alabar a Dios "en espíritu y en verdad."

 

La voluntad libre tiene un dilema en sí misma. El hombre puede rebelarse en contra de su Creador. El Señor estaba dispuesto a dar la voluntad propia sabiendo que le costaría mucho antes de que el hombre sea responsable por esta libertad. ¡Qué poder tan grandioso! El hombre puede rebelarse en contra de su creador. Él puede rechazar someterse a su autoridad. Él puede elegir dejar la misericordia de Dios y permanecer en su decisión en contra de Dios. Por voluntad libre, el hombre es hombre, creado en la imagen de Dios y ni siquiera un animal o una máquina.

 

Póngase usted mismo en el lugar de Dios para apreciar este dilema. Un padre le dice a un bebé que no toque la estufa porque está caliente, pero qué sabe el bebé acerca de dolor. El padre ansioso sabe lo inevitable de que el bebé toque la estufa antes de aprender la consecuencia del calor. Un padre sabio creará una experiencia controlada con el calor, -poniendo suavemente y rápidamente la mano del niño donde el calor no es demasiado severo. A lo largo de la vida los padres aconsejarán a sus niños, sabiendo que ellos solamente aprenderán ciertas  lecciones de un "modo duro" -por experiencia. De esa forma, Dios le está dando a la humanidad una experiencia controlada con el pecado.

 

Nuestro Padre Dios supo que el hombre no comprendería su alerta del pecado-la desobediencia y sus consecuencias espantosas. Entonces Dios formuló un plan donde el hombre, por propia elección, puede experimentar el mal y luego justicia (en el reino de Dios). Esta experiencia de contraste manifestará, como no otro proceso educacional pudo, la influencia entera de la ley de Dios y las consecuencias espantosas de su violación.

 

El proceso de recobrarse del pecado es llamado redención en la Biblia. Redención significa simplemente la liberación del pecado y la muerte por medio del pago de un precio. La idea es similar a la liberación de una persona de la cárcel cuando un benefactor paga la multa que el prisionero no puede pagar. Esta liberación por medio de la muerte de Jesús es considerada generalmente como una reflexión tardía de Dios para salvar alguno de la raza humana. Pero la profundidad de la sabiduría de Dios se muestra en su previsión al idear un plan que provee para la elección libre del hombre y experimentar con el mal, redención de Cristo y por último felicidad eterna.

 

Asimismo Isaías 46:9-10 habla de Dios sabiendo y declarando el fin del comienzo.

 

LAS BENDICIONES DE EDEN

 

Dios creó a Adán y Eva y los estableció en Edén-un paraíso perfecto. Allí ellos gozaron de un hogar perfecto. El Edén proveía una abundancia de alimentos que contienen la nutrición saludable para mantener una vida perfecta. A Adán se le dio dominio sobre toda la tierra y los animales. La característica suprema de esta experiencia fue la relación cercana de Adán con su Creador y Dios. (Gen. 1 & 2)

 

El tercer capítulo de Génesis describe con detalles la historia de la voluntad libre para elegir. Dios instruyó al hombre de que si él practicaba la justicia, él viviría para siempre. Si él desobedecía, luego él moriría". La muerte sería un proceso de angustia y sufrimiento culminando con la tumba. Nótese bien que la muerte, no el tormento eterno, es el castigo por el pecado (Gen. 2:17; Ezequiel 18:4) Como el niño con la estufa caliente, Adán no sabía lo que era el sufrimiento y la muerte. Estas eran meras palabras para él. Él sabía por información que su desobediencia le traería su propia muerte. No importaba cuantas veces Dios reiteraba "muriendo morirás", estas eran meras palabras sin significado. Adán nunca vio a nadie morir, nunca estuvo en su escenario. Adán nunca pudo ver como en un túnel del tiempo y visualizar todo el sufrimiento y la muerte que vendría por el pecado y el egoísmo humano. Todos los cuales tuvieron sus comienzos con su propia desobediencia.

 

Dejemos de lado el hecho de comer del fruto y enfoquemos el principio. Aquí había algo más profundo. Adán eligió por voluntad propia no continuar en conversación con Dios. El detalle está anotado en Gen. 3:8.

 

"Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto."

 

Esta cita indica una rutina familiar que se había desarrollado entre el Padre celestial y nuestros primeros padres. "Oyeron la voz de Dios que se paseaba en el huerto al aire (Hebreo brisa) del día." Evidentemente Dios habló con Adán frecuentemente, quizás diariamente-"en la brisa del día".

 

Se desarrolló un cuadro familiar. Adán y Eva sabían cuando Dios se acercaba para hablar con él, Adán sabía las consecuencias de sus acciones. Adán al desobedecer sabía que había elegido voluntariamente dejar de lado su relación con Dios.

 

Nótese que antes de que Dios cortase relación con él, Adán se escondió o dejó de conversar con su Padre Celestial.

 

UNA DECISIÓN COMPLETAMENTE RESPONSIBLE

 

Piense bien en la elección de Adán. Piense, Adán gozaba de una comunión y conversación perfecta con el Padre Celestial. La comunión con su Creador no era una experiencia momentaria. Algunos enseñan que el tiempo entre la creación de Adán y su desobediencia fue un tiempo corto-unos pocos minutos o unas pocas horas por lo máximo. No es sorprendente que muchos estén repugnados por lo absurdo de una decisión momentaria hecha por un Adán de unos minutos de edad que mandó a la raza humana hacia siglos de tragedias horribles. La cita en Génesis 2:7-9, 15-23 sugiere un período de tiempo largo. Elabora en los hechos que ocurrieron entre la creación de Adán y Eva. Después de la creación de Adán, Dios plantó un jardín en Edén y lo puso a Adán. Luego Adán después de recibir instrucciones de Dios trabajó cuidando el jardín. Esto tomó tiempo. Hubo comunicación extensa relacionado con las cosas que Adán podía y no podía hacer.

 

Luego Dios instruyó a Adán para poner nombres a todos los pájaros y todas las criaturas vivientes. Esto llevó tiempo. Y durante este tiempo de responsabilidad extensa en el cuidado de las plantas y poniendo nombres a todos los animales, Adán gozó de su comunión con Dios. Luego Eva fue creada y paso a ser la mujer de Adán. Ahora Adán tenía tiempo para pasar con su esposa y gozar de su compañía.

 

Todos estos eventos cubrieron un período de tiempo. Otras citas indican un período de dos años.

 

En sus conversaciones con Dios en la brisa del día, Adán se tuvo que dar cuenta que había algo bastante diferente entre él y Eva y su Dios. Él era un Padre tan cariñoso. Dios no practicaba solamente benevolencia, amor, justicia, y misericordia, pero Él también amaba estas cualidades. Ellas eran las fibras de su ser. Él los amaba tanto que quería ejercitarlos en sus relaciones con sus criaturas.

 

Este era el "espíritu" o "esencia" de los principios sagrados de Dios que Él quería cristalizar en el corazón humano. Si Dios hubiera programado estas cualidades en el corazón humano, el hombre sería como un robot, desprovisto de satisfacción y felicidad. Pero para que la humanidad viva eternamente en paz, harmonía, y felicidad con cada una debe de tener estas cualidades cristalizadas en su corazón. La única forma que esta cristalización de carácter como Dios que pudo haber sido desarrollada por Adán, sería por elección de Adán (voluntad libre) para mantener una conversación cercana con Dios y elegir diariamente aprender y practicar-obedecer todos los principios sagrados de Dios. Dios fue el modelo de santidad, benevolencia. Debido a una falta de experiencia, Eva eligió el modo de interés propio y egoísmo. El apóstol Pablo nos dice en 1 de Timoteo 2:13-14, que Eva no era totalmente responsable, pero Adán si lo fue.

 

Adán fue encarado con elegir entre la lealtad a Dios y sus modos buenos o la lealtad a Eva y sus modos de interés propio.

 

En un período de tiempo Eva evidentemente pasó a ser un rival de Dios. Adán no solamente desobedeció a Dios sino que eligió ser leal a Eva antes que a Dios. Él amaba más a Eva que a Dios. El hombre tenía que aprender este principio básico.

 

El hombre podrá amar a su prójimo como a sí mismo solamente al amar a Dios con todo su corazón, con toda su alma, y con toda su fuerza, y con toda su mente.

 

EL PROCESO EDUCACIONAL CAMBIO

 

La cristalización de la imagen de Dios en el hombre terminó, pero solamente en forma temporaria. Antes de que Dios pronunciara la pena de muerte, se apartó y expulsó a la primera pareja de Edén, Él hizo algo extraordinario. Dios mató a un animal y vistió a Adán y a Eva con una de sus pieles. ¡Qué gran esperanza! Esto señaló el derramamiento de la sangre de Jesús que cubriría los pecados de Adán y de todos sus hijos que nacerían en pecado-heredado del padre Adán. "Como en Adán todos mueren en Cristo todos serán resucitados" (1 Corintios 15:22) en el reino de Dios. Luego se les dará individualmente la oportunidad para cristalizar el carácter como el de Dios en sus corazones. Mientras tanto el proceso educacional ha cambiado. Adán y sus descendientes aprenderían primero las consecuencias agrias del pecado-desobediencia a la ley de Dios (Eclesiastés 1:13; 3:10). El hombre cosecharía los resultados funestos del egoísmo que Adán eligió cuando jugó su fortuna con Eva y sus modos.

 

LA PREVISION DE DIOS

 

A causa de la desobediencia de Adán Dios supo que él iba a desobedecer. Por lo tanto, antes de que Dios creara la tierra y al hombre, Él planeó la redención del hombre. 1 de Pedro 1:19-20 habla de Jesús como "Un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo". Desde la eternidad Dios planeó con amor el futuro de sus hijos humanos. Este plan haría sufrir a su corazón de Padre al ver como el hombre caía en las trampas de la muerte por las maquinaciones del mal al aprender las consecuencias del pecado. Más aún, los intereses más elevados del hombre requerían un plan que le costaría el amor de padre de Dios lo más intenso-ver a su único hijo sufrir la agonía de ser vivificado y crucificado.

 

Solamente un amor profundo podría concebir y llevar a cabo tal plan. La previsión del propio sufrimiento de Dios prueba que el permiso del mal es una experiencia necesaria para el bienestar eterno del hombre. El regalo de Dios de Jesús fue la demostración más grande del sufrimiento paternal de la historia. El pastor Russell comprendió el grado de este amor sufrido cuando escribió: "¿Dejó el Padre que valla en ese mandado de misericordia sin la menor sensación de emociones de angustia? ¿No tenía Él conocimiento de los dolores de un amor paternal cuando las flechas de la muerte atravesaron el corazón de su amado hijo? Cuando nuestro querido Señor dijo, "Mi alma está muy triste, hasta la muerte", ¿no alcanzó esto a una fibra de simpatía en el corazón del Eterno? Sí, verdaderamente el amor sincero del Padre simpatizó con el sufrimiento de nuestro Señor. El pensamiento principal de la palabra divina, es que el amor verdadero llora con aquellos que lloran y se regocijan con aquellos que se regocijan. Esto está ejemplificado en el carácter divino. Dios pudo y sacrificó a gran costo su naturaleza amorosa y paternal. El tesoro más querido de su corazón y a sí mismo Él manifestó (1 Juan 4:9) el gran amor con que amó a sus criaturas caídas y engañadas.

 

LAS CONSEQUENCIAS DEL PECADO

 

El pecado significa "perder la marca" -desobediencia a los principios de Dios.

 

Cuando Adán y Eva desobedecieron Dios dejó de lado su desobediencia. ¡Esto fue devastador! Separados de Dios, el hombre paso a ser separado de sus compañeros humanos. Rivalidad y celos ardieron y pronto el asesinato destrozó a la primera familia. Soledad, estrés, depresión, los inundó trayendo la enfermedad a ambos la mente y el alma. Las investigaciones científicas más recientes confirman la historia bíblica de la "caída" del hombre en pecado. La aflicción mental enferma al cuerpo y a la mente. El proceso de la muerte había comenzado y el hombre se separó de sí mismo. El hombre está fuera de armonía consigo mismo y lucha consigo mismo. Esto suma a su ansiedad mental. Miedo, hostilidad, y agresión pasaron a ser la norma. Explotación, crimen y violencia fueron las consecuencias inevitables. El hombre estaba aprendiendo las consecuencias espantosas del pecado y sus resultantes males. Sí, los hijos de Adán, la raza humana, fueron nacidos pecadores (Salmos 51:5) dignos de muerte (Romanos 6:23). Esto es "Este penoso trabajo dio Dios a los hijos de los hombres, para que se ocupen en él". (Eclesiastés 1:13; 3:10)

 

Después que Adán y Eva desobedecieron ellos fueron expulsados del paraíso del Edén a la tierra no terminada, donde los componentes de la naturaleza estaban fuera de balance. El hombre está aprendiendo que la muerte es la consecuencia agria del pecado y el mal. Sí, la enfermedad , es la otra consecuencia natural del pecado y la imperfección que ha sido un gran estrago. Los desastres naturales hacen grandes estragos, pero frecuentemente el egoísmo es la causa. La codicia de los hombres por los bienes industriales crearon polución que quemó el agujero de las capas del ozono. Esto ha acelerado y acentuado la esfera de acción de las catástrofes de la naturaleza. Más vicioso que esto es la inhumanidad del hombre que resultó en la matanza de billones. La codicia del hombre puso en esclavitud y explotó a su compañero resultando en hambre, enfermedad, y depravación humana de cualquier forma. Recuerde la ilustración en el capítulo uno del padre que disciplinó a su hijo al ponerlo en su habitación-la tierra no terminada. En su "aflicción" Él esta afligido y Él tiene pensamientos amorosos maravillosos-registrados en Corintios 15:22 "como en Adán todos mueren" pero él continua, "en Cristo todos será vivificados." ¿Por qué? Porque Jesús murió para "un precio de rescate para todos" (1 Timoteo 2:6 y Hebreos 2:9).

 

EL PECADO ORIGINAL

 

Algunos dirán, "¡No me diga que todavía creen en el pecado original! Solo porque Adán y Eva fueron desobedientes, la entera raza humana es pecadora. En 1 Timoteo 2:13,14; 1 de Corintios 15:21,22; Romanos14; y Juan 8:44, ambos Jesús y los apóstoles se refieren a este evento en Edén como un evento histórico. ¿Qué mejor prueba podemos tener que la historia de Génesis de Edén ocurrió?

 

Desafortunadamente, el concepto de la lógica del pecado original ha sido oscurecido por las supersticiones de la Edad Medieval que han sido asignadas a él, tal como ‘el infierno" y un Dios vengativo que se debe apaciguar. El hombre moderno repele las supersticiones que contiene la teología de la iglesia. Pero estas supersticiones no son enseñadas en la Biblia son parte de la teología de la Edad Medieval. No hay mejor explicación para la promesa miserable del hombre que las enseñanzas de las Escrituras del pecado original y su pena, la muerte- la extinción, no el sufrimiento eterno.

CAPITULO TRES—UN SALVADOR QUE SUFRE Y CRISTIANOS QUE SUFREN

 

Inclusive si la humanidad aprende la lección de las consecuencias espantosas del pecado en este tiempo de la vida, cómo vamos a saber que el Reino de Dios va a triunfar. ¿Qué seguridad hay que por lo menos la mayoría van a cristalizar el carácter como el de Dios para poder vivir en paz eterna, harmonía, y felicidad?

 

Jesús es nuestra seguridad. Él es "el seguro de un pacto mejor" (Hebreos 7:22), el nuevo pacto que bendecirá a toda la humanidad en el Reino de Dios. Como Rey, sacerdote, y Juez en ese Reino, su nombre será "Admirable: (Apocalipsis 20:6; Juan 5:22; Isaías 9:6). Sí Jesús será un suceso "Admirable".

 

POR QUE SUFRIO JESUS

 

No solamente murió Jesús para proveer la multa, una vida humana perfecta que eventualmente pondrá en libertad a la raza humana de la muerte. Pero durante su vida Él sufrió en las manos de sus semejantes para simpatizar con cada necesidad.

 

El profeta Isaías anticipó el sufrimiento de Jesús. "Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; ciertamente llevó él nuestras enfermedades... y por su llaga fuimos nosotros creados." Isaías 53:3-5. Por lo tanto, Hebreos 4:15 nos dice que Jesús es un sacerdote compasivo que puede sentir como nosotros sentimos nuestras faltas. Jesús permitió ser afligido continuamente a través del contacto con el hombre pecaminoso. Cada vez que Jesús sanaba le costaba su propia fuerza. Nosotros leemos que "El poder (fuerza) que había salido de él" (Marcos 5:30) al sanar a los ciegos, cojos, sordos, leprosos, Él gastaba su propia energía para experimentar el sentimiento de nuestras faltas. Más aún, Jesús fue burlado, experimentó brutalidad, violencia, y asesinato en manos de sus semejantes. Él probó el desprecio racial de los romanos siendo un judío. Él se identificó con la pobreza, arduo trabajo, y la oscuridad. Su corazón se enternecía por el enfermo mental, el enfermo físico, el cojo. El sordo y el ciego. ¿Por qué? Para que en su reino Cristo conozca cuáles son las lecciones que necesita la humanidad; "Para que se muestre paciente con los ignorantes y extrañados, puesto que él también está rodeado de debilidad." (Hebreos 5:2).

 

Jesús cargó en sus hombros las enfermedades de este mundo. Por cierto, Él puede tener compasión con los ignorantes y aquellos que están fuera del camino. Él sabrá como restaurar a aquellos que rescató.

 

SU VOCACION ALTA

 

Jesús murió hace 2.000 años. La pregunta surge, ¿Por qué tarda tanto en establecerse su Reino para la bendición de toda la humanidad? Una cosa es clara a través de toda la Biblia: Dios no ha tratado de convertir al mundo desde la muerte y resurrección de Jesús.

 

Las Escrituras hablan de Dios tratando con unos pocos por un propósito específico. Los seguidores de Cristo son llamados un pequeño rebaño. "No temáis, manada pequeña, porque a vuestro Padre le ha placido daros el reino." Lucas 12:32. Dios está llamando a unos pocos; un representante de cada tipo a la iglesia de Cristo. A los que llamamos literalmente "los elegidos".

 

¿Qué es esta vocación o selección de la iglesia? Los cristianos son llamados a ser la profesión múltiple de jueces, sacerdotes, y reyes de la humanidad en el Reino de Cristo.¡qué honor! Al comienzo nuestra fe tambalea. Pero las Escrituras son explícitas en este punto. 1 de Corintios 6:2 nos dice que "¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo?." I de Pedro 2:9 muestra que somos llamados para ser "un real sacerdocio." Similarmente, Apocalipsis 1:6 y 5:10 establece que somos llamados de Dios para ser "reyes y sacerdotes" y "reinaremos en la tierra". Apocalipsis 20:6 establece que los cristianos "serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil Años."¡jueces, sacerdotes, y reyes! ¡A qué profesión los cristianos han sido llamados! Pero qué curso de entrenamiento riguroso el Cristiano debe de seguir para alcanzar esta profesión.

 

NO MUCHOS SABIOS

 

"Pues mirad, hermanos, nuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios... y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es." 1 Corintios 1:26-29

 

Por la mayor parte, Dios esta ignorando a los principios mundanos de grandeza y llama a lo ordinario de la raza humana para componer al pequeño rebaño. A través de la historia, la sabiduría del hombre ha probado cada filosofía concebible e ideología política y/o económica. Pero el hombre ha fallado en resolver los problemas de la humanidad. La historia confirma la enseñanza bíblica que el hombre nació en el pecado y "en maldad he sido formado" (Salmos 51:5). El siglo 20 comenzó con grandes expectaciones. El mundo idílico se alcanzaría por la ciencia y la tecnología. Este siglo llega a su cierre con desilusión. El comunismo ha caído. El capitalismo esta al borde de la bancarrota. Suicidio de adolescentes sin precedentes, drogas, inmortalidad, son los síntomas de una civilización auto destructiva. Mientras tanto, la tierra está pasando a ser una tierra llena de polución. ¿Cómo podría ser de otra forma con cinco billones de personas pensando en sí mismos?

 

Asimismo el Señor ha "sacado a luz las cosas que son". La historia humana ha probado la futilidad de los esfuerzos humanos. " Ninguna carne puede glorificarse en su presencia [la de Dios]." Ningún presidente, primer ministro o jefe de estado o cualquiera, puede jactarse que él tiene la solución para todos los problemas individuales del hombre o las enfermedades colectivas.

 

UN CORAZON QUE ENTIENDE

 

Pero hay algunos pocos que aprendieron temprano a no confiar en la mano del hombre para soluciones. A través de la fe en la palabra de Dios se dan cuenta que solamente el Reino de Dios resolverá completamente los problemas del hombre.

 

Ellos han aceptado a Jesús como su salvador y se han consagrado completamente para hacer la voluntad de Dios. Su llamada es para ser jueces, sacerdotes, y reyes con Cristo en el Reino de Dios. Estos cristianos no están libres de compartir las tragedias comunes al hombre (1 de Corintios 10:13). Aunque muchos humanos se vuelven amargos y endurecidos por las tragedias de esta vida, los cristianos consagrados tienen la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento (Filipenses 4:7).La fe de ellos se da cuenta que esa tragedia provee al Señor una oportunidad para desarrollar en ellos un corazón tierno y que entiende.

 

La pérdida de un ser querido: marido, esposa, padre o madre, niño puede lastimar a la mente. Las tragedias físicas tales como ser lisiado, ciego, o sordo, pueden dejar a uno en el olvido como miembro de la familia humana. Los adictos a las drogas, alcohólicos, los enfermos mentales han encontrado que pocos pueden entender. Luego están las heridas de abuso físico o mental por un extraño. Nada podría ser peor para aquellos en pobreza económica. Luego hay soledad. para los cristianos consagrados estas experiencias proveen una oportunidad única para aguantar pacientemente, mientras que el Espíritu de Dios los transforma día a día en la semejanza de Cristo. (1 de Pedro 1:7, 2 Corintios 4:16-18)

 

Salmos 51:13 muestra este principio hermosamente. Porque los seguidores de Jesús fueron pecadores una vez y transgresores ellos podrían decir de su trabajo en el Reino:

 

"Entonces enseñaré a los transgresores tus caminos, y los pecadores se convertirán en ti."

 

Finalmente la iglesia unida con Cristo durante su vuelta compartirá la gloria de su reino. Ellos serán sacerdotes compasivos, jueces entendedores, reyes benevolentes como Él (1 de Juan 3:2) (Apocalipsis 20:6; 1 Corintios 6:2). Ellos entenderán como un todo al enfermo de pecado, al enfermo metal, al herido emocionalmente, y al físicamente herido mundo de la humanidad.

CAPITULO 4—EL REINO DE DIOS

 

En el Reino, Jesús y su iglesia se embarcarán en el programa educacional más grande de la historia. Isaías 11:9 dice, "... porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren el mar." También Jeremías 31:34 dice, "... porque todos me conocerán desde el más pequeño hasta el más grande." Los versículos 29 y 30 muestran que para la mayoría, el Reino proveerá la primera oportunidad para una salvación plena y completa. "En aquellos días no dirán más: Los padres comieron las uvas agrias y los dientes de los hijos tienen la dentera, sino que cada cual morirá por su propia maldad; los dientes de todo hombre que comiere las uvas agrias, tendrán la dentera."

 

Cuando la gente salga de la tumba en el Reino de Cristo serán informados que han sido comprados con la sangre preciosa de Cristo y su iglesia (1 de Corintios 6:2). ¡Qué confidencia tendrán que la iglesia sabrá como entrar en sus problemas! ¿Por qué? Porque los miembros de la iglesia fueron una vez también pecadores. Más aun, la humanidad se dará cuenta que la iglesia representó y experimentó todos los problemas, las penas, y las tragedias emocionales y mentales que aguantó la humanidad. Porque "Dios amó tanto al mundo que dio a su único hijo " por ellos (Juan 3:16), la iglesia amará a cada individuo de la raza humana. Las experiencias personales de los verdaderos cristianos en vencer al pecado y luchar con sus propios problemas emocionales y psicológicos (2 Corintios 10:4,5; Hebreos 12:3,4) les dará un "corazón entendedor" para que sepan cuando mostrar compasión en la ignorancia y cuando administrar disciplina donde la voluntad está involucrada (Hebreos 5:2; Lucas 12:48). Este Plan de rehabilitación funcionará. La mayoría de la humanidad recibirá felizmente la instrucción, disciplina, y el cuidado necesario para pasar del juicio a la vida eterna.

 

LAS BENDICIONES DEL REINO

 

Isaias 35 retrata algunas de las bendiciones maravillosas del Reino. "... el yermo se gozará y florecerá como la rosa" (versículo 1). El ciego verá, el sordo oirá, el cojo saltará, el mudo cantará (versículos 5 y 6). Los versículos 8 y 9, hablando del Camino de Santidad, dicen que será para los inmundos, pero los inmundos no pasarán por él. Esta frase interesante se puede comparar a un limpiador de autos automático. Es para autos sucios, pero los autos sucios no lo pasan porque al final del lavado están limpios.

 

Similarmente, el Camino de Santidad es para los que no están moralmente limpios.

 

Pero a través del cuidado y la instrucción de Cristo y su iglesia, serán limpios moralmente paso por paso. El versículo 9 muestra que no habrá león allí. Pedro identifica a Satanás como el símbolo del "león" (1 de Pedro 5:8) y Apocalipsis 20:1-3 revela que Satanás será atado (para no tentar o estorbar a la humanidad) durante el Reino de 1000 años. "... para que caminen los redimidos." El versículo 10 termina, "Y los redimidos [Jesús murió para rescate de TODOS. 1 de Timoteo 2:6] de Jehová volverán, y vendrán a Sión [el Reino] con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido." Se describe el clímax del trabajo del Reino en Apocalipsis 21:4 "Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron."