¿Dónde están los Muertos?

 

EL TABERNÁCULO DE BROOKLYN

 

EL PÚLPITO DEL PUEBLO

 

ANTIGUAMENTE “EL PLYMOUTH BETEL”

 

{ORIGINAL}

 

¿Dónde están los Muertos?

 

¿NUESTROS VECINOS, NUESTROS PRÓJIMOS; LOS SANTOS, LOS IMPÍOS; EL CIVILIZADO, EL PERVERSO?

 

¡La propia respuesta a esta pregunta está relacionada con nuestro propio destino, hechos, influencias; con nuestra teología y con el curso entero de nuestras vidas! La contestación correcta a esta pregunta, da fortaleza, confianza, ánimo, y ayuda hacia el espirito de una mente sana!

 

“Varones y hermanos, dejadme habla­ros libremente del patriarca David, el cual fue muerto y sepultado, y su sepulcro esta con nosotros hasta el día de hoy. Porque David no ha subido a los cielos”.{ Ac 2:29,34} “Y nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo, es a saber, el hijo del hombre”.-Juan 3:13.

 

El hombre que no se declare intere­sado en este tema necesita ser idiota, sin pensamiento. Si los hechos ordi­narios de la vida presente, alimento, ropa, hacienda, política, etc., que nos preocupan por pocos años, se estiman como dignos de meditación y de estu­dio ¿cuánto más deberían preocuparnos las cosas que respectan al eterno fu­turo de nosotros mismos, de nuestros prójimos y de la humanidad en gene­ral?

 

De seguro, tan importante asunto ha sido estudiado profundamente desde que el reino de Pecado y Muerte comenzó, seis mil años hace. Por este tiempo el tema debería  estar muy gastado. El mundo entero debería estar tan plenamente informado respecto de esta cuestión que ya no hubiera que decir respecto de ella, ni un oído curioso para escuchar. Pero el grande auditorio de ilustrada, de gente pensadora que viene a oír, que escucha con sumo interés lo que tenemos que decir, indica que después de todo, el estudio que del asunto se ha, hecho y las con­clusiones que de él se han sacado han sido plenamente satisfactorios pa­ra muy pocos.

 

EL AGNÓSTICO CONTESTA LA PREGUNTA

 

Antes de probar que lo que nosotros pretendemos es la Bíblica y sólo  satisfactoriarespuesta a nuestra pregunta, creemosqueespropio, dadaslascircunstancias intelectuales del día, y de los siglospasados, hacer preguntas respecto del tema y tener ante nuestras mentes los más profundos pensamien­tos de los más astutos pensadores de nuestra raza. No podemos, son embargo, entrar en materia definitivamente ni podemos copiar largas citas. Debemos contentarnos con breves y sinópticas respuestas, las que daremos bondadosa y verídicamente, y no con el deseo de ofender a nadie, por más que nuestras conclusiones defieran. Reconocemos derecho de cada indivi­duo el pensar como le plazca y llegar a da conclusión que le parezca conve­niente, ya sea que concuerde con nues­tras concepciones o no.

 

Comenzamos nuestro examen pregun­tando a nuestros amigos los agnósticos, que se jactan de su desembarazada li­bertad de pensamiento ¿qué decís vos­otros, Libre-Pensadores, en contesta­ción a nuestra pregunta, ¿dónde están los muertos?  Su respuesta es: “No sabemos. Nos gustaría creer en una vida futura, pero no tenemos prueba de ella. Faltando las evidencias, nuestra conclusión es  que el hombre muere como mueren los brutos. Si nuestra conclusión chasquea vuestras esperanzas con respecto a tener alegría para los santos, sería agradable a todos en lo que respecta a la vasta mayoría de nuestra raza, la cual, estaría mejor pe­reciendo como los brutos que perma­necer para siempre en tortura, como cree la mayoría”.

 

Damos las gracias a nuestros ami­gos los agnósticos por la cortés respuesta, pero sentimos que no sea sa­tisfactoria; ni anuestra mente ni a nuestro corazón, que gritan que debe ó debería haber una vida futura; que el Creador hizo al hombre con poderes de mente y de corazón y tan superior al bruto que su preeminencia en el Plan Divino debería esperarse. Ade­más, la brevedad de la presente vida, sus lagrimas, sus penas, sus experiencias, sus lecciones, serían casi sin valor, inútiles, a menos que haya una vida futura, una oportunidad para hacer uso de estas lecciones. Debemos buscar más lejos una respuesta más satisfactoria a nuestra pregunta.

 

EL PAGANO CONTESTA NUESTRA PREGUNTA

 

Por cuanto tres cuartas partes del mundo son paganos, el peso de número les da el derecho de resolver el problema. ¿Dónde están los muertos? El paganismo nos da dos respuestas generales.

 

(1) Prominentes son aquellos que se apegan a la Transmigración.  Estos nos contestan: “Nuestra creencia es que cuando el hombre muere, no muere realmente, sino solamente cambia de forma. Su futuro estado correspon­derá a su presente vida, tomando después una más alta o más baja posición. Creemos que antes ya habíamos vivido en la tierra, quizá como gatos, perros, ratones, elefantes, ó muchas cosas, y si la presente vida ha sido bien empleada, podemos reaparecer como hombres de más grande talento, como filósofos, etc.; pero si, como de cos­tumbre, la vida se emplea mal, a la muerte seremos reducidos a la forma de un ser más bajo -un elefante, gu­sano o cualquiera otra forma. Es por esta creencia por lo que cuidamos de respetar a los animales más bajos, rehusándonos a comer carne de ninguna clase. Si tratáramos cruelmente al gusano, nuestro castigo corta en la misma forma, ser tratados cruelmentedespués del cambio al cual llamamos muerte”.

 

           ( 2) La otra grande clase de paganos cree en un mundo espiritual con alegres tierras caza para los buenos y en un infierno de diferentes tormentos para los malvados. Se nos dice que cuando la gente parece morir, realmente se avivan más que nunca, y que cada minuto que avanzan más que nunca, y que cada minuto que avanzan en el paso del río Estigia se acercan a las regiones de lo bendito o a las de eterna condenación y que allí hay grados de castigos y de pre­mios. Preguntamos ¿de dónde reci­bieron ustedes esos conocimientos? La contestación es; nos han acompañado por muy largo tiempo. No sabemos de donde vinieron. Nuestros sabios nos los han legado como verdades y nos­otros los hemos aceptados como ta­les.

 

Pero la contestación del paganismo no es satisfactoria a nuestra mente y nuestro corazón. Debemos buscar mas allá. No debemos confiar en la especulación. Debemos buscar la Revelación Divina; el mensaje de aquel con quien tenemos que ve nuestro Creador.

 

LA RESPUESTA CATÓLICA a NUESTRA PREGUNTA

 

Volviendo del paganismo, dirigimos nuestra pregunta al inteligente cuarto dela población del mundo conocido como Cristianismo. Decimos, ¿Cristianismo, cual es vuestra respuesta a la pregunta? La contestación es: “Estamos divididos en nuestra opinión: más de dos terceras partes de nosotros sostenemos la opinión católica y cerca de una tercera parte sostiene la opinión general protestante. Oigamos la católica (griegos y romanos), en primer lugar, porque la edad y el número autorizaban tal prioridad.

 

­Amigos católicos, favor dedarnos el resultado de vuestros trabajos y estudios, las conclusiones de vuestros más hábiles pensadores y teólogos, con  respecto a la Revelación que vosotros pretendéis tener de Dios sobre este tema.  ¿Dónde están los muertos? Os ofrecemos con meditación, pacientemente, con imparcialidad. Nuestros católicos responden: “Nuestras enseñanzas son muy explícitas con respecto a vuestra pregunta. Hemos examinado el asunto de todas maneras a la luz de la Revelación divina. Nuestra conclusión y enseñanza es que cuando alguno muere va a uno de tres lugares: los santos, de los cuales creemos que hay muy pocos, van inmediatamente a la presencia de Dios, al cielo. A estos se refiere nuestro Señor, diciendo: “cualquiera que no toma su cruz y viene en pos de mi, no puede ser mi discípulo”. ( Luc. 14:27). Aquellos que llevan la cruz fielmente son el “pequeño rebaño”, los “elegidos”. Respecto de estos dice Jesús: “Estrecha es la puerta y angosto el camino que conduce a la vida, y pocos son los que lo hallan”.{ Mt 7:’4} Entre los santos no está incluido nuestro clero, ni aún obispos, ni cardenales, ni papas; porque veréis que cuando uno de estos muere, es costumbre de la Iglesia decir misas por el reposo de su alma. No diríamos misas por alguno que creyésemos que es­tuviese en el cielo, porque allí, con seguridad, hay reposo para toda alma; ni tampoco diríamos misas por ellos si creyéramos que estuviesen en eterno infierno, porque las misas no les serían de ningún provecho, estando allí. Debemos advertir, sin embargo, que no enseñamos que muchos van al eterno infierno. Es nuestra enseñanza que solamente van allí los herejes incorregibles-personas que han tenido el conocimiento de las doctrinas católicas y que voluntaria y abiertamente se opusieron a ellas- estos encuentran esa tremenda e irremediable suerte.

 

MILLONES AL PURGATORIO

 

“Los muertos, en general según nuestra enseñanza pasan inmediatamente al Purgatorio, que es, como el nombre lo indica, una lugar de penitencia,  calamidades, de verdadera angustia, pero no irremediable. El periodo de prisión en este lugar, puede ser de siglos o miles de millones de años, según los merecimientos de cada individuo y el alivio concedido.

 

Si vosotros superáis más particularmente la enseñanza católica sobre este tema, os referiríamos los escritos de nuestros grandes católicos, el notable poeta Dante, un católico ­leal, en un tiempo un Abbot, quien murió en un monasterio con todos los derechos de la Iglesia. El poema de Dante. “Infierno”, gráficamente describe las torturas del Purgatorio, como nosotros entendemos el asunto. Vos­otros podéis procurar en casi todas las librerías, una obra ilustrada de este gran poema católico. Doré, el artista, fue también un católico prominente, y pintó el poema de Dante de una manera vivida y verídica. Las Ilustraciones muestran vívidamente los ­tormentos del Purgatorio cómo los demonios persiguen a algunos hasta que saltando caen en precipicios de agua hirviendo. Estos demonios arrojan saetas ardientes a otros. Otros de cabeza se queman en las llamas; otros de pies, permanecen en abismos. Algunos son mordidos por serpientes. Otros permanecen helados, etc. Aconsejamos a vosotros que veáis esa obra de Dante, “Infierno”, porque ella muestra nuestra opinión católica y la propia respuesta a vuestra pregunta. ¿Dónde están los muertos? La vastamayoría está en el Purgatorio. Los ­millones de paganos allí están; porque la ignorancia no salva, no pone en aptitud para un estado celestial. Todo el que entra en el cielo debe ser idóneo y estar preparado, lo cual es imposible para los paganos. Millones de protestantes están allí. No pueden entrar en al cielo, sino solamente por las portadas de la Iglesia Católica; ni los consideraría Dios dignos de eterno infierno, porque su rechazamiento al catolicismo fue debido a la confesión de fe bajo la cual nacieron y de la cual estaban rodeados. Casi todos los católicos van también al Purgatorio, porque, a pesar de los buenos oficios de la nuestra Iglesia, nuestra agua bendita, confesiones, misas, velas santas, exequias consagradas, etc., sin embargo, no habiendo alcanzado la santidad de carácter, son excluidos de los cielos hasta que, pasando por las penas del Purgatorio, estén preparados sus corazones para el cielo. Sostenemos, sin embargo, que por la razón manifiesta, los católicos no necesitan permanecer tanto tiempo en el Purgatorio como los protestantes y los paganos”.

 

Agradecemos a nuestros amigos católicos por su bondadosa declaración respecto del asunto. No los preguntaremos donde está su Purgatorio, ni como obtienen los detalles informativos respecto a él, porque tal cuestión los ofendería, y nosotros no deseamos ofender. Solamente queremos su más sensato, más claro y más juicioso pensamiento respecto a nuestra pregunta. Sentimos decir que la respuesta no es tal como nosotros la entendemos: clara, conforme a la razón y las Escrituras. Nuestro corazón es agobiado con el pensamiento de que nuestra pobre raza, por razón del pecado original, está como el Apóstol dice, “una creación que gime”, y la presente vida de unos cuantos años está llena de dolor. Es triste, es desconsolador para todos nosotros, pensar que cuando las presentes pruebas y dificultades pasan, por obligación y por siglos (sin mencionar eternidad), tener tan terribles experiencias como las pinta Dante, aún cuando aquellos siglos de angustia nos purguen y preparen para presentarnos en la gloria celestial. Puede parecer extraño a algunos teólogos, pero es la verdad, que la contestación del Catolicismo a nuestra pregunta, no es mejor en mucho a la del paganismo. Ni nuestras mentes ni nuestros corazones están satisfechos todavía. Y no es malo ir más adelante en busca de algo más satisfactorio.

 

LA RESPUESTA PROTESTANTE A NUESTRA PREGUNTA

 

Me clasifico entre los protestantes sin faltar con esto al respeto de nadie. Creo que la mayoría de mi auditorio son protestantes. Debo recordar a vosotros que muchos de vosotros en tiempos, nos jactábamos un poco de ser protestantes de “mente vasta”, de “inteligentes”, de “educados”, etc. ¿Podremos esperar de los protestantes, razonablemente, una clara, lógica y satisfactoria respuesta a nuestra pregunta? Sabiendo que las anteriores no son satisfactorias, y habiendo llegado a la doceava parte de nuestra raza, porción que a tenido más ventajas en todos sentidos, podríamos esperar razonablemente en su respuesta la quinta esencia de la sabiduría y la prueba de todas partes y de todas las épocas. Pero ¿qué hallamos, queridos amigos? Con vergüenza lo digo: ¡hallamos el reverso simplemente! Encontramos que el Protestantismo en su totalidad (quitando denominaciones numéricamente insignificantes) da la más absurda respuesta a mi pregunta -una contestación que es puesta en vergüenza por los católicos, los paganos y los agnósticos. ¿No es esto maravilloso? ¿Puede ser esto? Está escrito: “Fieles son las heridas de un amigo”.

 

Sufrid conmigo, por consiguiente, mientras os expongo la debilidad de nuestra posición como pro­testantes; no con el objeto de vejar o avergonzar, sino con la intención de que nuestra, inteligente investigación del tema sea para nuestro provecho y nos ponga en aptitud de conocer la Verdad para levantarla como estan­darte divino ante el pueblo; con el in­tento de que nosotros y todos vengamos a un conocimiento más claro del carácter, propósitos y futura conduc­ta de nuestra raza.

 

Permitidme tocar ésta llaga lo más suave que sea posible. El cambio de los vendajes y el limpiamiento de la llaga nos puede causar dolor; pero la investigación, sin embargo, nos será benéfica. Recibimos el nombre de protestantes, porque nuestros inteligentes y sinceros antecesores, quienes fueron católicos, pensaron que habían descu­bierto inconsistencias y cosas contrarías a la Biblia en las doctrinas católicas en las cuales habían sido educados. Protestaron en contra de esto, y de allí vino el nombre de protestantes. No podemos defender todo lo que ellos hicieron a sus enemi­gos, ni lo que sus enemigos hicieron a ellos.

 

Uno de los puntos de protesta fue que nuestros antecesores no podían hallar nada de Purgatorio en ninguna parte de la tierra, ni una declaración respecto de él en la Biblia. Con una simplicidad que ciertamente, es maravilloso para nosotros, concluyeron con que recogerían sus opiniones acerca del Purgatorio y las desecharían para siempre. Con esto les quedaron el cielo y el infierno, a uno de los cuales, dijeron, todo miembro de la raza irá apasar la eternidad. Muy evidentemente estos sinceros antecesores nuestros no fueron tan sagaces y previsores.

 

Las teorías de Calvino y de Knox prevalecieron en aquel tiempo entre los protestantes e hicieron confiar a cada denominación que era la “elegida”de Dios y constituiría el “pequeño rebaño”que iría al cielo, mientras que el resto de la humanidad sería consigna­do a una infernal tortura.

 

No es más larga que está la ora­ción de los católicos y de los protestantes: “Dios; bendícenos a mi y a mi esposa, a mi hermano Juan y a su esposa, anosotros cuatro y nada más”.

 

Ambos, católicos y protestantes, volviendo su mirada al período que nosotros llámanos “época de obscuridad”, no tenemos razón para dar gracias a Dios por la unción de los ojos de nuestro entendimiento, la cual nos pone en aptitud, así creemos, para pensar más lógicamente que nuestros an­tecesores. Aun aquellos de nosotros educados bajo la doctrina de la pre­destinación, hemos perdido la idea de que, los paganos fueron perdonados porque estaban predestinados a con­denación: aquellos que aceptaron la confesión de fe de Westminster son hoy los más celosos en predicar la fe entre tos paganos por esfuerzos mi­sioneros. Nos alegramos de esto. Es una señal de que nuestros corazones están en una condición más noble y sincera; aunque nuestras mentes no han llegado a una propia correspon­dencia con nuestros corazones; y todavía vemos doctrinas torcidas y nos esforzamos por imaginárselas juntas estrechamente.

 

Nuestros corazones más grandes no consentirán que todos, con excepción de los santos irán a una tortura eterna, aunque esta es la lógica de nuestros credos. Nuestros corazones protestan, diciendo que tres cuartas partes de la humanidad son paganos que nunca han oído de Dios ni de la salvación.

LOS MEJORES HOMBRES, CONFUNDIDOS

 

Nuestros  credos  nos  confunden; porque nuestros corazones no nos per­miten pensar en que estas pobres criaturas van a una eterna miseria, ni nuestras mentes nos permiten decir que están en aptitud para entrar al cielo. En verdad esto estaría en desacuerdo no solamente con la Biblia, sino tam­bién con la razón, al suponer al cielo con tres cuartas partes de sus habitantes sin regeneración en el sentido más alto de la palabra. Nuestros antece­sores solamente empeoraron las cosas para nosotros cuando desecharon el Purgatorio y guardaron el infierno. Si tenemos que objetar al Purgatorio como antibíblico, debemos hacer de la misma  manera  con  el  tormento eterno  de  todas  las  familias  de la tierra, especialmente cuando la Biblia declara que  “todas  las  familias de la tierra serán bendecidas”por medio de Cristo-bendecidas con un conocimiento de la Verdad y con una oportunidad de ponerse en armonía con Dios y de alcanzar Vida eter­na por medio de Cristo. Creo que es necesario  examinar  este  pun­to de lo irracional que es la doctri­na del tormento eterno.  Sin em­bargo recordaré a vosotros cuales son las teorías protestantes con respecto al tema:

 

(1) El pensamiento calvinista es que la Sabiduría y Poder Divinos formaron un plan para la humanidad antes de ésta -supieron de la caída del hom­bre, antes de que esto sucediera, y crearon un gran lugar llamado infier­no y lo proveyeron con diablos incom­bustibles para el tormento de la raza- todos excepto el “pequeño rebaño”, los “elegidos”. El amor y la justiciano se tornaron en cuanto al hacerestasuposición. (2) La otra prominente teoría protestante sostenía que la sabiduría y el poder no fueron consultados; por lo tanto Dios ha caído en dificultad, al esforzarse en que sus criatu­ras hagan lo recto y conforme al amor; porque falta el poder para que supla el analio necesitado. La dificultad estriba, queridos amigos, en que en nuestros razonamientos hemos seguido a los hombres y no hemos visto lo que la Palabra de Dios nos dice.

 

Sorprenderé a vosotros, estoy segu­ro, cuándo os presente el claro, sencillo, racional, justo, amante y sabio programa de nuestro Padre Celestial. Ha  sido pasado por alto durante lar­go tiempo, sepultado bajo los escom­bros de la tradición humana de las “épocas de obscuridad”por eso hoy “la Verdad es más extraña que la ficción”. Bien dijo Jehová por medio del profeta. “Como son más  altos los cielos que la tierra, así son más altos mis caminos que vuestros caminos y mis planes que vuestros planes”.-Isa. 55:9.

 

¿Y que esperaríamos además de esto, de que Dios fuera mejor que nosotros mismos? Nuestro Señor dijo: “Amad a vuestros enemigos; bendecid a los que os maldicen; haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os calumnian y persiguen. { Mt 5:44} “Si tu enemigo tiene hambre dale comer, si tiene sed dale de be­ber”.( Rom, 12:20). En vista de esto, ¡que extraño sería pensar que Dios torturaría a sus enemigos, y eso eter­namente; y no solamente eso, tortu­rar a aquellos que no son especialmente sus enemigos.

 

Satanás fue quien declaró, “No moriréis”. Nótese que los paganos, lo mismo que los cristianos, han aceptado la mentira de Satanás, y, en consecuencia han re­chazado la verdad de Dios. ¿No todos ellos convienen con la declaración de la serpiente, “No moriréis”¿No todos ellos pretenden que morir es avivarse-avivarsemucho más antes de la muerte? Este, queridosamigos, ha sido nuestro punto común de error. Hemos seguido el falso enseñador; a aquel de quien el Señor dijo: “No permaneció en la verdad”porque es mentiroso y padre de men­tiras.-Juan 8:44.

 

Estas falsas doctrinas han prevale­cido entre los paganos por largas centurias, paro ganaron un ascenso en la Iglesia de Cristo durante las “épocas de obscuridad”y tuvieron mucho que ver en la producción de la obscuridad. Si nuestros antecesores hubieran creído el testimonio de Dios, “Muriendo morirás”, no habría habido lugar para la introducción de oraciones por los muertos, misas por sus pecados, espantosos pensamientos respecto su tortura. Las Escrituras concuerdan desde el principio hasta el fin en que “los muer­tos no saben nada”(Ecl. 9:5) y en que “sus hijos eran honrados y no lo sabrá, o serán deshonrados y no se dará cuenta de ello”.{ Job 14:21} Son las Escrituras las que nos dicen dónde y en que condiciones están los muertos: nos dicen que no experimen­tan ni alegría, ni penas, ni placer, ni sufrimiento; que no tendrán conocimiento de nada de los que es hecho debajo del sol, sino basta que despierten en la Resurrección. Recuerdo a vosotros las palabras del sabio: “Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo, porque en el sepul­cro (sheol) a donde tu vas, no hay obra, ni industria, ni ciencia, ni Sabiduría”.( Ecl. 9:10). Recuerdo a vos­otros que tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamentos está escrito que así los malos como los buenos caen en el suelo de la muerte. Verdad  que el Apóstol habla de  aquellos que “duermen en Jesús”, y deaquellos que han dormido en Cristo”; y el perecimiento sería completo, absoluto, a menos que hubiera una resurrección, que los libertara de poder de la muerte. Por lo tanto leemos: “De tal manera amó Dios al mundo que dio a su hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no perezca, sino que tenga vida eterna”.

 

En una palabra, la enseñanza de la Biblia es que el hombre fue hecho superior a los brutos-a la imagen y semejanza de su Creador; que poseía vida en grado perfecto cuando estaba en el Edén, y no la hubiera perdido por medio de plena obediencia. Pero en su ensayo, en su prueba, fracasó y la sentencia de muerte cayó sobre él: “En el día que de él comieres morirás”.{ Ge 2:17} Allí comenzó la muerte, la cual después de novecien­tos treinta años, llevó a nuestro pa­dre Adán a la tumba: en esa senten­cia de muerte están incluidos los descendientes de Adán. El murió en a­quel mismo día, no día de veinticua­tro horas, sino un día de mil años, según San Pedro nos lo declara: “Un día delante de Dios es como mil años”.( 2a Ped. 3:8). Durante seis de estos largos días, la sentencia de muerte a degradado al hombre hasta ponerlo a un nivel, en algunos sentidos, igual al del bruto, dejándolo sin esperanza de una vida futura, a menos que Dios teniendo compasión le conceda algún alivio. A esto se aludió en la afir­mación: “Lasimiente de la mujer que­brantará la cabeza de la serpiente”.

 

Cuando las Es­crituras declaran: “El salario del pe­cado es muerte”-no tormento eterno, .{ Ro 6:23} Examinamos la narración de la caída del hombre y la pena impuesta, en el libro del Génesis, pero no hallamos nada referente a un futuro castigo, sino sólo una pena de muerte. Repitiéndola por segunda vez, Jehová dijo: “Polvo eres y, alpolvo serás tornado”.{ Ge, 3:19} Pero no dijo una sola palabra con respecto, a demonios, fuego o tormento. ¿Cómo, entonces, engañóel adversario anues­tros padres, durante “las épocas de superstición e ignorancia, con sus errores, a los que el Apóstol llama doctri­nas demonios”? Adviértase que ninguna otra profecía menciona ninguna otra pena para el pecado, sino solamente la de muerte. Nótese que el Nuevo Testamento declara lo mismo. San Pa­blo, quien escribió más de la mitad del Nuevo Testamento y quien nos asegura que él “no se retraído de anunciarnos todo el consejode Dios”, no nos dice una palabra acerca del tormento. Al contrario, discutiendo este asunto del pecado y su pena, dice: “Por tanto, de la manera que el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, y la muerte así pase a todos los hombres, porque todos pecaron”.{ Ro 5:12}

 

Nótese  que  no  fue  tormento eterno lo que paso sobre un hombre ni sobre todos los hombres, sino muerte. Si alguno objeta que la muerte no es una pena suficiente por el pecado, ne­cesitamos llamarlo al terreno de los hechos y probarle que su objeción es ilógica. Por el pecado de desobedien­cia perdió Adán su hogar en el Paraíso-perdió vida eterna y comunión Divina y en vez de esto halló enfermedad, doctor, penas, muerte. Adicionalmente, toda su posteridad,  estima­da racionalmente en veinte mil millo­nes, perdió también las primeras ben­diciones y solamente heredó flaqueza mental, moral y física, y, según el Apóstol declara, es “una creación que gime”.-Rom. 8:22.

 

¡Contemplad la situación! Veinte mil millones de seres humanos nacidos en pecado y formados en iniquidad! Examinando la situación en su totalidad, recordando que toda enfermedad, pena, dolor, muerte, decrepitud moral y mental, son el resultado de la transgresión de Adán ¿que hombre sensato diría que la sentencia ha sido insuficiente y que la Justicia además demanda que estos

 

millones a la muerte sean lanzados a un infierno de eterna tortura para ser atormentados por demonios por toda una, eternidad? Queridos amigos, la persona que así razona índica, o que nunca ha tenido la facultad de razonar o que la ha perdido.

EL CASTIGO DE DIOS ES JUSTO

 

Nadie considere la pena de muerte como injusta o demasiado severa. Dios podía haber destruido a Adán, al pecador; cumpliendo así la sentencia. Po­día haber destruido la raza instantá­neamente. Pero ¿hubiéramos preferido eso? Con toda seguridad no. La vida es dulce aun en medio de penas y sufrimientos. Además es el propósito Divino que las presentes pruebas y experiencias nos sean útiles como disci­plinas; para prepararnos para una vi­da mejor que la que nuestro padre Adán escogió; cuando tengamos el privilegio de otra prueba individual. Nuestra raza permanecería sin la es­peranza de una existencia, futura, tal como creen los agnósticos, si Dios no hubiera mandado a su Hijo para que obrase la Redención.

 

Obsérvese otra ves porqué murió nuestro Señor y véase en eso, otra evidencia de la pena.­

 

Las escrituras nos aseguran que Dios condenó a todo el mundo por la desobediencia de un nombre, para que pudiera tener misericordia de to­dos por la obediencia de otro Cristo. Estamos condenados A muerte sin nuestro consentimiento..

 

Alguno puede preguntar ¿Estamos, por consiguiente, sin responsabilidad? ¿No habrá pena individual sobre nosotros, por los hechos malos de cada individuo? Contestamos: “Una justa recompensa”se dará a todos. Pero nuestro eterno destino puede ser señalado por nosotros mismos, por nues­tra aceptación individual o por nuestro rechazamiento de la gracia de Dios. Las Escrituras claramente nos enseñan que todo pecado, en proporción a su intención, así es la medida de degradación que implica castigos, correcciones para recuperar las posi­ciones perdidas. Según sea la conducta del hombre o de la mujer, buena o mala en el tiempo de la resurrección, así será por su ventaja o desventaja; así su conducta es buena recuperarán lo que fue perdido en Adán y fue redimido por Cristo.

“Y EL MUERTO RESUCITO”

 

En su primera venida, los milagros de nuestro Señor simbolizaron la gran obra que él, con su Iglesia glorificada, efectuará por todo el mundo durante el Milenio, entonces, todos los enfermos, cojos, ciegos y muertos, revivirán, y si son obedientes, por fin la perfección será su recompensa. El desobediente será destruido en la Segun­da Muerte de la cual no habrá resurrección. El milagro más notable que efectuó nuestro Señor fue el de resucitar a Lázaro, su amigo.  Hacía algunos días que Jesús se había ido cuando Lázaro se enfermó, y, con se­guridad, supo lo acontecido. Sin embargo, Marta y María le mandaron un mensaje especial, diciendo: “Señor, he aquí, el que  amas esta  enfermo”.( Juan 11:3). Conocían el poder de Jesús para sanar, aún con la palabra de su boca. Tenían fe en que si auxiliaba a los extraños, con másrazón sanaría a su amigo. Pero Jesús se que­dó donde estaba y dejó que Lázaro muriese, recibiendo sus hermanas un tremendo golpe. Entonces él dijo a sus discípulos:  “Lázaro nuestro amigo duerme:”(Juan 11:11). Entonces, para que sus discípulos le entendieran añadió: “Lázaro es muestro; y huel­gome por vosotros que yo no haya estado allí”-(Juan 11:14,15).

 

Se alegró en dejar que su amigó cayera en el sueño de la muerte, por­que sería una oportunidad para un milagro especial. Entonces emprendió un camino de tres días con sus discípulos hacia Betania. No podemos censurar a las afligidas hermanas al sentirse ofendidas del Mesías por haber descuidado sus intereses. Sabían que El tenía el poder de resucitarlo. La suave reprobación de Marta fue: “Señor, si tú hubieras estado aquí mi hermano no hubiera muerto”. Jesús le respondió: tu hermano resucitará. Marta le dijo: “Se que resucitará en la resurrección en el día postrero”.( Juan 11:23, 24). Nótese que nuestro Señor no dijo: “Tu hermano no está muerto; tu hermano está ahora más vivo que antes; esta en el cielo o en el Purgatorio”¡Nada de esto! El Pur­gatorio no había sido inventado todavía, y él no sabía nada de este lugar. Y en lo que al cielo respecta, el testi­monio de nuestro Señor está en nues­tro texto: “Nadie ascendió al cielo, sino aquel, que descendió del cielo”. Marta estaba también bien informada. Los errores de las épocas de obscuri­dad no habían suplantado la verdad. Su esperanza con respecto a su hermano era lo que las Escrituras le trazaban; que se levantaría en la resurrección en el día postrero, el Día Milenario, el séptimo de los días de mil años desde la creación.

 

“Si, Tierra, te levantarás; la ayuda de tu Padre

 

Curará la heridaque ha hecho su mano;

 

Juzgará el podercruel del orgulloso opresor,

 

Romperá suslazos, y tirará sus ligaduras.

 

“Entonces nacerá la yerba duradera sobre vuestro suelo;

 

¡Alentaos, montañas, y valles, cantad!

 

Ya no frunciránel ceño tristes vuestras rocas sedientas,

 

Broma delincrédulo, burla del pagano.

 

“Las arenassofocantes cederán cosechas múltiples,

 

Y un nuevo Edénadornará el espinoso campo,

 

Aún ahora vemos, esparciéndose por la tierra,

 

El ángel poderosolevanta su vara de oro.

 

“Corteja la brillante visión del poder que desciende,

 

Anuncia cadapuerta y todas las torres;

 

Y regaña a lossellos tardíos que aún detienen

 

A tu León, Judá, de obtener el reino destinado para él”.

 

-Heber

 

Nuestro Señor manifestó que el po­der de resucitar estaba en él y que podía darles auxilio sin demora. Marta dijo a nuestro Señor que ya era demasiado tarde; que ya el cadáver había entrado en putrefacción. Pero Jesús insistió en ir a la tumba, y cuando llegó a ella, dijo: “Lázaro, ven fuera”. Y leemos que “aquel que había sido muerte salió”.( Juan 11:43, 44). Adviértase que no fue el viviente quien salió de la tumba, sino que Lázaro estaba realmente muerto. Adviértase bien que no fue llamado del cielo ni del Purgatorio.

“TODOS LOS QUE ESTÁN EN SUS SEPULCROS”

 

Lo que hizo Jesús por Lázaro, hará al fin por Adán y toda su raza. Léanse sus palabras: “La hora viene cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz y saldrán a resurrección”,( Juan 5:28, 29)  ¿Nos asombra esto? Si es así,  la razón no está lejos. Es porque nos hemos apartado mucho de las enseñanzas de la Biblia -tan plenamente hundidos en las “doctrina de demonios”, por completo creídos en la mentira de la serpiente, “no morirás”-tan cegados a la declaración de Jehová “Muriendo morirás”; y porque no nos fijamos en “El salario del pecado es muerte”.

 

El resto de Juan 5:29 explica que dos clases de muertos resucitarán. Los primeros, aquellos que han tenido su prueba y la han pasado con éxito; los segundos, todos el resto de la humanidad que ha estado lejos de recibir la Divina aprobación. Los aprobados saldrán de la tumba a una resurrección de vida-perfección.  Los reprobados saldrán a una resurrección de juicio (véase la versión revisada). Una cosa es levantarse. Otra cosa es resurrección. El Apóstol explica que todos serán vivificados, “cada uno en su orden”. { 1Co 15:23} El privilegio de los que son despertados, será levantarse de la presente degradación mental, moral y física a la gloriosa perfecciónen la cual Adán    regocijó a la imagen y semejanza de su creador A la obra de resurrección se refiere San Pedro cuando dice: “Restitución de todas las cosas de que habló Dios

 

por boca de todos sus santos profetas que han sido desde el principio de los siglos”-Act. 3:21.

TAMPOCO UNIVERSALISMO

 

Ni significa esto vida eterna universal, porque las Escrituras declaran que los que se rehusen a sacar provecho de las gloriosas oportunidades del Milenio; los que se rehusen a ser levantados a un grado de perfección, serán destruidos de entre el pueblo en la Muerte Segunda -“Serán como si no hubieran sido”.( Abdias 16). Recuerdo a vosotros otra vez la enseñanza de nuestro Señor sobre el asunto. Entró en la sinagoga en Capernaun y, habiéndosele pedido que leyera la lección escogió a Isais, el capítulo 61, y leyó respecto de si mismo y de su obra -que una parte de ella sería “libertar los cautivos”. Estamos bien enterados de que nuestro Señor no abrió nin­gunas prisiones literales, tales como aquellas en que fue encerrado Juan el Bautista. No hizo ningún esfuerzo por socorrerlo. La gran prisión que Cristo abrirá es la tumba, que ahora contie­ne aproximadamente, veinte mil mi­llones de seres humanos. En su se­gunda venida nuestro Señor abrirá es­ta grande prisión y permitirá salir a todos los prisioneros, exactamente como lo hizo en el ejemplo que nos dio en el caso de Lázaro. Ni los llamará del cielo, ni del Purgatorio, ni del In­fierno, sino así como le dijo: “Lázaro, ven fuera”,“ todos los que están en sus sepulcros o

¿DÓNDE ESTÁN LOS MUERTOS?

 

Mis queridos amigos, tenéis ante vosotros las respuestas a nuestra pregun­ta, respuestas dadas por la más ele­vadas y por las más bajas autorida­des de la tierra. Ninguna de ellas fue satisfactoria. Habéis oído el testimo­nio de la Palabra de Dios-la Divina declaración acerca de “¿dónde están los muertos?”Escuchando la voz del cielo estamos seguros de que están realmente muertos,  de que todas sus esperanzas con respecto a la vida fu­tura están concentradas, primero, en la obra de redención consumada por Cristo en el Calvario, y segundo, en la obra de resurrección, la cual tiene que cumplir en su segunda venida. Si aca­so habéis sufrido un chasco creyendo que alguna santa hermana o hermano, padre o madre o hijo, estaba ya en el cielo, como un consuelo mirad el asunto por el otro lado -mirad cuan­tos prójimos, parientes, amigos, enemigos yvecinos, según vuestra teo­ría y todas  las  teorías  prevale­cientes, han estado sufriendo in­decibles penas desde que murieron y estarían sufriendo de una manera se­mejante en siglos venideros- considerad el auxilio que recibís conociendo la Verdad; no están vivos en ninguna parte, sino simplemente muertos,  o más poéticamente, “dormidos  en Jesús”, en el sentido de que El es su Redentor, en quien residen todas sus esperanzas respecto del futuro.

 

Brevemente debo recordaros que aunque ya hemos examinado teorías antiguas, sin embargo nunca han sido, hermosas, racionales, ni Bíblicas, ¿No estamos alegres porque la Divina Providencia vemos las enseñanzas de las Escrituras sobre este importante te­ma? Desechando el capricho del error de nuestras mentes apreciaríamos en gran manera el verdadero carácter de nuestro Dios, y tendríamos un deseo de adorarlo y servirle más reverente, más  ardientemente que nunca. Tendríamos también una reverenda mayor ha­cía la Biblia. El hecho de que ella ha estado ante el mundo por largas centu­rias mal interpretada por amigos y enemigos, y últimamente vindicada co­mo la única consejera de verdad sobre este importante asunto, es suficiente para que nos decidamos a adherirnos a sus enseñanzas con respecto al fu­turo.

PRESENTAD VUESTROS CUERPOS EN SACRIFICIO

 

Una palabra más para terminar. Pa­ra terminar de una manera debida nuestro asunto debemos explicar, se­gún las Escrituras, porqué ha tardado Dios la bendición del mundo, la resurrección, casi dos mil años desde la muerte de Jesús ¡La razón es muy hermosa! Debe estar en, cada corazón cristiano para alegrarlo. Es esta:

 

Dios se propuso la selección de la Iglesia antes de que la bendición de resurrección venga sobre el mundo. Es Iglesia es llamada algunas veces “el Cuerpo de Cristo, que es la Iglesia”, de la cual Cristo es la cabeza. Otras veces es llamada “la Novia-la Esposa del Cordero”. Desde el Pentecostés, el Padre Celestial ha estado llevando creyentes hacia Jesús. Después de jus­tificarlos por fe en la preciosa sangre, han sido invitados a ser discípulos de Jesús, sus seguidores, a andar en sus pasos, a consagrar sus vidas al servicio del Padre, como lo hizo Jesús, y a desarrollar en sus corazones los fru­tos de la gracia del Espíritu Santo a tal grado que puedan ser llamados “Co­pias del Hijo amado de Dios”.

 

La promesa para estos no es la re­surrección de restitución prometida al mundo durante el Milenio. Al contra­río, estos tienen un “llamamiento celestial”. Después de su consagración son, engendrados del Espíritu Santo y en seguida instruidos en, la escuela de Cristo y sometidos a pruebas y disciplinas de varios modos, en el fin de formarlos y pulir sus caracteres como Nuevas Criaturas. Estas son el “pe­queño rebaño”, juntado de aquí y de allá; “santos”de todas las denominaciones y de fuera de las denominaciones, porque “el Señor conoce los que son suyos”. Cuando el número, predes­tinado, los “elegidos”, hayan sido jun­tados y formados entonces vendrá el fin de esta edad. Nuestro Señor vendrá por segunda vez con la gloría y poder. Si Novia Elegida constituirá la prime­ra clase que ha de resucitar, de natu­raleza terrenal a celestial, “cambiados en un momento”, porque la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios”,- 1.a Cor. 15:50.

 

Entonces vendrá el santo, invisible Reino Milenario y Satanás será atadoy destruido su impío e invisible reino, poniendo en acción todas las agencias de ilustración y levantamiento de toda la raza.

 

A los miembros de este auditorio que ya son santos consagrados al Señor, dijo: ¡levantad vuestras cabezas, apreciad más que nunca la grandeza del llamamiento, del cual habéis sido par­ticipantes! A los otros que escuchan­ y consideran este alto llamamiento, de­cimos: ¡permita el amor de Dios y de, Cristo constreñiros a que sean discípulos de Jesús, dejando a un lado todo peso y todo vicio; para emprender la carrera y terminarla con vigor, para que al fin seáis coronados con la coro­na de gloria!

¿SABE UD.?

 

ASUNTOS DE INTERÉS E IMPORTANCIA PARA TODA PERSONA JUICIOSA Y ESPECIALMENTE PARA LOS CRISTIANOS.

 

¿SABE UD. que hace más de dos mil años que dio Dios por medio del Profeta Daniel, una descripción clara de los tiempos en que estamos vivien­do?

 

¿SABE UD. o ha anotado Ud. especialmente las proposiciones de la profecía de Daniel concernientes “el tiempo del fin”? Leemos así: “En el tiempo del fin (1) muchos correrán de aquí para allá; (2) y multiplicarse ha la ciencia; (3) ninguno de los impíos entenderá; (4) más entenderán los en­tendidos. (5) En aquel tiempo Micael (Cristo) se levantará (principiará su reino), y será tiempo de angustia, cual nunca fue, después que hubo gente hasta entonces”. Da 12:9,4,10,1.

 

¿SABE UD. que según las Escrituras el tiempo del fin, arriba mencionado principió en A. D. 1799 y continuará hasta A. D. 1915?

 

¿SABE UD. que las comunicaciones más rápidas en 1799, el principio “del tiempo del fin”, se hacían a caballo, mientras ahora teléfonos y telégrafos unen ciudades, naciones y continentes?

 

¿SABE UD. que el primer vapor eficiente fue fabricado en A. D. 1808? y que la primera locomotora eficiente, con costados de hierro fue fabricada en A. D. 1831?

 

¿SABE UD. que Voltaire el gran filosofo infiel, que murió en A.D. 1778, cuando mucho más era conocido de lafuerza del vapor, menospreciando ésta profecía de la Palabra de Dios, decla­ró que ella había hecho un insensato del Señor Ysaac Newton cuando le guió en hacerla relación, de arriba?

 

¿SABE UD. que la ciencia ha mul­tiplicado muchísimo en harmonía con la profecía?- y no puede Ud. descubrir semejantes claros signos de los tiempos en que estamos viviendo?

 

¿SABE UD. que menos de cuatro siglos pasados la ignorancia era tan general que el parlamento inglés hizo una ley proscribiendo a sus miembros que no sabían leer; mientras ahora la habilidad de leer y de escribir es general, aún en las clases más pobres?

 

¿SABE UD. que las escuelas libres empezaron como escuelas de Domingo en 1784, y que por esto empezó la ciencia a multiplicarse muchísimo con “el tiempo del fin”1799?

 

¿SABE UD. que Dios prometió que en este tiempo del fin “en que estamos viviendo, el sabio (para con Dios-no el sabio del mundo) comprendería las Cosas ocultas hasta ahora de su Plan y Palabra?-¿Y desea Ud. ser una de las humildes vírgenes, sabias?”-1 Cor. 3:8-20.

 

¿SABE UD. que el presente orden social no es enteramente satisfactorio a todos hombres buenos-ricos ó pobres-sin embargo ningún medio humano es capaz de arreglar y introducir uno mejor?

 

¿SABE UD. que Cristo introducirá uno mejor, un perfecto orden social durante el Milenio, y que El nos enseñó a esperar, velar y orar por ese Reino, diciendo, “Orareis-Venga tu Reino, sea hecha tu voluntad, como en -el cielo así también en la tierra?”Si Ud. está sinceramente unido aesa oración, Ud. se regocijará con las evidencias que su cumplimiento está a la mano.

 

¿SABE UD. que las bendiciones del Siglo Milenario son el tema de “todos los santos profetas”?

 

¿SABE UD. que las profecías y signos que ahora anuncian el Segundo advenimiento de Cristo son diferentes a aquellos signos y profecías que señalaron su primer Advenimiento?

 

¿SABE UD. que la expulsión de los Judíos de todas las naciones y el restablecimiento de muchos de ellos en Palestina, ahora, en progreso, es otro signo del fin del Siglo Evangélico y el principio del Milenio?  Jer 16:15 -Rom 11:25-32.

 

¿SABE UD. quela Segunda Venida de Cristo será tan diferente de la expectación humana, como fue Su Primer Advenimiento? ¿y que su día vendrá inadvertido sobre el mundo, que ellos estarán “en sus días y que solamente el entendido lo sabrá?”

 

¿SABE UD. que el objeto de la Segun­da Venida, de Cristo, también como su manera, es generalmente mal enten­dida?-que su venida según las Escrituras significa la bendición de todas las familias del mundo?

 

¿SABE UD. que la Iglesia que Dios -está eligiendo ó escogiendo durante es­te Siglo Evangélico, es prometida una recompensa espiritual o divina?-de ser “hecha participante de la natura­leza divina (2 Pedro 1:4) y de tener parte con Cristo con el trabajo de la bendición del mundo durante el Milenio, pero que la provisión del Señor para los que aceptan su gracia durante el Siglo Milenario, es una restaura­ción o restitución de las perfecciones de la naturaleza humana (perdidas por pecado), restituidas en el Paraíso-el nuevo mundo?-Actos 3:19-2, Revelación 21:1-4.

 

¿SABE UD. que el día de Juicio será un día de mil años y no un día de veinte y cuatro horas?-y que la pala­bra juicio significa, no solamente una sentencia, sino también una prueba?

 

¿SABE UD. quedurante elgrandía de prueba ó juicio del mundo (El Mi­lenio) de la Iglesia siendo escogida aho­ra de entre los hombres  estarán con Cristo los Jueces del mundo? { 1Co 6:2} -que para prepararlos para ese servicio ellos mismos están probados-ahora de todo punto severamente que ellos pueden ser capaz de simpatizar con los que ellos juzgarán entonces- y que ellos serán reyes y sacerdotes de Dios y como simiente de Abraham bendecir todas las familias del mundo?  Re 20:4; Galatas 3:16,29 Ge 22:18???.

 

¿SABE UD. que no todos que adoran y dicen “Señor, Señor”, entraran ó serán miembros de esa Iglesia elegida? (Mateo7:21-23)-y que no todos que tienen sus nombres en los archivos de la Iglesia mundana.

 

¿SABE UD. que la gran mayoría de la humanidad no ha tenido nunca una prueba, porque murieron en la completa ignorancia del sólo nombre dado por el cual ellos pueden ser salvos?

 

¿SABE UD. que el Apóstol Pablo declara que hay “un sólo mediador entre Dios y los hombres, el hombre Cristo Jesús; el cual se dio a sí mismo en precio del rescate por todos (los hombres) para testimonio de todos lo hombres) en su propio   tiempo”?-1 Tim. 2:6.

 

¿SABE UD. que mientras para nosotros el “propio tiempo”de aprender de esa Gracia de Dios es durante esa vida, pero para la vasta mayoría es “propio tiempo”, debe ser en la futura vida, porque menos que una tercera de la familia humana han oído siempre de suerte que ellos podían creer en el “sólo hombre”debajo del cielo, dado a los hombres, en que nos sea necesario ser salvos?”-Actos 4:12.

 

           ¿ SABE UD. que el Siglo Milenario es para el mismo propósito de causar el conocimiento del Señor, de llenar el mundo entero como la aguas cubren la mar y con la completa oportunidad de demostrar si ellos escogerían justicia o pecado, porque ellos han tenido comparativamente poco conocimiento de justicia, sea por experiencia o observación, y grande experiencia solamente de pecado, exteriormente o interiormente?

 

¿SABE UD. que nuestro Señor Jesús pagó el gran precio para todos, para asegurar para todos una completaoportunidad de ganar la vida eterna por fe y obediencia?  1Ti 2:6. Actos 3:22,23.

 

¿SABE UD. que Cristo “es la propi­ciación por nuestros pecados y no solamente por los nuestros (los pecados de la Iglesia) más también por los de todo el mundo?”1 Juan 2:2.

 

¿SABE UD. que la Biblia enseña tanto la doctrina de la Elección como la Gracia gratuita?-la elección  de  la Iglesia durante este siglo y la gracia gratuita para el mundo en general en el siglo Milenario? y que esta harmonía de estas dos doctrinas tan largo tiempo supuestas estar en conflicto, pueden ser claramente demostrado por las Escrituras?

 

¿SABE UD. que 6000 años de la his­toria del mundo han pasado según la Cronología de la Biblia?-y que el séptimo mil es el Milenio del reino de Cristo?-y que el tiempo presente de 1875 hasta 1915 es el periodo titulado en las Escrituras la “siega”del siglo, en el cual el número de la Iglesia será, completo?-y que entonces el Siglo Mi­lenario será introducido con un “gran tiempo de angustia”(anarquía etc., mencionada repetidamente en las Escrituras) que igualará la sociedad, hu­millará el orgullo y preparará el camino del Reino largo tiempo prometido de Immanuel-“debajo de todo el cielo”? Da 2:28,44 7:13,14,18,22,27.

 

¿SABE UD. que “en ese día”(que viene ahora) habrán vírgenes sabias también  como  vírgenes  insensatas (Mateo 25:1) (-virgen significa pu­ro), pero que solamente las sabias com­prenderán?

 

¿SABE UD. que las vírgenes sabias “quienes entrarán con el Esposo tendrán aceite en sus naves (el espíritu de la verdad en sus corazones y vidas) también como en sus lámparas (las Escrituras) ?-y que es declarado que los “ninguno de los impíos entenderá” { Da 12:10  _ 1Co 2:14} sino solamente las humildes y consagradas-las sabias? ¿Y desea Ud. ser una de las vírgenes sabias”?

 

¿SABE UD. que las virtudes de los cielos (la Iglesia nominal) han sido conmovidas, yque pronto habrá una gran unión o confederación de todas las denominaciones de los Cristianos nominales (Vea Isaías 8:10-12-16) en  cumplimiento de la relación que “los cielos han de plegarse como un libro”-mientras los corazones de los hombres los descuidan a causa del temor y esperan las cosas que sobrevendrán a la redondez de la tierra? Lucas 21:26 Re 6:14. Isaías 34:4.

 

¿SABE UD. si Ud. ha puesto o no toda la armadura de Dios, para que pueda resistir en el día malo ya sobre nosotros? Efesos 6:13.

 

¿SABE UD. que para resistir los artificios del diablo en este día malo Ud. necesita toda la armadura de Dios -el yelmo (una protección intelectual contra los ataques del error) también  como un escudo sólido de fe y habilidad para manejar “la espada del espíritu que es la palabra de Dios?”  Da 12:1.

 

           ¿ SABE UD. que Dios ha provisto esa completa armadura y comida especial- “alimento a tiempo para la familia de fe en este tiempo- un tiempo de angustia cual nuca fue, después que hubo gente hasta entonces?

 

           ¿ SABE UD. que esta turbación, será socialística y anarquística casualmente, y según las Escrituras, resultara que la ruina de todos los reinos del mundo y hará listo pues para el Reino Milenario de Cristo? (Vea La Aurora del Milenio. Tomo 1. Cap. XII-XV).

 

¿SABE UD. que La Aurora del Mile­nio Tomo 1, está reformado más infieles, ayudando más Escépticos y estableciendo más cristianos quecualquier otro libro en el mundo? Es verdadera          mente una “Llave de la  Biblia y Una Guía para los Estudiantes de la Biblia.

 

¿SABE UD., que nosotros podemos suplirle literatura útil sobre todos estos asuntos que le citaran  en todo caso no a las creencias y opiniones de hombres falibles, aunque buenas, sino a las palabras de Nuestro Señor, los Apóstoles, y  Profetas? “Para que vuestra fe no sea en sabiduría de hombres, más en poder de Dios”-1 Cor. 2:5, 9-14.

 

¿SABE UD. que muchos de ministros más prominentes de las varias denominaciones, están predicando sobre todo otro asunto que el evangelio, mientras algunos de ellos reniegan la caída, la redención, y la restitución venidera tan claramente enseñada en la Biblia, y enseñan Evolución en el lugar?-ciertamente y aún reniegan la inspiración de la Biblia?

 

¿SABE UD. que mientras tanto el hambre prevalezca-no hambre de pan, ni de sed de agua, más de oír la palabra del Señor?.   {Vea  Am 8:11}

 

¿SABE UD. que el Señor está levantando muchos que están dando voluntariosamente su tiempo, yendo de casa en casa a llamar la atención sobre estas cosas y que si “uno de los más pe­queñitos de estos”,“ los pequeñitos”del Señor-un ángel o mensajero de la verdad, visitaría a Ud. no importa cuando y seria recibido con el espíritu de mansedumbre y amor, él le mostrará, libre de cargo, la Carta de los Siglos, cuyo examen le ayudará a dividir justamente la palabra de la verdad.

UNA PALABRA A LOS VERDADEROS CRISTIANOS

 

Benditos sean los que tienen hambre y sed de justicia (verdad en pensamiento, palabra y hecho) porque han de ser satisfechos.

 

Sobre cargados, como están muchos Cristianos, con los cuidados de esta vida, y embriagados, como son algunos otros con sus placeres pasajeros, es completamente posible que una gran mayoría descuida en descubrir los signos peculiares de estos tiempos, que las Escrituras demuestran ser un periodo de transición, terminando el siglo evangélico e introduciendo el Milenio.

 

Vivimos en un tiempo cuando muchos, no obstante en el púlpito, también como fuera de él, están contradiciendo la Biblia y negando su divino origen, en todo o en parte y jamas han embrollado tantas voces contentivas de las verdades de la Biblia en la historia de la Iglesia. Relaciones semejantes, incluyendo milagros y profecías, como absurdos generalmente, indignos de la creencia de hombres juiciosos y acepta puramente los preceptos morales, cualquiera de las partes históricas que concuerda con su conveniencia, etc., como cualquier otro libro. Esta gran “apostasía”fue profetizado para el fin de este siglo y por tanto se volvió otro signo de los tiempos. Anota cuidadosamente las siguientes Escrituras, que indican que mil caerán por incredulidad o poca fe) uno que permanecerá fiel. Todos los que permanecieren fieles procuren y pongan “toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo”.-Salmos 91:7, 11, 12; Lucas 18:8 Tim. 3:1; Efesos 6:12.

 

Sin embargo, en medio de todas las voces desconciertas de este “día malo”, la oveja del Señor oirá la voz del Buen Pastor, y siguiéndole no será dejada en las tinieblas exteriores de duda y poca fe, pero será guiada en todas las verdades propias ahora para la familia de fe.

 

Tal fue su promesa; y tal será la expectación de su pueblo, especialmente ahora “toda la armadura de Dios”, el completo conocimiento y la clara apreciación del plan divino es necesidad como nunca lo fue anteriormente.

 

Escribidnos al momento, si UD. tiene hambre y sed de pan y de agua de la vida, porque Lucas 12:13, está cumpliendo ahora.

 

Mandamos muestras de tratados y papeles libres a los pretendientes.

 

Recomendamos seriamente al pueblo de Dios la lectura cuidadosa y devota de una obra que publicamos al precio de costo con el fin de llevarla al alcance del más pobre. Es titulada El Plan de las Edades. Más de 3.000.000 de ejemplares están circulando en varios idiomas, y bendición sale de allí al pueblo consagrado de Dios.

 

LADRONES EN ELPARAÍSO

 

EL RICO EN EL INFIERNO

 

Lázaro enel seno de Abraham

 

LA VERDAD de estos subjetosen nuestro próximo número-MUESTRA FRANCA

 

HACED PETICIÓN POR TARJETAPOSTAL INMEDIATAMENTE

 

_____________________________________________

 

PEOPLE PULPIT

 

BIBLE AND TRACT SOCIETY

 

BROOKLYN TABERNACLE

 

13-17 HICKS STREET, BROOKLYN, N.Y.

 

___________________________________________