EL TESTIMONIO DIVINO DEL TESTIGO Y PROFETA DE PIEDRA

 

LA GRAN PIRÁMIDE DE EGIPTO

 

(ESTUDIOS DE LAS ESCRITURAS.VOL 3. CAP.10). POR CHARLES T. RUSSELL

 

‘En aquel día, habrá un altar a Jehová en medio de la tierra de Egipto, y una columna a Jehová al lado de su límite, y tiene que resultar ser para señal y para testimonio a Jehová de los ejércitos en la tierra de Egipto.’.—

DESCRIPCIÓN GENERAL DE LA GRAN PIRÁMIDE

 

Los antiguos consideraban a la gran Pirámide de Gizeh como la primera de las siete maravillas del mundo. Está situada en Egipto, no muy lejos de la ciudad del Cairo. Ninguna otra construcción en el mundo entero la iguala en dimensiones. Uno de los principales especialistas en piedras de los Estados Unidos, que la visitó personalmente declaró: “Algunos bloques de piedra de la Pirámide son tres o cuatro veces más pesados que cualquier obelisco. He visto uno de ellos cuyo peso se puede estimar en 880 toneladas. Hay piedras de treinta pies (9´15 m.) de largo, tan exactamente ajustadas, que se puede pasar el filo de una navaja sobre su superficie sin descubrir la junta que las separa. Ni siquiera están unidas con mortero. Actualmente no disponemos de ninguna máquina tan perfecta que pueda cortar dos superficies de treinta pies de largo (9,15m) y que se puedan unir tan perfectamente como las piedras de la Gran Pirámide.”

 

Abarca una superficie de 13 acres (52. 607 metros cuadrados aproximadamente). Su altura es de 486 pies (148 m.) y el lado de su base mide 764 pies (232´9 m.). Se cree que la Gran Pirámide pesa unas seis millones de toneladas; harían falta seis mil locomotoras de vapor, arrastrando cada una mil toneladas para poder transportarla. La riqueza de Egipto entero, no sería suficiente para pagar a los obreros encargados de demolerla. Se aprecia de todo esto que el arquitecto, quienquiera que fuese, tenía el propósito de construir un monumento duradero.

¿POR QUÉ LA GRAN PIRÁMIDE ES TAN INTERESANTE PARA LOS CRISTIANOS?

 

La Gran Pirámide es ciertamente desde todos los puntos de vista, la construcción más notable del mundo, pero a la luz de los descubrimientos realizados en el curso de los últimos treinta y dos años [1890], se ha convertido en objeto de interés creciente para cada cristiano maduro en el estudio de la Palabra de Dios; pues ella parece darnos de una manera notable, y de acuerdo con todos los profetas, un esquema del plan de Dios para el pasado, el presente y el futuro. Además de la Gran Pirámide, que vamos a considerar, hay muchas otras que son más pequeñas que ella, algunas son de piedra y otras de ladrillo, pero todas no son sino meras imitaciones y muy inferiores en tamaño, perfección y estructura interna. Se ha demostrado que, al contrario de la Gran Pirámide, estas no contienen ningún detalle simbólico, si no que fueron manifiestamente destinadas para servir de tumbas a las familias reales de Egipto.

UNA RESERVA DE VERDADES CIENTÍFICAS, HISTÓRICAS Y PROFÉTICAS

 

La Gran Pirámide, sin embargo ha demostrado ser un precioso depósito de verdades importantes- científicas, históricas y proféticas- y su testimonio está en perfecta armonía con la Biblia y expone los elementos sobresalientes de sus verdades, con magníficos y muy apropiados símbolos. No es ninguna añadidura adjunta a la revelación escrita porque la revelación está completa y perfecta y no tiene necesidad alguna de suplementos. Pero si es un poderoso testigo corroborativo del plan de Dios. La mayor parte de los que la estudian cuidadosamente, perciben la armonía de su testimonio con el de la Palabra escrita, no pudiendo sustraerse al sentimiento de que la construcción de la Gran Pirámide fue proyectada y dirigida por la misma sabiduría divina siendo realmente, la “columna “ de testimonio de la cual citó el profeta.

ALUSIONES DE LA BIBLIA A LA GRAN PIRÁMIDE.

 

Si la pirámide fue construida bajo la dirección de Dios para que le sirviese de testimonio ante los hombres, sería razonable presumir que hubiera algunas alusiones a este hecho en la Palabra de Dios. Sin embargo, puesto que es evidente que parte del propósito de Dios era mantener en secreto los elementos del plan divino de la que ella da testimonio hasta el Tiempo del Fin, deberíamos esperar que toda mención a este monumento, hecha en las Escrituras esté velada para no ser comprendida sino solamente en el tiempo apropiado.

 

Isaías, citado antes, habla de un altar y de una columna que deberían “ser para señal y para testimonio a Jehová de los ejércitos en la tierra de Egipto”. El contexto muestra que darían un testimonio en el día que el gran Salvador y Liberador vendría para romper las cadenas de la opresión y poner en libertad a los cautivos del pecado, cosas que el Señor Jesús anunció en su primera venida. (Luc 4:18). El alcance de esta profecía queda un tanto oscuro si no reconocemos a Egipto como un símbolo o tipo del género humano con sus vanas filosofías que no hacen sino oscurecer las inteligencias impidiendo ver la verdadera luz. Lo mismo que Israel fue un tipo del mundo que será liberado de la esclavitud del pecado por el gran Moisés antitípico, y cuyas ofrendas por el pecado han sido dadas por el Aarón antitípico, asimismo Egipto representa al imperio del pecado, el dominio de la muerte., { Heb 2:14} la cuál, durante tanto tiempo ha retenido en las cadenas de la esclavitud a tan gran número de seres, que voverán a estar felices al salir de este estado para servir al Eterno bajo la dirección del profeta semejante a Moisés pero mayor que él. (Hech 3:22-23)

 

El carácter simbólico de Egipto se indica en numerosos pasajes de las Escrituras; por ejemplo en Oseas 11:1 y en  Mt 2:13-15. Independientemente del hecho de que nuestro Señor, cuando era niño, habitó durante un tiempo en Egipto, lo mismo que Israel, existe evidentemente otro significado típico. El Hijo de Dios vino por un tiempo determinado al mundo, a causa de los que debía rescatar y librar, pero fue llamado afuera de -Egipto- con la condición más elevada, la naturaleza divina. Así ocurre también con los que son llamados a convertirse en hermanos y coherederos, los “miembros de su cuerpo”, el verdadero Israel de Dios. Ellos son también llamados fuera de Egipto como certifican las palabras del Maestro: “No son parte del mundo, así como yo no soy parte del mundo”. En Isaías 31:1,3 se hace alusión a la inminente gran tribulación diciendo:

 

”¡Ay de los que bajan a Egipto (el mundo) por auxilio (buscando ideas,

 

planes y consejos del mundo a fin de poder remediar la crisis de ese gran día),

 

los que se apoyan en simples caballos (quienes se esfuerzan todavía en

 

cabalgar sobre las falsos caballitos de feria doctrinales), y que cifran su

 

confianza en carros de guerra(organizaciones del mundo), porque son

 

numerosos, y en corceles (los conductores de las falsas doctrinas), porque

 

son muy poderosos, pero que no han mirado al Santo de Israel (pues la seguridad y la victoria en ese día no estarán del lado de la multitud..) y no han buscado a Jehová mismo! Y él también es sabio y traerá lo que es calamitoso, y no ha revocado sus propias palabras; y ciertamente se levantará contra la casa de los malhechores y contra el auxilio de los que practican lo que es perjudicial.Los egipcios, sin embargo, son hombres terrestres, y no Dios; y sus caballos son carne, y no espíritu. Y Jehová mismo extenderá su mano (su poder- la potencia de la verdad y otros modos de actuar-lo que hará en poco tiempo), y el que ofrece ayuda tendrá que tropezar, y el que es ayudado (por los poderes de Egipto- las ideas del mundo) tendrá que caer, y al mismo tiempo todos ellos se acabarán. Isaías 31:1,3

 

Será después del fracaso de todos lo proyectos y de todos los propósitos humanos y cuando los hombres hayan aprendido cuál es su propia condición de pecado y de impotencia, cuando comiencen a invocar la ayuda del Eterno. Jehová se revelará entonces como un gran Salvador, incluso ahora ya ha preparado la Gran Pirámide como uno de los medios empleados por Él para convencer al mundo de su sabiduría, de su presciencia y de su bondad.

 

‘En aquel día resultará haber un altar a Jehová en medio de la tierra de Egipto, y una columna a Jehová al lado de su límite. Y tiene que resultar ser para señal y para testimonio (un testimonio de su presciencia y de su bondadoso plan de amor para curación, como veremos más adelante) a Jehová de los ejércitos en la tierra de Egipto; (los egipcios son el pobre mundo durante el tiempo de angustia que viene) porque clamarán a Jehová a causa de los opresores, y él les enviará un salvador, sí, uno grande, que realmente los librará. Y Jehová ciertamente llegará a ser conocido a los egipcios; (el mundo) y los egipcios tendrán que conocer a Jehová en aquel día, (en el día milenario, al fin del tiempo de angustia) y tendrán que presentar sacrificio y regalo, y tendrán que hacer un voto a Jehová y pagarlo. Y Jehová ciertamente asestará un golpe a Egipto(al mundo en el gran tiempo de tribulación que comienza). Habrá un asestar un golpe y un curar; y ellos tendrán que volverse a Jehová, y él tendrá que dejarse rogar por ellos y tendrá que sanarlos’. Isaías 19:19-22

 

Esta prueba suplementaria aportada por la Gran Pirámide que viene a confirmar la Palabra escrita de Dios será un tema de gran gozo para los santos, pero es evidente que su testimonio está especialmente destinado a los humanos durante la Edad milenaria. Las declaraciones de este testigo particular y notable permitirán a la humanidad tener una base nueva sólida para la fe, el amor y el celo, cuando al tiempo fijado, los corazones estén preparados para recibir la verdad . Es notable también el que (similarmente al plan de Dios contenido en la Palabra escrita) esta piedra “testigo”haya guardado silencio hasta ahora para que su testimonio sea dado poco a poco al mundo (Egipto). Pero los santos, los amigos de Dios a los cuales el Padre no ocultará nada, tienen el privilegio de entender este testimonio actualmente, antes de que el espíritu mundano pueda apreciarlo. No es sino cuando se está dispuesto a obedecer al Eterno que se puede realmente apreciar sus testimonios.

 

Jeremías 32: 20 habla de las obras poderosas de Dios, y declara que:

 

‘tú que pusiste señales y milagros en la tierra de Egipto hasta el día de hoy, y en Israel y entre los hombres, para hacer para ti un nombre, como sucede este día’. Jeremías 32:20.

 

Dios puso señales y milagros en Egipto cuando Él hizo salir triunfalmente a Israel; pero Él también hizo señales y milagros que subsisten hasta el día de hoy. La Gran Pirámide es, según creemos, el principal de estos signos y prodigios.Ella comienza ahora a hablar a los sabios en su propio lenguaje y por medio de ellos a los hombres. Las preguntas y las declaraciones que el Eterno dirige a Job { Job 38:3-7} en relación con la Tierra, se explican apropiadamente y de una manera notable por medio de la Gran Pirámide, que creemos es , por su estructura y por sus dimensiones una representación de la Tierra y del Plan de Dios relacionado con ella. La figura es la de la descripción de un edificio que según nosotros, no puede ser otra cosa que una pirámide. Este lenguaje aunque designe en primer lugar a la Tierra se relaciona con la figura que aporta la Gran Pirámide. De inicio, se menciona la preparación de la base o roca sobre la cual se construye; después habla a continuación de la disposición de sus dimensiones, elemento esencial de la Gran Pirámide que contiene un gran número de medidas significativas.

 

”¿Quién ha extendido el cordel de medir?”. La forma perfecta de la Gran Pirámide y su exactitud desde todos los puntos de vista prueban a las claras que su construcción fue dirigida por un arquitecto de primera línea.”¿Sobre qué se apoyan sus bases?”. La Gran Pirámide posee cinco piedras angulares que se hunden en la roca firme. “ O... ¿quién ha puesto su piedra angular?”. Una pirámide posee cinco piedras angulares pero la que se plantea aquí es una piedra angular particular, la piedra del vértice. Las otras cuatro piedras angulares de la base que penetran en la roca han sido ya mencionadas, la que nos queda es la piedra angular de la cúspide. Esta última es la más notable de todo el edifico, siendo ella misma una pirámide perfecta cuyas aristas están en la prolongación de la pirámide entera. La cuestión planteada aquí con relación a esta piedra es de un significado especial; se atrae nuestra atención sobre la forma especial de esta piedra, sobre la sabiduría y habilidad que presidieron su preparación y la colocación como piedra de ángulo.

 

Este antiguo edificio al cuál se hace alusión en muchas citas de las Escrituras nos da la certeza de que si interrogamos a este “testigo”del Eterno, en el país de Egipto, nos dará un testimonio completo en honor a Jehová y confirmará su Palabra escrita en todos los aspectos. Así hemos querido presentar a este “ testigo”, aunque no cabe duda de que la inspiración de su testimonio será tan discutido como el de las Santas Escrituras por el príncipe de las tinieblas, el dios de este mundo y por los que él ha cegado a fin de que no vean la verdad.

¿POR QUÉ, CUANDO Y POR QUIÉN FUE CONSTRUIDA?.

 

Durante los últimos años, esta cuestión ha sido muy discutida desde el punto de vista científico y desde el punto de vista escritural. Durante millares de años permaneció insoluble. La vieja teoría, según la cual sería solo el panteón o la tumba de un faraón egipcio, es indigna de confianza; pues según se ve, es necesaria más que la simple sabiduría humana actual, sin hablar nada de la del Egipto de hace cuatro mil años, para concebir tal monumento. Este monumento no contiene además ni sarcófagos, ni momias ni inscripciones. Todo este asunto quedó en la oscuridad hasta que llegara la época que Daniel llama “ el tiempo del fín”, periodo durante el cuál el conocimiento debería aumentar y en el cual los sabios deberían comprender el Plan de Dios. { Da 12:4 9,10} Entonces se comienza a penetrar en los secretos de la Gran Pirámide y nuestras preguntas planteadas comienzan a recibir una respuesta razonable.

 

La primera obra importante sobre este tema que demostraba que la Gran Pirámide encerraba datos científicos, apareció en 1859. Su autor era un inglés, M. John Taylor. Desde entonces un gran número de personas muy cualificadas han continuado los estudios del testimonio de este maravilloso “Testigo”. El profesor Piazzi Smyth, astrónomo del rey en Escocia la visitó y durante varios meses, estudió sus particularidades presentando al mundo las características principales de su construcción y de sus dimensiones y las conclusiones a que le llevaron. Estamos endeudados con su obra de erudición científica, “Nuestra Herencia de la Gran Pirámide”, por los datos e informaciones suministrados para el presente capítulo .Hemos reproducido algunos de los veinticinco clichés que adornan la última edición de esta obra.

 

Fue algunos años después del regreso del profesor P.Smyth, cuándo se lanzó la idea según la cuál la Gran Pirámide es el “Testigo”de Jehová, cuyo testimonio es igual de importante para la verdad divina como lo es la ciencia pura.. Este pensamiento era nuevo para el profesor Smyth como para muchos otros. Fue un joven escocés, Robert Menzies, quién estudiando las enseñanzas científicas de la Gran Pirámide, descubrió lo que ella encerraba en cuanto a enseñanzas proféticas y cronológicas.Se comprendió entonces rápidamente que el propósito de su construcción había sido el encerrar en ella un relato del plan divino de salvación, así como un testimonio de la sabiduría divina manifestada en los dominios de la Astronomía, , Cronología, Geometría, y otras verdades importantes.

 

Estos señores sin embargo, no habían discernido todo el alcance y la grandeza del plan de salvación revelado en las Escrituras y no pudieron comprender las características más maravillosas y más bellas del testimonio de la Gran Pirámide en este campo. Vemos ahora que este testimonio es la corroboración más perfecta y total del Plan de las Edades y de los tiempos y sazones tales como se nos revela en la Palabra de Dios y presentados en este volumen y en los volúmenes precedentes de los “ESTUDIOS DE LAS ESCRITURAS”. Entendemos, además, que esta fuente de conocimientos, semejante a la mayor parte de la Biblia, se quedó sellada según un propósito hasta el momento en que su testimonio fue necesario y podía ser apreciado. ¿Significa eso que su gran Arquitecto sabía que vendría un tiempo en el que su testimonio sería necesario, o en otros términos, que vendría un tiempo en el que la Palabra de Dios sería poco considerada e incluso contestada su autoridad, cuándo la filosofía humana bajo el amparo de la ciencia, sería exaltada, juzgando y examinado todas las cosas?. ¿ Ha decidido Dios, manifestarse y mostrar su sabiduría por estas mismas pruebas?. Pensamos que es exactamente eso. Este edificio confundirá todavía más la sabiduría de los sabios “en este día”que ha comenzado, porque es un “Testigo”para el Eterno de los Ejércitos.

 

El profesor Smyth concluye que la Gran Pirámide fue construida en el año 2170 de JC. Llegó a esta conclusión primero por las observaciones astronómicas. Obsevando que los ángulos del pasaje a la parte superior correspondían a un telescopio y que el “Pasaje de Entrada”correspondía a un “buscador”astronómico (pequeño espejo auxiliar de un telescopio), investigó cuál era la estrella a la que este había podido estar dirigido en el pasado. Sus cálculos le mostraron que la Estrella Alpha de la constelación del Dragón, se encontraba allí en la medianoche del equinoccio en Otoño de 2170 a de JC en una posición tal que su rayo penetraba directamente en el “Pasaje de Entrada”. A continuación, considerándose él mismo como un astrónomo que supuestamente en aquella época hubiera dirigido su buscador sobre Alpha del Dragón y admitiendo que los pasajes ascendentes fueran un telescopio al que se parece mucho, calculó cuál era la constelación o estrella importante que por la misma fecha era visible para el telescopio constatando que era la constelación de las Pléyades la que ocupaba esa posición particular.

 

Una coincidencia tan maravillosa lo convenció de que la fecha de la construcción de la Gran Pirámide estaba así bien indicada pues la estrella Alpha del Dragón no es nada menos que un símbolo del pecado y de Satán como las Pléyades son un símbolo de Dios y del centro del Universo. La Gran Pirámide indica así que su arquitecto conocía la preponderancia del mal y de su influencia dominante sobre la marcha degradante de la humanidad; indica igualmente lo que existe por encima de toda percepción humana, a saber, que la única esperanza para la raza humana se encuentra en Jehová.. Esta conclusión del profesor Smyth relativa a la fecha de la construcción de la Gran Pirámide fue abundantemente confirmada más tarde por algunas medidas y a través de ellas ella nos indica su propia fecha de construcción .

 

Al darse cuenta de que la Gran Pirámide revela una sabiduría que los egipcios no podían tener-una sabiduría divina que debe haber sido utilizada bajo la dirección de algún servidor inspirado de Dios- ha conducido a la hipótesis de que Melquisedec fue su constructor. Él era el ‘rey de Salem’,( es decir rey de paz) y sacerdote del Dios altísimo’, ocupaba como persona y como tipo, una posición tan elevada que llegó a bendecir a Abraham y recibió de él el diezmo. Sabemos poca cosa de este gran personaje, excepto que fue un gran rey pacifico, que vivía en aquel tiempo y no lejos de la región de la gran Pirámide.No sabemos quién era Melquisedec, pero desde luego no era un egipcio, aunque suponemos que empleó a los obreros egipcios para la construcción de la Gran Pirámide y en cierta medida las tradiciones de Egipto sostienen este punto de vista.

 

En ellas se revela el hecho de que Egipto sufrió, por aquella época la extraña invasión de un pueblo al que la tradición denomina simplemente Hyksos (o reyes pastores, reyes pacíficos). Estos invasores no parecen haber intentado destruir la organización gubernamental de Egipto. Después de haber permanecido un cierto tiempo en este país con un final que la tradición no menciona, lo abandonaron tan pacíficamente como habían venido. Presumimos que Melquisedec fue uno de estos Hyksos o reyes pacífico que construyeron , según creemos, la Gran Pirámide. El ‘altar’ y ‘Testigo’ del Eterno en el país de Egipto.El historiador Josefo y otros nos relatan así las palabras de Manethon, sacerdote y escriba egipcio: ‘ Teníamos en otro tiempo un rey cuyo nombre era Timaus. Durante su reinado, ocurrió no sé de que manera, que la divinidad se irritó contra nosotros; vinieron del Este, de una manera extraña, unos hombres de una raza inferior (no parecían guerreros), los Hyksos, quienes tuvieron el coraje de invadir nuestro país y someterlo limpiamente sin luchar, por su propio poder. Una vez dueños del país, demolieron los templos de los dioses.

SU EMPLAZAMIENTO PARTICULAR

 

La Gran Pirámide está situada no lejos de la ciudad de El Cairo (Egipto), sobre una llanura elevada y rocosa dominando el Nilo. Hay una relación geográfica notable entre la posición de este monumento y el delta del Nilo; este último está limitado al Norte por el mar y tiene la forma de sector circular de un cuarto de círculo con el centro en la Gran Pirámide.Esta relación particular de la Gran Pirámide con la costa fue descubierta por el ingeniero M. Henry Mitchell, jefe del servicio topográfico de las costas de los Estados Unidos quién visitó Egipto en 1868 par constatar los progresos de los trabajos en el Canal de Suez. Fue entonces cuando notó la curva regular de la costa norte de Egipto y buscó lo que podía ser el punto central de su origen físico: observó que este centro estaba situado exactamente ocupado por la Gran Pirámide. Su asombro fue tan profundo que exclamó: ‘ Este monumento ocupa una situación física más importante que toda otra construcción erigida por el hombre ‘.

 

Una línea trazada desde el pasaje de entrada en la dirección Norte, pasaría por el punto más septentrional de la costa de Egipto; si se prolongaran las diagonales Nordeste y Noroeste de la construcción limitarían el delta por ambos lados encerrando así entre ellas al país en forma de abanico (ver ilustración). La pirámide está construida sobre el extremo Norte de las rocas de Gizeh y parece contemplar el sector o el país en forma de abanico desde el Bajo-Egipto. Se puede realmente decir que ella es la frontera misma del Bajo-Egipto como lo declara el profeta Isaías: ‘ En aquel día, habrá un altar a Jehová en medio de la tierra de Egipto, y una columna a Jehová al lado de su límite, y tiene que resultar ser para señal y para testimonio a Jehová de los ejércitos en la tierra de Egipto.’.—Isaías 19:19,20.La Gran Pirámide disfruta de otra propiedaddigna de ser mencionada: Está situada en el centro geográfico de la superficie continental comprendiendo las dos Américas que aún permanecerían desconocidas por mucho tiempo después de la construcción de la Gran Pirámide.

SUS LECCIONES CIENTÍFICAS

 

La Gran pirámide nos habla, no por medio de jeroglíficos ni por dibujos, sino más sencillamente, por su posición, por su estructura y por sus dimensiones. Las únicas marcas o dibujos originales que se encontraron estaban en las ‘ cámaras de construcción’ situadas por encima de la ‘Cámara Real’. No se encontró ninguna inscripción de ningún tipo en los

 

pasajes o en las estancias de la Pirámide propiamente dicha. Dejamos a un lado por falta de espacio, las lecciones científicas que se extraen de este monumento porque además, el lector medio no comprendería los términos científicos ni llegaría a apreciar las pruebas y especialmente porque no forman parte de nuestra misión que consiste en anunciar el Evangelio.

 

Será suficiente sugerir que la Gran Pirámide aporta enseñanzas a los sabios. Por ejemplo: el perímetro de la base, medido desde el nivel de las piedras angulares contiene tantos codos piramidales como días hay en cuatro años más la fracción que corresponde al año bisiesto. La suma de dos diagonales de la base medidas también con pulgadas piramidales es

 

igual al número de años contenidos en el ciclo de la precesión de los equinoccios. Según los astrónomos la duración de este ciclo es de 25.827 años y la Gran Pirámide confirma su conclusión. La distancia de la Tierra al Sol está también indicada y se descubre por la altura y el ángulo de la Pirámide que es de 148 metros y la distancia entre los dos astros es de 148 millones de kilómetros, cifras que corresponden casi exactamente con los últimos descubrimientos de los astrónomos. Hasta muy recientemente, estos habían calculado que esta distancia era de 144 a 154 millones. La Gran Pirámide tiene también otra manera para indicar el patrón más exacto para todos los pesos y medidas basados en las dimensiones y el peso de la Tierra que este monumento nos suministra tan claramente.

 

El reverendo Joseph Seiss, D.D, comentando el testimonio y el emplazamiento científico de este ‘Testigo’ majestuoso, sugiere: ‘Se desprende un pensamiento más elevado de este maravilloso monumento. Uno de sus cinco vértices es de una importancia especial y es al que convergen todas las caras y aristas exteriores. Es la piedra angular de la cúspide que dirige solemnemente su índice hacia el Sol al mediodía y que por su distancia a la base nos da la distancia media al Sol desde la Tierra. Si nos remontáramos a la fecha que nos proporciona la propia Pirámide y buscamos hacia qué apuntaba este índice a la media noche encontramos una indicación más sublime todavía. La ciencia ha terminado por descubrir que el Sol no es un centro muerto, estacionario, alrededor del cuál giran los

 

planetas. Sed ha demostrado que el mismo Sol está en en movimeinto alrededor de otro centro de atracción considerablemente más poderoso, arrastrando con él por todo el espacio toda su espléndida corte de cometas y planetas con sus satélites. Los astrónomos no se han puesto todavía de acuerdo sobre dónde está este centro de atracción ni sobre su situación en el espacio.No obstante alguno de entre ellos creen haber encontrado la

 

dirección de este centro que estaría en La Pléyades y particularmente en Alcyón, La estrella central de esta famosa constelación. El honor de haber hecho este descubrimiento se le ha concedido al distinguido astrónomo alemán, el profesor J.H. Maedler. Alcyón por lo tanto hasta dónde la ciencia es capaz de ver parece ser el ‘trono de la medianoche’ y comprendería la sede central de todo el sistema gravitatorio y desde el cual el Todopoderoso gobernaría su Universo. Corresponde con este hecho maravilloso el que en

 

la fecha de la construcción de la Gran Pirámide, en la medianoche del equinoccio de Otoño tal como se conserva en las tradiciones de muchos pueblos (en esta fecha es realmente cuando comienza el año, diez días antes del Día de la Reconciliación. Comenzaba el año judaico tal como muestra el volumen dos de los ‘Estudios de las Escrituras’), las Pléyades se encontraban sobre el meridiano de esta Pirámide con Alcyón (n de Taurus) precisamente sobre esta línea. Existe pues, una indicación de una característica más sublime y más elevada a la cual la simple ciencia humana no puede sino hacer alusión y que parece insuflar un significado insospechado y poderoso a las palabras de Dios cuando preguntó a Job:’

 

Anudaste tú los lazos de las Pléyades?’.

SU TESTIMONIO RELATIVO AL PLAN DE LA REDENCIÓN

 

Si es importante e interesante cada rasgo de la enseñanza de la Gran Pirámide, nuestro más grande interés se concentra en el simbolismo silencioso pero elocuente del plan de Dios, del Plan de las Edades. Sería por lo tanto imposible comprender el Plan De Dios tal como lo ilustra la pirámide, si no hubiéramos descubierto primero ese plan en la Biblia. Pero habiéndolo descrito en la Biblia , nos fortifica nuestra fe el verlo bosquejado también aquí y notar además, que las verdades de la Naturaleza y las verdades de la Revelación pertenecen al mismo Gran Autor de este maravilloso ‘Testigo’ de piedra y que están auténticamente certificadas por Él.

 

Desde el punto de vista de la enseñanza que nos da la Gran Pirámide, vista desde el exterior, tiene un gran significado y representa el plan completo de Dios, tal como será realizado hasta el fin de la Edad milenaria. La coronación será Cristo, la Cabeza (o Jefe) reconocido por todos. Las otras piedras estarán perfectamente disponibles en su lugares correspondientes en este edificio glorioso completo y perfecto. El tallado, pulimento, y el ajuste de cada piedra estarán entonces terminados. Todas las piedras estarán enlazadas y cimentadas juntas, lunas con otras y con su Cabeza por medio del amor. Si en su conjunto la Gran Pirámide representa al plan de Dios completo, su piedra angular de la cúspide debería representar al Cristo que Dios soberanamente ha elegido para ser el Jefe de todos. El hecho de que esta última represente al Cristo está indicado, no solamente por su perfección como símbolo del Cristo sino también por el hecho de que los profetas los apóstoles e incluso nuestro Señor Jesús mismo mencionaron frecuentemente a este símbolo.

 

Isaías profetizando acerca del Cristo dijo: ‘’La preciosa piedra del ángulo”(Isaías 28:16); Zacarías hablando de la colocación de esta piedra en la cima del edificio terminado, en medio de grandes gozos, dijo: “Y él ciertamente sacará la piedra de remate. Habrá gritos a ella:”¡Qué encantadora ¡¡ Qué encantadora!”.( Zac 4:7). Sin duda hubo gran gozo entre los constructores de la Gran Pirámide cuando la piedra fue puesta por fin; y para todos los que se interesaban en ver la coronación de la obra terminada. Job también { Job 38:6-7} habla de los gozos que tuvieron lugar cuando la principal piedra del ángulo fue puesta y especifica la cabeza o la piedra de la coronación, hablando primero de las otras cuatro piedras angulares de la base diciendo: “¿En qué han sido hundidos sus pedestales con encajaduras, o quién colocó su piedra angular, cuando las estrellas de la mañana gozosamente clamaron a una, y todos los hijos de Dios empezaron a gritar en aplauso?”  Job 38:6-7El profeta David también hablando de nuestro Señor se sirve de una figura literaria correspondiendo perfectamente con la de este “Testigo”de piedra de Egipto. Hablando de tiempos futuros dice proféticamente:”“La piedra que los edificadores rechazaron ha llegado a ser cabeza del ángulo.Esto ha venido a ser de parte de Jehová mismo; es maravilloso a nuestros ojos.Este es el día que Jehová ha hecho(el día milenario y la gloria de Cristo como Cabeza y Soberano del mundo); ciertamente estaremos gozosos y nos regocijaremos en él.”Salmo 118:22-24.Israel , según la carne, rechazó aceptar a Cristo como su piedra de la cúspide; por eso fue privada de formar la casa especial de Dios- El Israel Espiritual lo reemplazó para ser edificado en Cristo, la Cabeza. Recordamos que Cristo aplicó esta profecía incluso a si mismo, mostrando que él era la piedra rechazada y que era Israel por medio de sus constructores, sacerdotes y fariseos los que la rechazaban ( Mt 21:42,44; Hech 4:11)

 

La piedra angular de la cúspide de la Gran Pirámide es una perfecta ilustración de todo esto. Una vez acabada, tenía que servir de modelo para todo el edificio en el cual los ángulos y las proporciones debían conformarse al modelo. No concebimos con facilidad, como esta piedra de la cima fue rechazada, despreciada por los que la construyeron antes de ser reconocida como el modelo de todo el edificio. Algunos de entre ellos pensaron sin duda, que no había ningún lugar conveniente para ella con sus cinco caras, sus cinco esquinas y sus seis ángulos que la hacían impropia para la construcción, hasta el momento en el que la piedra de la cima debería ser utilizada y ninguna otra podía reemplazarla. Durante los años en los que el curso de los trabajos de construcción progresaban , esta piedra principal angular fue “una piedra de tropiezo”y una “roca de escándalo”para los que no conocían ni su uso ni su lugar. Fue exactamente lo que ocurre con El Cristo para muchos y lo que continuará ocurriendo hasta que la hayan visto colocada como la piedra angular o Cabeza de la cima en el plan de Dios.

 

La forma de la Pirámide representa la perfección y la plenitud y nos habla en símbolos del plan de Dios, mostrando que “..para una administración al límite cabal de los tiempos señalados, a saber: reunir (en una sola familia armoniosa aunque en diferentes planos de existencia) todas las cosas de nuevo en el Cristo, las cosas en los cielos y las cosas en la tierra. [Sí,] en él, Efesios 1:10.Todos los que no están conformes con esto serán cortados.

 

Como la estructura interna de la Gran Pirámide esboza el plan de la Redención.

 

Si el testimonio que da el exterior de este gran edificio es tan completo y está de acuerdo con la Palabra escrita de Dios, el diseño interior es aún más maravilloso. Mientras que la estructura exterior ilustra los resultados definitivos del plan de la Redención de Dios, la construcción interior traza e ilustra cada punto sobresaliente de este plan, tal como se va desarrollando en el transcurso del tiempo hasta su consumación gloriosa y completa. Aquí las piedras de los diferentes niveles representan la perfección de todos los que, bajo Cristo nuestro Señor y nuestra Cabeza, estén conformados según la voluntad perfecta de Dios, así como nos muestra el testimonio de las Escrituras. Algunos serán perfectos en el plano humano mientras que otros en el plano espiritual. El suelo de la ‘Cámara del Rey’ se sitúa en el nivel cincuenta de la escala de la albañilería, el de la ‘Cámara de la Reina’ están en el nivel veinticinco y la extremidad inferior del ‘Primer Pasaje ascendente’ si se prolongase a través del ‘Tapón’ de granito, como mostraremos, descendería hasta la línea de fuga (’línea de base’) de la Pirámide. Así desde la base a la cúspide, la Gran Pirámide parece erigirse cuál emblema del Plan de Salvación de Dios o como la liberación del pecado y de la muerte preparada para la humanidad.

 

La Línea de base de la Pirámide corresponde así con la fecha de la confirmación de la promesa de Dios hecha al Israel típico- el comienzo del proceso de restauración o de liberación.

 

Sugerimos un estudio atento del diagrama de la página 367, que muestra los dispositivos interiores de este maravilloso monumento. La Gran Pirámide no posee sino una sola entrada propiamente dicha. El pasillo es regular pero bajo e inclinado y conduce a una pequeña estancia tallada en la roca: la ‘Cámara subterránea’. La construcción de esta cámara es singular, el techo está bien terminado mientras que las paredes están apenas esbozadas y el suelo abollado e inacabado. Esta cámara ha sugerido a algunas mentes la idea de un ‘abismo sin fondo’, expresión que se emplea en las Escrituras para simbolizar el desastre, el olvido o la aniquilación. Este ‘Pasaje de Entrada’ representa adecuadamente al curso descendente actual de la humanidad hacia la destrucción. La ‘Cámara subterránea’, por su construcción particular es una imagen de la gran tribulación, del desastre, de la destrucción, del ‘salario del pecado’, a los que conduce el curso descendente.

Diagrama de la Gran Pirámide

 

El “Primer pasaje ascendente”tiene casi la misma longitud que el “Pasaje de Entrada”desde el que se bifurca. Es pequeño, bajo y difícil de subir, pero termina en su extremo superior en un vestíbulo elegante y espacioso llamado la “Gran Galería”cuya altura es siete veces más grande que la de los pasillos que llevan a ella.

 

El “Primer Pasaje Ascendente”poco elevado supuestamente representa la dispensación de la Ley y la nación de Israel desde su salida de Egipto. Desde este momento, los israelitas se separaron de las naciones del mundo, renunciando a marchar con ellas en su degradación para llegar a ser la nación santa de Dios sujeta a su ley y que se propuso seguir un camino ascendente y más difícil que el seguido por el mundo pagano: observar la Ley. Identificamos a la “Gran Galería”con el periodo de la llamada del Evangelio- ascendiendo todavía y difícil de subir, pero sin obstáculos como el otro pasaje ascendente. La gran altura y longitud espaciosa de este pasillo simbolizan bien a las más grandes esperanzas y las más grandes libertades de la dispensación cristiana.

 

Al nivel del suelo de la “Gran Galería”y en su extremidad inferior, un “Pasaje Horizontal”nace y nos conduce a una pequeña sala generalmente llamada como la “Cámara de la Reina”. En la extremidad superior de la “Gran Galería”hay otro pasillo bajo que conduce a una salita llamada la “Antecámara”, cuya construcción muy particular hace pensar en una escuela, un lugar de instrucción y de prueba.

 

Pero la sala principal de la Gran Pirámide tanto por sus dimensiones, como por la importancia de su posición nos hace seguir aún con la “Antecámara”de la que está separada por otro pasillo poco elevado. Este espacio es conocido por el nombre de “Cámara del Rey”. Por encima de esta habitación se encuentran pequeños espacios unos encima de otros llamados “Cámaras de construcción”. El significado de estas habitaciones, si es que lo tienen, no caracteriza ni al hombre ni a otras criaturas sino a seres espirituales. El diagrama muestra que si nos fijamos en las paredes y en el techo, están levantados con escuadra, pero eso no impide que el suelo no tenga un suelo con superficie regular o plana. La “Cámara del Rey”contiene un “cofre”o caja de piedra, el único mueble encontrado en la Gran Pirámide. Dos canales de ventilación, dejados a propósito por los constructores proveían la ventilación a la “Cámara del Rey”. Salen de dos paredes opuestas y van a través de la construcción hasta la superficie exterior. Algunos han pensado que existían otras habitaciones y otros pasajes todavía desconocidos pero no compartimos esa opinión. Pensamos que los pasajes y los espacios conocidos actualmente sirven enteramente para el propósito intencional de Dios confirmando el entero Plan de Dios.

 

Por el lado Oeste de la extremidad inferior o extremo norte de la “Gran Galería”y dirigiéndose hacia abajo, se encuentra un pasaje tortuoso llamado el “Pozo”, que conduce al inclinado “Pasaje de Entrada “. En su recorrido se encuentra una “Gruta”en la roca natural. El punto de unión entre el “Pozo”y la “Gran Galería”es muy caótico. Parece que en su tiempo, el pasillo que conducía a la “Cámara de la Reina”estaba cubierto con baldosas que formaban el suelo de la “Gran Galería”y también que otra baldosa recubría el orifico del “Pozo”. Pero ahora, toda la parte inferior de la “Gran Galería”parece haber sido arrancada violentamente y quitada, dejando al descubierto el pasaje que conduce a al “Cámara de la Reina”y destapando también el orificio del “Pozo”. Los que han ido a verlo y lo han examinado dicen que el “Pozo”parece que se abrió como por una explosión que viniera desde abajo. Nuestra opinión, sin embargo, es que tal explosión no tuvo lugar jamás, sino que las cosas se dejaron así a propósito por los constructores con el fin de mostrar la misma cosa que hubiera mostrado semejante explosión a la que haremos alusión más tarde. En todo caso, no hay visible ninguna piedra en parte alguna y además hubiera sido muy difícil de transportarlas. En el extremo superior o Sur de la “Gran Pirámide”el suelo de la “Anticámara”y de la “Cámara del Rey”se prolonga hasta la “Gran Galería”y allí se forma una especie de barrera abrupta o de escala elevada que se adentra unas 61 pulgadas en el interior de la Galería, en su extremo superior. Esta pared sur presenta una particularidad: no es vertical, sino inclinada en la dirección Norte con 21 pulgadas (20 según el DR. J. Edgar) en la cima. En su cima misma se encuentra un orificio o pasaje que conduce a las “Cámaras de la Construcción”situadas por encima de la “Cámara del Rey”.

 

Los pasillos y suelos de la Pirámide como las demás partes de la construcción, son de piedra calcárea con excepción de la ‘Cámara del Rey’ y de la ‘Anticámara’ y del pasillo que los comunica que también tienen los suelos y techos de granito. La única piedra de granito que se encuentra en otro lado de la Pirámide es el ‘Tapón’ que obstruye sólidamente la parte inferior del ‘Primer Pasaje Ascendente’. Los constructores habían dejado sellado el ‘Primer Pasaje Ascendente’ en su parte inferior por medio de una piedra angular que se adaptaba perfectamente con el acceso al ‘Pasaje de Entrada’ y este trabajo estaba tan bien hecho que el ‘Primer Pasaje Ascendente ‘ pasó desapercibido hasta el ‘Tiempo señalado’, cuándo cayó la piedra. Cerca de la extremidad inferior del ‘Primer Pasaje Ascendente’ e inmediatamente detrás de esta piedra, se encontraba el ‘Tapón’ de granito. Moldeado ligeramente en forma de esquina se colocó en esa posición con el fin evidente de permanecer allí y ha resistido efectivamente todos los esfuerzos para removerla.

 

Según los historiadores, el ‘Primer Pasaje Ascendente’, era bien conocido por los antiguos. Al Mamoun, el califa árabe, ignoraba evidentemente su posición exacta, aunque la tradición indica que él la relacionó con la cara Norte de la Pirámide. En el año 825 antes de nuestra era, fue cuando con muchos esfuerzos y trabajos, se forzó un pasillo de entrada, como se ve en el croquis, con la esperanza de encontrar tesoros maravillosos. Pero aunque es cierto que la Pirámide contiene grandes tesoros de orden intelectual, como los apreciamos ahora, no escondía nada de lo que buscaban los árabes.Su trabajo, sin embargo no fue del todo inútil porque durante la obra, la piedra que sellaba el ‘Primer Pasaje Ascendente’ se desplazó de su posición y cayó en el ‘Pasaje De Entrada’. Los árabes supusieron que habían encontrado el camino del tesoro oculto e impotentes para remover el ‘Tapón’ de granito, practicaron un pasillo alrededor de él, quitando la piedra calcárea que era mucho más blanda y más fácil de excavar.

EL TESTIMONIO DE LA GRAN PIRÁMIDE RESPECTO AL PLAN DE LAS EDADES

 

El Sr. Robert Menzies, joven escocés que fue el primero en sugerir la idea de que la Gran Pirámide encerraba enseñanzas religiosas o mesiánicas declaró en una carta dirigida al profesor Smyth: ‘Desde la extremidad Norte de la Gran Galería, subiendo la rampa, nos encontramos la indicación de los años de la vida de nuestro Señor, expresados a una razón de pulgada por año y treinta y tres pulgadas nos llevan exactamente al orificio del ‘Pozo’.’

 

Sí, este ‘Pozo’, es por así decirlo, la clave de toda la historia. Representa no solamente la muerte y entierro del Señor, sino que también representa su resurrección.Esta última está representada por el hecho ya mencionado de que el orifico del ‘Pozo’ y sus alrededores inmediatos parecen haber llegado a este estado en que se encuentran como a través de una explosión que se habría producido en la dirección de abajo hacia arriba. Es del mismo modo como nuestro Señor ha roto las ataduras de la muerte y ha puesto en evidencia la vida y la inmortalidad, abriendo así un nuevo camino a la vida. { Heb 10:20} No era posible que él fuese abandonado a la muerte (Hech 2:24) tal es el lenguaje que parecen mostrarnos las rocas desmenuzadas que rodean la parte superior de este ‘Pozo’. Lo mismo que el ‘Pozo’ era el único camino de acceso para llegar a cualquiera de los pasajes superiores de la Gran Pirámide, así desde la muerte y la resurrección de Cristo, Él es el único camino para la raza caída para llegar a obtener cualquier expectativa de vida. Es cierto que estaba el ‘PrimerPasaje Ascendente ‘ pero era infranqueable, como ilustración de la Alianza de la Ley judaica, que parecía ser un camino hacia la vida o una oferta de vida, pero era un camino inutilizable o infranqueable para obtener la vida; ningún miembro de la raza humana caída podía jamás conseguir la vida ni obtenerla siguiendo sus prescripciones ‘ pues ninguna carne será justificada delante de Él por las obras de la Ley’ { Ro 3:20. El rescate que esta simbolizado por el ‘Pozo’, es el único camino por el cuál, un miembro de la raza condenada, puede llegar a alcanzar la gran provisión del Plan de Dios, la vida eterna.

 

Años antes de que se sugiriera que la Gran Pirámide representa la dispensación cristiana, el profesor Smyth había fijado por medio de la observación la fecha de la construcción de la Gran Pirámide en el año 21709 antes de J.C. Cuando el Sr. Menzies sugirió la idea de que las pulgadas medidas a lo largo de la rampa de la ‘Gran Galería’ representan años, Algunos pensaron: Si esta teoría es cierta, la medida de la rampa, partiendo desde la extremidad inferior de la ‘Gran Galería’, descendiendo por el ‘Primer Pasaje Ascendente’ hasta su intersección con el ‘Pasaje de Entrada’ y desde allí remontándose hacia la entrada de la Pirámide, debería revelarnos alguna marca o indicación que demostrara la exactitud de la fecha de la construcción de la Pirámide y de la teoría de una pulgada por un año.Esta idea bastante razonable constituía una prueba decisiva. Un ingeniero civil fue el encargado de medir muy exactamente los pasajes, cámaras, etc de la Pirámide. Eso fue en 1872. Este experto ingeniero vino a confirmar esta idea hasta el máximo grado; las medidas tomadas a lo largo de la rampa mostraron que el recorrido antes mencionado, era de 2170 pulgadas hasta llegar a luna línea trazada finamente con una regla en las paredes del ‘Pasaje de Entrada’. La fecha de su construcción está de este modo atestiguada doblemente, mientras que las longitudes de sus pasajes constituyen documentos históricos y cronológicos que se recibirán como ‘un Testimonio para el Eterno en medio de la tierra de Egipto’.

 

Gracias a las medidas tan precisas de todos los pasajes, suministradas por el profesor Smyth, estamos capacitados para discernir los rasgos más interesantes del testimonio revelado hasta este momento por este ‘Testigo’.

 

Cuando por primera vez llegamos a apreciar lo que ya hemos relatado de la Gran Pirámide, enseguida nos dimos cuenta de que: Si este testimonio prueba que la Pirámide es una Biblia de piedra, si es un extracto auténtico de los planes secretos del Gran Arquitecto del Universo, manifestando su presciencia y su sabiduría, debería estar y estará en armonía perfecta con su Palabra escrita. El hecho de que los secretos de la Pirámide hayan sido guardados hasta el término de los seis mil años de la historia del mundo y que ella comience a dar su testimonio ahora, cuando aparece el alba del milenio, está perfectamente de acuerdo con la Palabra escrita cuyo abundante testimonio relativo al plan glorioso de Dios ha sido de igual manera ocultado desde la fundación del mundo y comienza solamente ahora a resplandecer con toda su gloria y plenitud.

 

Hemos expuesto ya, en obras precedentes y en los capítulos anteriores del presente volumen, el testimonio claro del a Palabra escrita, mostrando que estamos al comienzo de una nueva era, que el alba del día milenario despunta con su cambio de gobierno, del dominio ejercido por el ‘príncipe de este mundo’ y por sus fieles, a un control ejercido por Aquel a ‘quién pertenece el derecho legal’ ( por el rescate} y por sus santos fieles. Hemos visto que cualquiera que sea el resultado de este cambio, será una gran bendición aunque el periodo de transferencia en el que el ‘hombre fuerte’ sea atado y su casa despojada de todo poder ( Mt 12:29; Apo 20:2) sea un tiempo de gran angustia. Las pruebas escritas y cronológicas que hemos examinado muestran que esta tribulación debe comenzar desde el momento de la segunda venida de Cristo (Octubre de 1874) cuando comienza el juicio de todas las naciones, bajo las influencias generadoras de luz del Día del Eterno. La Gran Pirámide ilustra este hecho de la siguiente manera:

 

El ‘Pasaje Descendente’ que va desde la entrada de la Gran Pirámide hasta el ‘Foso’ o ‘Cámara subterránea’ representa el camino seguido por el mundo en general (bajo la dirección del príncipe de este mundo), hasta el tiempo de la gran tribulación (el ‘Foso’) durante el cuál se terminará el mal. La medida de este periodo y la determinación del momento en el que la fosa de la tribulación sea alcanzada son bastante fáciles de obtener si tenemos en la Pirámide una fecha definida, un punto de partida. Esta fecha de partida, la tenemos en la unión entre el ‘Primer Pasaje Ascendente’ y la ‘Gran Galería’. Este punto marca el nacimiento de Jesús, así como el ‘Pozo’ que está a 33 pulgadas de distancia marca su muerte. De modo que si medimos hacia atrás y hacia abajo desde el ‘Primer Pasaje Ascendente ‘ hasta su unión con el ‘Pasaje de Entrada’ tendremos la fecha clave para marcar en el ‘Pasaje descendente’. Esta medida es de 1542 pulgadas y nos señala al año 1542 a de J.C., como la fecha marcada por este punto. Midiendo a continuación el ‘Pasaje de Entrada’, a partir de este punto, hacia abajo, para encontrar la distancia hasta la entrada del ‘Foso’, representando la tribulación y la destrucción por las cuales se debe terminar esta época, cuando el mal sea despojado de su poder, nos encontramos que es de 3.457 pulgadas que simbolizan 3457 años desde la fecha citada de 1542 a. J. C.. Este cálculo señala a 1915 después de J.C como marcando el punto de partida del periodo de angustia, ya que 1542 a de J. C más 1915 años d J.C nos dan 3457 años. Así la Pirámide testimonia que en Octubre de 1914 comenzará el tiempo de tribulación tal como no ha habido nunca en ninguna nación ni volverá a suceder. Se debe notar como consecuencia que este ‘Testigo’ corrobora totalmente el testimonio de la Biblia en este aspecto como se ha demostrado a través de las Dispensaciones paralelas del Volumen II, cap. 7 de los ESTUDIOS DE LAS ESCRITURAS.

 

Nadie debería poner en tela de juicio el hecho de que los cuarenta años de la ‘cosecha’ comenzaron en el Otoño de 1874, incluso aunque la tribulación no haya alcanzado su punto culminante o crítico y aunque el tiempo de la ‘cosecha’ haya sido desde cierto punto de vista, un periodo durante el cual el conocimiento ha aumentado considerablemente. Recordemos que las cifras e ilustraciones acerca de la gran Pirámide, con el diagrama del “Foso “ incluido, han sido obtenidas por el profesor Smyth sin ninguna referencia a esta aplicación.

 

Deberíamos además recordar que la Palabra de Dios nos muestra claramente que los juicios de este tiempo de angustia comenzarán por la iglesia nominal y serán el preludio de su destrucción en medio de conflictos egoístas entre el capital y el trabajo, ambas partes están organizándose ahora en preparación del momento en que la angustia sea más violenta.

 

La forma y el grado de acabado de este espacio básico o “Fosa “ es muy significativo. Mientras que el techo y parte de las paredes son regulares, el suelo no está uniforme; el suelo está levantado, inacabado y desciende más y más profundamente en dirección a la pared , justificando así el nombre de “Abismo sin fondo”aplicado a veces a este lugar. Este sitio nos habla de libertad, de liberación, así como de angustia, de elevación y de degradación pues, aunque el visitante llegue con dificultades y cansado por la posición agachada a la que obliga la estrechez del “Pasaje de Entrada”, se encuentra aquí, no solamente un escalón para descender mucho más abajo sobre un suelo soliviantado y caótico sino que también con una gran elevación en el techo, que hace que este espacio sea mucho más alto que la vía de acceso que nos lleva allí. Esto sugiere un lugar más extenso para su organismo mental.

 

¿Cuánto de esto está de acuerdo con los hechos?. ¿No vemos ya el espíritu de libertad expandirse actualmente en el seno de las masas de las naciones civilizadas?. No nos pararemos aquí para considerar las compatibilidades e incompatibilidades de las libertades resentidas y reclamadas por las masas-ambas cosas están sugeridas en este lugar por la elevación del techo y el hundimiento del suelo; queremos resaltar sencillamente que la luz de esta época- el Día del Eterno- hace renacer el espíritu de la libertad, que este en contacto con el orgullo, la riqueza y el poder de los que tienen siempre la dirección será la causa de la angustia que las Escrituras nos aseguran va a ser muy grande. Aunque apenas haya comenzado, reyes, emperadores, hombres de Estado, financieros, y todos los hombres la ven venir y “ desmayan por el temor a causa de las cosas que vienen”, pues los poderes de los cielos serán sacudidos y finalmente desaparecerán. Los sistemas malos-civiles, sociales y religiosos- del “presente mundo malo”desaparecerán en el olvido- irán a la destrucción, lo que se simboliza con el “Foso”o “Cámara subterránea”. El “Foso”es para nosotros, no solamente un símbolo de la tribulación irresistible que sumergirá y destruirá al presente sistema de cosas (porque es incompatible con el orden de cosas mejor que será establecido bajo el reino de Dios), sino igualmente un símbolo de la muerte segura de todo ser que continúe siguiendo el mal camino descendente y que, bajo la plena luz de la edad milenaria, rechace abandonar sus pecados y andar de acuerdo a la justicia.

La reforma protestante del siglo XVI

 

Notemos otro detalle en relación con el tema precedente: la inclinación del ‘Pasaje de Entrada’ es bastante regular hasta llegar a la proximidad de la ‘Fosa’, después el pasaje cesa de inclinarse y se vuelve horizontal. Midiendo desde atrás, desde la entrada de la Cámara Subterránea o ‘Fosa’ hasta la unión de la parte horizontal con la parte inclinada nos encontramos con una longitud de 324 pulgadas; en consecuencia el comienzo de la parte nivelada del pasaje marca una fecha de 324 años anteriores a 1915 es decir señala a 1590. Eso parece indicar que en esa fecha de 1591 de J.C pasó algo que tuvo que tener una gran influencia en el curso de la civilización y que en gran medida frenó la tendencia a su descenso. ¿Qué pasó en esa fecha?. ¿Qué movimiento tuvo lugar en esa fecha para tener tal influencia?. Lamentablemente no disponemos de medidas exactas de esta sección del pasaje descendente y estamos convencidos de que los diagramas del profesor Smyth no son lo suficientemente precisos para justificar la confianza en las ‘medidas sobre el papel’ en las que se basan. Una medida no confirmada nos da 324 pulgadas piramidales que nos llevaría yendo hacia atrás aproximadamente al año 1590 o el ‘día de Shakespeare’. Pero no creemos que eso tenga mucha importancia.

 

Una cosa es cierta, el pasillo estrecho e inclinado representa la marcha del mundo, mientras que los pasajes ascendentes representan el curso de la Iglesia elegida. El cambio sufrido por un pasaje descendente que se vuelve horizontal parece indicarnos la aparición de la luz moral o política o un frenado favorable a la marcha decadente.

 

La Reforma protestante del siglo dieciséis hizo ciertamente mucho en todos los aspectos e indirectamente para la revalorización de los pueblos; despejó la atmósfera moral y mucha ignorancia y superstición. Los protestantes y muchos católicos admiten que la Reforma marcó el comienzo de una nueva era en el progreso universal.

 

No pretendemos de ninguna manera decir como muchos hacen, que en nuestro días todo va mejorando en un sentido de elevación moral mas bien que empeorando hacia la degradación. Al contrario, hay muchas cosas que en nuestros días no podemos aprobar, que no están en armonía ni con la civilización ni especialmente con la voluntad divina. Pero si nos damos cuenta de un hecho y es que en el mundo hay un espíritu más ‘humanitario’, aunque este está todavía muy lejos de la religión de nuestro Señor Jesús, lo cuál es preferible a las supersticiones ignorantes del pasado.

 

En verdad esta mejora social del mundo ha dado nacimiento a la ‘Teoría de la Evolución’ e incluso ha llevado a mucha gente a concluir que el mundo evoluciona rápidamente hacia la perfección y que un Salvador sería inútil y su obra redentora no tiene propósito, que no hay necesidad alguna ni de un reino por venir ni de un restablecimiento de todas las cosas. El pobre mundo se dará cuenta en poco tiempo que un movimiento basado en el puro egoísmo no puede sino hacer crecer el descontento e incluso llevar eventualmente hacia la anarquía. Solo los hijos de Dios, guiados por su Palabra pueden ver las cosas con su perspectiva correcta.

 

Pero mientras que las medidas indicadas ofrecen un testimonio armonioso, otras medidas parecerían estar en desacuerdo con la Biblia, a saber las del ‘Primer Pasaje Ascendente’ que como se había presumido representaba al periodo que comenzó con el Éxodo del pueblo de Israel saliendo de Egipto y terminaba con el nacimiento del Señor Jesús. Los periodos bíblicos ya presentados en el volumen II son exactos, de eso estamos seguros porque demostramos su exactitud de diversas maneras. Hemos visto que desde el éxodo del país de Egipto hasta el año I de la Era Cristiana, hubo exactamente 1614 años, aunque la longitud de la rampa del ‘Primer Pasaje Ascendente’ mide solamente 1542 pulgadas. Pero sabemos, sin la menor sombra de duda, que según las palabras del Señor y de los profetas la Edad de la Ley y del ‘favor’ a Israel según la carne, no se terminaron con el nacimiento de Jesús sino tres años y medio después de su muerte o al fin de las setenta semanas de favor a Israel o sea en el año 36 de nuestra era.

 

La duración del periodo del Éxodo hasta el fin del tiempo de favor sería entonces de 1650 años (1614 + 36) y de todos modos la grandeza y bendición de la nueva dispensación comenzó con el nacimiento de Jesús. (Luc 2:10-14: 25-38) no obstante la Gran Pirámide debería indicar de algún modo la duración total del favor a Israel. Finalmente hemos constatado que eso se muestra de modo muy ingenioso. La longitud del ‘Tapón’ de granito es exactamente la que hace falta añadir para completar este periodo hasta su término final. Ahora comprendemos porque este ‘Tapón’ estaba tan sólidamente fijado para que nadie pudiera desplazarlo; fue colocado allí para permanecer hasta la actualidad para que pudiéramos entender su mensaje que viene a corroborar la Biblia en cuanto a su plan así como a su cronología.

 

Midiendo este pasaje junto con el ‘Tapón’ que deberíamos considerar como si fuera un telescopio, el ‘Tapón’ partiendo de la extremidad superior ocupa la posición originalmente marcada por su extremidad inferior. La distancia entre la entrad Norte de la ‘Gran Galería’ hasta la extremidad inferior del ‘Tapón’ es de 1470 pulgadas. Si ahora añadimos la del ‘Tapón’, que es de 179 pulgadas obtenemos un total de 1649 pulgadas que representan 1649 años. La diferencia de una pulgada entre este dato y la de la cronología de la Biblia para este periodo se comprende fácilmente se recordamos que el ‘Tapón’ ha sido tallado de modo considerable por los que se esforzaron en quitarlo de su posición fija en el pasillo.

 

Así este ‘Testigo’ de piedra corrobora exactamente el testimonio bíblico y muestra claramente que el periodo del Éxodo de Israel fuera de Egipto hasta el termino de su favor nacional en el año 36 de nuestra Era fue de 1650 años. Pero que nadie confunda este periodo señalado con los paralelos de las dispensaciones judaica y cristiana que nos enseñan que las dos edades son de 1845 años cada una, una que va desde la muerte de Jacob hasta el año 33 de nuestra Era y el otro desde el 33 d. J.C hasta el 1878.

 

Esta fue no solo una manera ingeniosa de ocultar la duración del periodo que se extendía desde el Éxodo hasta el nacimiento de nuestro Señor (para llegar a ser al tiempo señalado, una corroboración de la Biblia). El lector atento verá rápidamente que eso no podría hacerse de ninguna otra manera y eso por dos razones: primeramente porque el favor y la dispensación judía no solamente comenzaron con la muerte de Jacob antes del Éxodo de Egipto sino que igualmente penetraron paralelamente con ella en la dispensación cristiana, durante treinta y tres años de la vida terrestre de nuestro Señor Jesús. En segundo lugar si se había construido el ‘Primer Pasaje Ascendente’ de manera que su longitud medida en pulgadas piramidales representara exactamente la longitud de la Edad Judaica se hubiera tenido que hacer la Pirámide más grande y eso habría destruido su aspectos y sus lecciones científicas.

 

Examinemos ahora la ‘Gran Galería’ que sigue al ‘Primer Pasaje Ascendente’ y notemos igualmente su testimonio simbólico. Es siete veces más alta que el ‘Primer Pasaje Ascendente’. Sus paredes están formadas de siete escalas de piedras superpuestas de caliza lisa al tacto, finamente pulida muy bonita y de color crema. Tiene veintiocho pies de alto (un pie = 30 cm más o menos), pero es muy estrecha; su anchura máxima es de seis pies solamente pero al nivel del suelo es mas estrecha y no tiene sino tres pies de ancho en su parte alta es aun más estrecha. El profesor Greaves de Oxford que vivió en el siglo quince la describió del siguiente modo:

 

<>

El profesor Smyth declara que es imposible representarla fielmente por medio de un dibujo:

 

<>

 

La ‘Gran galería’ es un símbolo admirable de la marcha de la verdadera Iglesia cristiana por el sendero, del ‘Pequeño rebaño ‘ de vencedores durante el largo periodo de la Edad del Evangelio. Sus paredes y techos de color blanco cremoso tan admirables, hechas de piedras superpuestas y regulares y todas en pendiente no nos cuentan la historia de la Iglesia nominal como algunos han supuesto, ya que si fuera así no tendrían esa forma regular y ascendente, sino que nos hablan del gran favor de Dios concedido durante la Edad del Evangelio , la llamada celestial a las libertades y privilegios especiales ofrecidos y abiertos por el ‘Pozo ‘ del rescate.

 

La gran altura de esta ‘Gran Galería’ que es siete veces la altura del pasaje que representa al dispensación judía (siendo el siete un símbolo de perfección y de plenitud) representa esta plenitud de bendiciones encerradas en la promesa abrahámica que efectivamente se ofrece a la Iglesia de la Edad evangélica. La ‘Cámara del Rey’ que sigue inmediatamente a la ‘Gran Galería ‘ representa el fin de la carrera propuesta a todos lo s fieles de la llamada celestial. Como vamos a ver, esta ‘Cámara del Rey ‘ es un símbolo muy apropiado del destino final de la Iglesia. El ‘Pozo’ (que representa el rescate) en la entrada misma de esta galería y que deben reconocer todos los que vayan por esta vía, simboliza admirablemente nuestra justificación. Así la Gran Pirámide nos dice que ‘ no hay ahora ninguna condenación para los que están en Cristo Jesús’.

 

La longitud de la ‘Gran Galería’ que parece interminable muestra como ha parecido de larga la Edad del Evangelio mientras que su estrechez representa muy bien el camino estrecho que lleva a la vida. La pendiente de la rampa indica las dificultades que prueban a los que atraviesan este sendero y el peligro que corren constantemente de deslizarse hacia atrás si no vigilan suficientemente sus pasos. No obstante entre estos muros o paredes del favor divino, hay salvación y seguridad para todos los que perseveran en hacer el bien, en crecer en gracia, en escalar el camino difícil y en andar, ‘ no según la carne sino según el espíritu’.

 

Levantando los ojos, nos damos cuenta de que la ‘Gran Galería’ tiene un fin igual que un principio. Eso nos indica que habrá un tiempo en el que los privilegios extremadamente grandes y preciosos ofrecidos durante la Edad del Evangelio cesarán, la maravillosa llamada para ser en el futuro coherederos con Cristo como su ‘esposa’ llegará a su fin y eso será cuando el número suficiente para completar al ‘rebaño pequeño’ haya aceptado la llamada. Lo que esta piedra ‘Testigo ‘ nos indica como ilustración, la Palabra escrita lo expone muy claramente mostrándonos como ya lo hemos visto que el privilegio de correr por el gran premio de la llamada está reservado exclusivamente a la Edad del Evangelio. Esta llamada no fue nunca presentada ante nadie antes, y nuestro capitán, Jesús fue el primero a quién se le ofreció, el primero en aceptar sus condiciones de sacrificio y el primero en recibir la recompensa. El extremo Sur de la ‘Gran Galería’ señala también positivamente al fin o límite de la llamada a la naturaleza divina del mismo modo que el extremo Norte señala el comienzo de este gran favor.

 

Puesto que la ‘Gran Pirámide’ representa nuestra llamada celestial de parte de Dios, miremos más lejos aún y notemos lo que esta llamada representa para cada uno de los que la aceptan. Hemos visto ya en las Escrituras el modo en que somos llamados a sufrir junto con Cristo, morir con él y más tarde entrar en su gloria. Y encontramos todo eso simbolizado de una manera sorprendente en la forma extraña y singular del acceso a la ‘Cámara del Rey’, al terminar la ‘Gran Galería’. El camino por el cuál los que aceptan la ‘llamada celestial ‘ pueden entrar en la gloria celestial figurada por medio de la ‘Cámara del Rey’ no es directo. Deben primero ser probados en todos los aspectos y ser hallados obedientes a la voluntad divina; de otro modo no podrían entrar en el descanso que queda. Así las enseñanzas de las Escrituras y la experiencia de todos los que corren por el gran premio se encuentran fuertemente ilustradas en la Gran Pirámide. Del mismo modo que la llamada conduce a la consagración y a las lecciones del sacrificio, así mismo la ‘Gran Galería’ conduce a ciertos pasajes bajos que simbolizan estos asuntos. Habiendo llegado a su extremo superior, el viajero debe agacharse mucho para franquear el pasaje que conduce a la ‘Antecámara’. Esta flexión simboliza la consagración o la muerte de la voluntad humana, el comienzo del sacrificio de si mismo, al que son llamados todos los que quieran alcanzar la naturaleza divina. Unicamente los que han aceptado la llamada y que han renunciado realmente a la voluntad humana saben lo que quiere decir este sacrificio de si mismo.

 

Después de haber franqueado este pasaje bajo, que representa la consagración, llegamos a un pequeño cuarto llamado la ‘Antecámara’. Aquí el suelo no es calcáreo pues a partir de la entrada, andamos sobre un granito sólido que puede ser interpretado como una nueva condición, una posición de ‘nuevas criaturas’. Pero cuándo ponemos el pie sobre el suelo de granito para entrar en la nueva condición de ‘nuevas criaturas’ un enorme obstáculo se nos presenta: la ‘Placa de granito’. Esta tiene el aspecto de una especie de trampa que cierra en parte la vía, no dejando sino un pasaje muy bajo, parecido al que acabamos de pasar y que tiene 44 pulgadas (1´10 m) de altura. De manera que para poder gozar completamente de los privilegios representados por la ‘Antecámara’ debemos inclinarnos y rebajarnos de nuevo. Esta ‘Placa de granito’ es el símbolo de la voluntad divina que parece decir al que acaba de franquear el primer pasaje bajo que representa el abandono de su voluntad:’ No es suficiente haber sacrificado vuestra voluntad, vuestros planes y vuestros proyectos porque podéis hacer todo eso y después aceptar la voluntad de otro, debéis no solamente renunciar a vuestra voluntad personal sino también debéis plegarse a la voluntad divina, aceptarla en lugar de la vuestra y llegar a ser activos en el servicio de Dios antes de poder ser considerado como una nueva criatura y heredero de la naturaleza divina’

 

Cuando pasamos bajo la ‘Placa de Granito’, ya no estamos inclinados, podemos estar de pie, libremente sobre el suelo de granito de la ‘Antecámara’. Este cuarto es particular; sus paredes son diferentes unas de otras, algunas partes aparecen como si estuvieran revestidas y otras aparecen con profundas ranuras talladas. Ciertamente parece contener muchas enseñanzas que no han podido ser descifradas todavía completamente. No obstante los que la han visitado sugieren que parece un aula escolar, lo que estaría en completa armonía con el destino simbólico de este cuarto que nos muestra las pruebas y experiencias de estos santificados engendrados por la verdad. Esta ‘Antecámara’ simboliza la escuela de Cristo y la disciplina, las pruebas de fe, de paciencia y de perseverancia, etc ..a las cuales son sometidos todos los que están enteramente consagrados a la voluntad divina. Estas pruebas constituyen para ellos las oportunidades ofrecidas para vencer y probar que son dignos de tener como vencedores, un lugar cerca de Cristo, en su reino glorioso venidero. Si no recibimos estas pruebas y lecciones es que no somos hijos ni herederos en este plan divino. { Heb 12:8} Es para esta vida y para después de ella, por lo que nos hemos consagrado a su servicio, para que Dios nos instruya y nos discipline y por estos medios pruebe nuestra fidelidad con nuestro pacto y nos enseñe también a compartir las pruebas y las dificultades con los demás. Él quiere establecernos dentro de poco como gobernadores y jueces { 1Co 6:2-3}

 

Antes de entrar por completo y de lleno en las condiciones del nuevo estado de la ‘naturaleza divina’ debemos no solamente pasar por la muerte de nuestra voluntad sino también por la muerte real. ‘El testigo ‘ de piedra nos muestra eso pues en la extremidad de la ‘Antecámara’ se encuentra un pasillo muy bajo que da acceso a la ‘Cámara del Rey’ la sala más grande y más alta de la Pirámide la cual simboliza la perfección de la naturaleza divina que será obtenida por ‘un pequeño rebaño’ los pocos vencedores elegidos de entre los ‘Muchos llamados’ (esta llamada está simbolizada por la ‘Gran Galería’.) Estos elegidos pasan por el sacrificio de si mismos y por la pruebas (simbolizadas por la ‘Antecámara’ y los pasillos bajos de la entrada y de la salida). La llamada a la naturaleza divina fue dirigida en principio a nuestro Señor Jesús cuya misión en la tierra tenía un doble fin:(1) Salvar a los pecadores suministrando un rescate para Adán y todos sus descendientes, (2) Probar por su obediencia hasta la muerte de que era digno de heredar la naturaleza y la gloria divina. Resulta de todo ello que la ‘Gran Galería’ se muestra como comenzando con la muerte de nuestro Señor. Simboliza la llamada celestial de la Iglesia que comenzó cuando Jesús puso fin a la Edad a la Edad de la Ley por medio de su sacrificio en la cruz a la edad de treinta y tres años; la ‘Cámara del Rey’ simboliza la llamada hacia arriba o llamada celestial (mediante el sacrificio) a la naturaleza divina. Nuestro Señor Jesús fue en un cierto sentido llamado desde el momento de su nacimiento pero a partir del Pentecostés todos los creyentes justificados son llamados al mismo gran privilegio; pocos de entre ellos sin embargo aceptan la llamada al sacrificio y pocos también afirman su llamada y elección por un sometimiento sincero a las condiciones andando en el dechado de Cristo. La duración de esta llamada celestial a la naturaleza divina y la fecha de su terminación están indicadas como ya lo hemos dicho por la longitud y el final de esta ‘Gran Galería’.

 

La ‘Cámara del Rey’ que se puede alcanzar pasando por la ‘Gran Galería’ y por la ‘Antecámara’ es desde todos los puntos de vista la parte más magnifica de la Gran Pirámide. Es un símbolo muy apropiado de la naturaleza divina. El Sr. Henri F. Gordon la describió así:

 

‘Es una cámara espléndida de 34 pies de largo por 17 de largo y con 198 de altura, enteramente construida en granito rojo pulido. Los muros el suelo y el techo están formados por bloques tallados con ángulos derechos y tan hábilmente trabajados que ningún monarca de los tiempos modernos podría desear una obra más espléndida y más perfecta. El único objeto que contiene esta habitación es un cofre vacío de granito sin tapa. Este cofre, y esto es muy interesante, corresponde en capacidad con el arca sagrada del Tabernáculo de Moisés’.

 

El granito en la Gran Pirámide como en el Tabernáculo y en templo típico representa cosas divinas, la naturaleza divina. Los dos pasillos bajos que conducen uno a la ‘Antecámara’ y el otro a la ‘Cámara del Rey’ corresponden con los dos velos delante del Santísimo. El cofre de granito, único mueble de la ‘Cámara del Rey’ corresponde con el Arca de la Alianza, el único mueble del Santísimo en el Tabernáculo y en el Templo. Lo que en uno era de oro en otro es de granito aunque los dos tienen el mismo significado simbólico.

 

Pero esto no es todo: encontramos que las mismas verdades que estaban simbolizadas por las dos partes del Tabernáculo y del Templo, el Santo y el Santísimo, así como las cortinas de separación tienen su contrapartida exacta en la Gran Pirámide por las enseñanzas que dan las dos partes: La ‘Antecámara’ y la ‘Cámara del Rey’ con sus dos pasillos bajos de separación: La ‘Antecámara’ así como el Santo del Tabernáculo representa la condición de parentesco con Dios de todos los que el Padre Celestial considera como nuevas criaturas y coherederos de Cristo antes de participar en la naturaleza y gloria divinas, condición que el creyente hereda cuando después de haber aceptado el perdón de los pecados y la reconciliación con Dios por el rescate, ofrece su persona justificada en sacrificio vivo al servicio de Dios. Como el primer velo del Tabernáculo representaba la consagración o la muerte de la voluntad propia y nuestra entera sumisión a la voluntad de Dios, así la entrada baja de la ‘Antecámara’ simboliza este mismo gran hecho que comienza con novedad de vida en el caso de los que quieran llegar a ser miembros del sacrificio real.

 

Esta prueba que consiste en depositar todo nuestro ser sobre el altar hace que el creyente ya no sea considerado por Dios como un ser humano sino como una ‘nueva criatura’ un ‘participante de la naturaleza divina’. Es cierto que en realidad no participará efectivamente de la naturaleza divina hasta que haya aprendido fielmente la lección por las experiencias actuales con los sacrificios cotidianos y las enseñanzas de la vida presente, ( representadas por la construcción particular de las paredes de la ‘Antecámara’ y por la Mesa de los panes de la Proposición, el Candelabro de Oro y el Altar de los Perfumes del Santo del Tabernáculo) hasta que haya pasado por la misma muerte (representada por el segundo velo del Tabernáculo y por el segundo pasillo bajo que conduce a la ‘Cámara del Rey’ de la Pirámide) y hasta que habiendo tenido parte en la primera resurrección haya entrado con Cristo en la plenitud de la naturaleza y de la gloria divinas prometidas, su parte de herencia eterna simbolizada por la ‘Cámara del Rey’

 

Así la Gran Pirámide atestigua, no solamente la marcha degradante del hombre en el pecado sino también las diversa etapas sucesivas del plan de Dios que están dedicadas a la liberación completa de la caída por el camino de la vida abierto mediante la muerte y la resurrección de nuestro Señor Jesús.

 

Se puede notar en el dibujo, que el suelo de granito no llega exactamente hasta la entrada de la ‘Antecámara’ mientras que el techo de granito cubre la longitud total de la cámara. Este hecho parece enseñarnos una lección en armonía con lo que sabemos que es un rasgo del plan divino relativo a las llamados que se esfuerzan en tener parte de la naturaleza divina. El primer pasillo bajo simboliza la consagración de la voluntad humana del creyente que obtiene realmente el acceso al ‘Santo’ o la condición santificada, en perspectiva heredero de la gloria y de la inmortalidad, representada por la ‘Antecámara’ cuyo techo de granito lo recubre ahora; no obstante no se considera como participante plenamente de la nueva naturaleza mientras no halla sido vivificado a la actividad o a la novedad de vida. Esta prueba está simbolizada por la ‘Placa de Granito’ que, por su posición particular, parece suspendida, lista para caer o para impedir toda marcha hacia adelante; parece decir:’peregrino, tú que has llegado hasta aquí, aunque estés consagrado a Dios no tienes ningún derecho verdadero a la naturaleza divina a la cuál has sido llamado si no eres vivificado por el espíritu de la verdad de la actividad en el servicio a Dios’. Las tres etapas por las cuales los llamados de esta edad deben pasar para entrar en la gloria de su Señor son así indicadas en la Gran Pirámide como también en la Escrituras. Es necesario: (1) la consagración o engendramiento por el espíritu por la palabra de la verdad, simbolizada por el pasillo bajo que conduce a la ‘Antecámara’, seguida de (2) la vivificación al servicio activo y al sacrificio por el sacrifico del espíritu y por la creencia de la verdad, simbolizado por el pasillo bajo que está debajo de la ‘Placa de Granito’;( 3) El nacimiento del espíritu a la semejanza perfecta de nuestro Señor, una participación en la primera resurrección figurada por el pasillo bajo que conduce a la ‘Cámara del Rey’

LA NATURALEZA HUMANA Y LA ESPIRITUAL ESTÁN PREFIGURADAS AQUÍ

 

Si observamos la figura de la página 367 se notará que una línea imaginaria trazada desde el eje vertical de la Gran Pirámide deja a la ‘Cámara de la Reina’, su ‘Pasaje horizontal’, el ‘ Pasaje de Entrada’, el ‘Primer Pasaje Ascendente’ y a la ‘Gran Galería’ enteramente al lado Norte de esta línea o eje y solamente la ‘Antecámara’ y la ‘Cámara del Rey’ del lado Sur; así que el arquitecto de la Gran Pirámide (Jehová), marcó las diferencias entre las naturalezas ya indicadas en el VOL. 1 cap. 10.

 

La ‘Cámara de la Reina’ que representa la perfección de la humanidad después que la Edad milenaria haya llevado a los que sean obedientes y dignos a la semejanza moral con el Creador, nos enseña, por el hecho de que su pared trasera o la más alejada se encuentra en el eje de la pirámide, que una vez restablecida la imagen a la semejanza de Dios, aunque siempre humana, la humanidad estará cerca de la naturaleza divina, tan cerca como puede estar una imagen de la realidad. Todos los pasajes ascendentes conducen en la dirección de este eje enseñando que los deseos y los esfuerzos de los miembros del pueblo de Dios deben ser dirigidos hacia la perfección humana, mientras que la los de la Iglesia llamada durante la Edad del Evangelio van por encima de la perfección humana. Como coherederos de Cristo, deben entrar en la plenitud de la naturaleza divina.

 

El hecho de que la ‘Cámara subterránea’ o ‘Foso’ que simboliza la destrucción y la muerte, no se encuentre completamente en el eje vertical como la ‘Cámara de la Reina’ y su pasaje, no está opuesta a esta interpretación pues en definitiva no forma parte del edificio de la Pirámide. Está situado por debajo de la Pirámide, mucho más debajo del nivel de la línea de base. Pero es posible que este espacio nos enseñe otra cosa, vemos efectivamente que una línea vertical trazada desde su pared más alejada pasaría exactamente a lo largo de la pared del fondo de la ‘Antecámara’, esto corresponde sin duda con la advertencia de las Escrituras que muestran que es posible que una persona que ya haya entrado en el ‘Santo ‘ o condición santificada (habiendo sido engendrado por la palabra de verdad y vivificado mediante ella) cometa el pecado que lleva a la muerte, a la muerte segunda.

 

La situación del ‘Foso’ en relación con el eje, si el arreglo de la Pirámide situada por encima tiene un significado interesante, parece indicarnos que la muerte segunda (sin final, la destrucción sin esperanza de regreso) será el castigo, no solamente del pecado voluntario de los hombres que durante el milenio de oportunidades benditas, rechacen avanzar hacia la perfección humana, sino igualmente lo será para cualquiera que entre los ungidos de la Edad del Evangelio voluntariamente rechace la vestimenta de justicia que gracias a Cristo les ha sido ofrecida y que habían aceptado al principio.

 

Hay otra reflexión digna de ser tenida en cuenta relacionada con el eje vertical de la Gran Pirámide que está por encima de la línea de base: la primera venida de nuestro Señor y su muerte representadas por el ‘Pozo’ están indicadas en el lado del eje de la Pirámide que representa la naturaleza humana. Es también interesante constatar su posición sobre el mismo nivel que el pasaje que lleva a la ‘Cámara de la Reina’ que simboliza la perfección humana. Parece que la Gran Pirámide nos dice así: ‘El se hizo carne, el hombre Cristo Jesús, se ha dado como rescate correspondiente por todos’. Sin embargo no conoció el pecado, fue santo, inocente, sin mancha, separado de los pecadores, sin tener parte alguna con cualquiera que siguiera la marcha descendente y pecadora de la raza adámica simbolizada por el pasaje que conduce al ‘Foso’. Además la situación de la ‘Gruta’ y el hecho de que sea natural, no tallada en la roca, tiene un significado. Esta gruta simboliza claramente la muerte de nuestro Señor Jesús. El hecho de que sea natural muestra que el sacrificio del Señor no fue meramente un e3xpediente sino que fue un suceso ordenado y dispuesto de antemano en el plan de Jehová, antes de que comenzara la puesta en marcha del plan simbolizado por la Pirámide. Esta gruta está también situada por encima del nivel de la línea de base del edificio y no por debajo lo que parece enseñarnos otra lección de acuerdo con las Escrituras y es que si nuestro Señor Jesús murió como rescate por los pecadores, no cayó en el pecado ni en la depravación, ni siquiera en su muerte y se quedó en los límites o bordes del plan divino tal como está simbolizado por la estructura de la Pirámide situada por encima de la línea de base.

 

Y ahora planteamos otra cuestión de gran interés: el testimonio de la Gran Pirámide ¿apoyará el testimonio de las Escrituras relativas al tiempo del fin de la llamada Celestial?.¿indicará el extremo Sur de la Gran Pirámide la fecha exacta suministrada por las Escrituras, para el final de la llamada de Dios a participar en estos privilegios?. ¿ Estará en contradicción lo que hemos aprendido y nos mostrará un periodo más largo o más corto de la llamada celestial para la naturaleza divina?.

 

Eso sería otra prueba crucial no solo de que la Palabra de Dios y su testimonio sublime es superior a todos los demás sino que también lo será para el ‘Testigo’ de piedra. ¿Probará este ‘Testigo’ con su divina arquitectura y confirmará el testimonio de las Escrituras?. ¿O más bien existirán divergencias más o menos grandes?. Si los detalles confirman minuciosamente el relato bíblico, bien merece el nombre que le dio el DR. Seiss: ‘ Un milagro de piedra’.

 

Tampoco nosotros podemos decir más porque su testimonio está plenamente de acuerdo y en sus más mínimos detalles con el plan de Dios totalmente, tal como habíamos aprendido a conocerlo a través de las Escrituras. Su concordancia maravillosa con la Biblia no deja lugar a dudas de que el Inspirador divino de los profetas y apóstoles inspiró igualmente a este ‘Testigo’. Examinemos especialmente algunas de estas concordancias.

 

Recordemos que según las Escrituras, el fin completo del poder de las naciones en el mundo del tiempo de angustia que llevará al su hundimiento seguirá al fin del año 1914 y que algún tiempo antes de esta fecha, la Iglesia de Cristo será cambiada y glorificada. Recordemos también que en las Escrituras se nos prueba de diferentes maneras por los ciclos de los jubileos, por los 1335 días de Daniel y por las dispensaciones paralelas etc, que la ‘cosecha’ o fin de esta edad debía comenzar en Octubre de 1874, fecha en la cuál el gran capataz cosechador debía estar presente; que siete años más tarde, en Octubre de 1881, la ‘llamada celestial terminó, aunque después de esa fecha sin que se lance una nueva llamada general, otros sean admitidos con los mismos favores, para reemplazar a algunos llamados que hallan sido hallados indignos ante sus pruebas. Volvamos ahora al ‘testigo ‘ de piedra y veamos de que manera nos indica estas mismas fechas y nos enseña las mismas lecciones.

 

La longitud de la ‘Gran Galería ‘ desde el muro norte hasta el muro sur se midió dos veces cuidadosamente estos últimos años y se han obtenido tres series de medidas: (a) una primera medida se efectuó desde el muro Norte hasta el ‘escalón’ de la ‘Gran Galería’, después, dejando a un lado la altura vertical de esta, se continuó midiendo su superficie exterior sobre la cuál se anda; (b) otra medida de la longitud de la rampa de la ‘Gran Galería’ pero prolongada a través del ‘escalón’ como si este no existiera (c) una tercera medida nos da la superficie total de la rampa de la ‘Gran Galería’ incluyendo la altura del ‘escalón’ y loa longitud de su superficie superior. El profesor Smyth que fue el primero que midió encontró para (a) 1874 pulgadas, para (b) 1881 pulgada piramidales y para (c) 1910 pulgadas piramidales. El Sr. Flinders Petries encontró por su parte estas medidas 8/10 de pulgas más bajos. Una estimación razonable consecuente con esto e indudablemente más próxima a la medida exacta sería contar para (a) 1875 pulgadas, para (b) 1882 y para (c) 1911 pulgadas piramidales.

 

Pasamos ahora a la cuestión siguiente: Si cada pulgada en la longitud de estos diversos pasajes representa un años como lo dicen y admiten todos los que han estudiado la Pirámide ¿ qué fecha indicarían estas diferentes medidas como la del fin de la llamada hacia arriba simbolizada por la ‘Gran Galería’?. A esta cuestión les respondemos: Aplicando estas pulgadas por año con los cálculos presentes del tiempo teniendo en cuenta que el año 1 de nuestra era está un año y tres meses con retraso con relación a la fecha real, como ya lo demostramos en el volumen 2, págs 48-56.Carecería de importancia si se tratara de calcular un periodo a partir de una fecha fija antes de nuestra era o a partir de una fecha fija de nuestra Era pero aquí es todo lo contrario y es necesario tenerlo en cuenta. En el caso en el que el suceso del nacimiento de Jesús sea el punto de partida, el error de nuestra fecha de antes o después de J. C debe ser rectificado para obtener resultado exactos. Para simplificar tomamos como punto de partida la fecha errónea de nuestra Era y comenzaremos partiendo de este punto con las cifras de la Pirámide pero después restaremos de cada una pulgada y cuarto de manera que corresponda con nuestra manera habitual de contar el tiempo. Así restando nos dará (a) 1875-1 y1/4= 1873 y 3/4; (b)1882-1 1/4= 1880 3/4 y (c)1911-1 1/4= 1909 3/4 que resumiendo nos daría para (a)Octubre de 1874 para (b)Octubre de 1881 y para (c) Octubre de 1910 de nuestra Era.

 

Estas tres fechas diferentes que indican el fin están de acuerdo con las que hemos encontrado enseñadas en las Escrituras a saber que la cosecha o ‘ fin de la edad’ comenzó en Octubre de 1874, que la ‘llamada’ propiamente dicha terminó en Octubre de 1881. Aunque la llamada general terminó en 1881 se ofrecería los mismos privilegios durante un cierto tiempo a algunas personas que serían dignas y que estas últimas tomarían el lugar de otros llamados antes pero que durante sus pruebas habrían sido juzgados indignos de las coronas que les habían reservado cuando aceptaron la llamada. Por lo tanto hasta lo que hemos visto hasta aquí, la Biblia no indica cuánto tiempo durará la criba de los ungidos durante la cual algunos recibirán las coronas de los que hayan sido juzgados indignos y tendrán sus nombres escritos en lugar de los primeros que habrán sido borrados., { Re 3:5,11} pero la fecha de 1910 indicada por la Pirámide parece armonizar con las que nos da la Biblia. Esta fecha llega hasta solamente cuatro años antes del fin completo del tiempo de angustia que pone fin a los tiempos de los gentiles. Cuando recordamos las palabras del Señor, a saber que los vencedores serán estimados dignos de escapar de la parte más crítica de la tribulación que viene sobre el mundo, podemos comprender que la referencia aplica a la agitación anarquista posterior a 1914 aunque se puede esperar una agitación particular para la Iglesia en 1910.

 

¿No hay una armonía más que notable entre este ‘Testigo’ de piedra y la Biblia?’. Las fechas de Octubre de 1914 y las de Octubre de 1881 son exactas aunque la de 1910 no esté suministrada por la Biblia pero parece ser una fecha más que razonable para algún importante suceso para la experiencia y prueba final del Iglesia mientras que 1914 está aparentemente bien definido como el fin entonces vendrá la más grande tribulación del mundo en la cual algunos miembros de la ‘Grande muchedumbre’ podrán tener alguna parte. Sobre este particular recordemos que esta fecha límite de 1914 debe ser no solamente testigo de la conclusión de la selección, prueba y glorificación del entero cuerpo de Cristo sino también de la purificación de algunos de esta grande muchedumbre de creyentes ungidos que por temor y falta de coraje han cesado de ofrecer sacrificios agradables a Dios y debido a esto están más o menos contaminados por loas ideas y caminos del mundo. Algunos de entre ellos podrán salir de la gran tribulación antes del fin de este periodo. { Re 7:14} Muchos de entre ellos están aún íntimamente ligados a las diversas hierbas de cizaña y deben ser ‘quemados’ pero eso no será antes de que la destrucción ardiente del periodo final de la cosecha haya consumido los lazos que los retienen en esclavitud a Babilonia, entonces serán capaces de escapar, salvados ‘como a través de fuego’. Deberán asistir a la destrucción completa de ‘Babilonia la Grande’ y tendrán una cierta porción de sus plagas (Apo 18:4)., los cuatro años desde 1910 hasta el final de 1914 indicados en la Gran Pirámide serán sin duda un tiempo de ‘prueba ardiente’ para la Iglesia { 1Co 3:15} precediendo a la anarquía del mundo aunque no puede durar mucho tiempo ‘ Si no se acortaran aquellos días ninguna carne se salvará’{ Mt 24:22}

 

El maravilloso simbolismo de la Gran Pirámide no se para ahí. Su armonía extraordinaria con el plan de dios se manifiesta una vez más por medio de otro rasgo notable. Es lógico esperar efectivamente que los dos grandes sucesos relacionados con el fin de nuestra edad, es decir: (1) la segunda venida de nuestro Señor y (2) el comienzo de la cosecha, están indicadas en cierto modo por el extremo superior de la ‘Gran Galería’ lo mismo que su muerte y resurrección lo están por el extremo inferior y mediante el ‘Pozo’. Y no quedaremos decepcionados en este aspecto. Existe una abertura en el extremo sur o superior de la pared Este de la Galería, en su parte más elevada, por encima del ‘escalón’, este orifico comunica con el espacio inacabado situado por encima de la ‘Cámara del Rey’ como lo muestra el diagrama. En el lenguaje simbólico de la Gran Pirámide esta abertura parece decirnos: ‘ un ser celestial que no tiene necesidad de suelo para plantar su pie ha entrado aquí porque él puede ir y venir como el viento’. Las medidas del muro Sur de la ‘Gran Galería’ cuidadosamente efectuadas por el profesor Smyth nos indican que esta no es exactamente perpendicular y que en su parte superior se superpone por siete pulgadas con la arista de su base. La Pirámide nos dice así que ‘siete años antes del fin de la llamada celestial (antes de octubre de 1881) el gran ser celestial entró’

 

Nos informa además que a partir de este momento, Octubre de 1874, de manera gradual, como se nos indica por la inclinación del muro, la llamada llegaría a su fin y concluiría totalmente en Octubre de 1881. Como se ve, todo esto está de acuerdo con el testimonio de la Biblia y ya ha sido explicado en este volumen y en los volúmenes precedentes de ESTUDIOS DE LAS ESCRITURAS.

 

Recordemos también que nosotros mismos, los que habíamos comprendido el testimonio de la Biblia relativo a los tiempos y sazones, no hemos tenido nada que ver con las medidas de la Gran Pirámide y que los que las midieron ignoraban totalmente la aplicación que hicimos de las profecías hasta el momento que ellos las indicaron y que ignoran todavía que nosotros las conocemos. En todos caso ¿pensaremos que todo esto es solo una simple coincidencia y que se debe a la casualidad la convergencia de los asuntos que nos traen por un lado seis mil años de historia y por otro lado miles de pulgadas en las medidas de la Pirámide?. No, lo que ocurre es que la verdad es más maravillosa que la ficción. ‘ por parte cde Jehová es esto y es cosa maravillosa a nuestros ojos’.(Salmo 118:23).

 

Da la impresión de que al fin del periodo de favor especial de la llamada general de la Edad del Evangelio (en Octubre de 1881), debían comenzar las bendiciones sobre el mundo. El ‘Pozo, en su extremo superior nos indica el rescate que asegura las bendiciones que deben venir y parece mostrarnos en su extremo inferior (que comunica con el ‘Pasaje descendente’), la fecha en la que comenzarían a derramarse las bendiciones sobre el mundo. Parece decirnos: ‘Los beneficios del rescate comenzarán desde aquí a bendecir a todas las familias de la Tierra cuando las elecciones o selecciones de la Edad Judaica y de la Edad del Evangelio hayan concluido’.

 

Si ahora adoptamos la fecha de 1881 como fecha a partir de la cuál deben comenzar las bendiciones de la restauración y si miramos el extremo inferior del ‘Pozo’ como la señal de esta fecha en 1881, encontraremos algo interesante midiendo hacia atrás la longitud del Pasaje de Entrada hasta la primitiva entrada de la Pirámide. Esta distancia es de 3.826 pulgadas piramidales que representan 3826 años antes de 1881, es algo que debe indicarnos la fecha de algún gran suceso. Buscando en los hechos históricos relatados en la Palabra de Dios, encontramos una notable confirmación de nuestra hipótesis. Efectivamente 3826 años antes de 1881, es decir en 1945 a de J.C, Isaac, la descendencia según la promesa, llegó a ser heredero de la fortuna de su padre Abraham y pudo desde entonces bendecir a todos sus hermanos: al hijo de Agar, Ismael (que representa a Israel según la carne) y a los numerosos hijos e hijas de Quetura, la segunda esposa de Abraham (que representa al mundo en general).

 

El ‘Pasaje de Entrada’ desde el punto exterior de la entrada de la Pirámide hasta el punto más próximo al orifico interior del pasaje conectado con el ‘Pozo’, medido en pulgadas piramidales, nos indica las pulgadas año del periodo comprendido entre el día en que Isaac (sobre el que descansaba como tipo la promesa de bendecir al mundo), haciéndose heredero de todos los bienes en 1945 a. J.C y el día de 1881 d. J.C en el que Cristo, el Isaac antitípico, heredaría todas las cosas { Ga 3:16,29} y podría comenzar a bendecir al mundo.

 

Mediremos como sigue el periodo entre el momento en que Isaac hereda y obtiene el privilegio de poder bendecir a sus hermanos hasta el año 1881 d. de J.C: Isaac tomó posesión de su herencia a la muerte de su padre Abraham que tuvo lugar cien años después del Pacto abrahámico (porque Abraham tenía 75 años cuando se realizó el Pacto y murió a la edad de 175 años). De la fecha del pacto hasta la muerte de Jacob, hijo de Isaac hubo 232 años; desde el momento en que Isaac tomó posesión de su herencia (100 años después que se hiciera el Pacto), hasta la muerte de Jacob pasaron 132 años (232-100= 132). A este número le sumamos 1813 años transcurridos desde la muerte de Jacob hasta el comienzo de nuestra Era y obtenemos el año 1945 a de J.C como la fecha en la que Isaac, el heredero típico, tomó posesión de todos los bienes de su padre. (Gén 25:5). Estos 1945 años antes de J.C añadidos a los 1881 años después de J.C nos dan los 3826 años indicados por las pulgadas piramidales como total de la longitud del periodo que debía transcurrir entre el momento en que la simiente típica Isaac trajo bendiciones a sus hermanos y el momento en que Cristo, el Isaac antitípico, bendice al mundo entero.

 

Nos preguntaremos quizás que es lo que marca el comienzo de la obra de la restauración en Octubre de 1881. A eso respondemos: Nada se produce que el mundo pueda discernir. Todavía andamos por fe y no por vista. Desde la fecha de 1881, todas las etapas preparatorias en vista del gran trabajo de restauración deben ser consideradas como gotitas de la gran lluvia de bendiciones que refrescará muy pronto a toda la Tierra. El ojo de la fe puede discernir a la luz de la Palabra de Dios, los sucesos que ocurrieron en 1874 y en 1881. Esta última fecha indica el fin de la llamada celestial y por consiguiente el comienzo de la proclamación de la restauración, la trompeta del jubileo. Hacia esta fecha, el autor y por lo que él sabe, nadie más, había notado la diferencia entre la llamada a la naturaleza divina, abierta durante la Edad del Evangelio y la oportunidad de la restauración a la perfección humana y a todo lo que se perdió en Adán, al cumplirse el fin de la llamada celestial del Evangelio.

 

Otro punto a notar es el camino por el que el mundo será invitado a recibir la vida eterna durante el Milenio.

 

Lo mismo que la cámara superior o ‘Cámara del Rey’ representa la naturaleza divina y que la ‘Gran Galería’ representa la llamada para llegar a ser participante, la ‘Cámara de la Reina’ situada por debajo de la ‘Cámara del Rey’ representa a la naturaleza humana perfecta y el camino que lleva allí es una imagen del camino que conduce a la vida en el cuál el mundo tendrá que andar durante el Milenio para alcanzar la perfección humana. Estos dos caminos y sus consecuencias finales fueron abiertos y llegaron a ser accesibles por medio del sacrifico de rescate que el Mediador ofreció por todos. Todo esto está poderosamente indicado por la ‘aparente explosión’ que abrió el orificio del ‘Pozo’ dando así acceso a los dos pasajes (que simbolizaron por un lado la llamada actual de la Iglesia que lleva a la naturaleza divina y por el otro la llamada al mundo durante el Milenio, una llamada que lleva a la restauración de la perfección humana).

 

Así, la Gran Pirámide en armonía con la Biblia, declara que ‘Cristo ha puesto en evidencia la vida [ por la restauración a la vida humana perfecta representada por la ‘Cámara de la Reina’] y la inmortalidad, [la naturaleza divina representada por la ‘Cámara del Rey’] por medio del Evangelio’.{ 2Ti 1:10}

 

El ‘Pozo’ era la única entrada para penetrar en la ‘Cámara de la Reina’ ya que el ‘Primer Pasaje Ascendente’ había sido obstruido desde el principio por el ‘Tapón’ de granito. Así el ‘Testigo’ de piedra testifica que por la llamada del Pacto de la Ley, ningún miembro de la raza humana caída podría alcanzar la vida (la vida humana) o la inmortalidad (la naturaleza divina). Aunque el ‘Primer Pasaje Ascendente’ era transitable, nadie podía pasar por ahí. Del mismo modo, el Pacto de la Ley era un camino que conducía a la vida pero por culpa de la debilidad de la carne, nadie podía andar por él para ganar la vida ofrecida. { Ro 3:20} La cruz o el rescate es especialmente puesto en evidencia de este modo en este ‘Testigo’ de piedra del mismo modo que en las Escrituras, ocupando un lugar más importante que cualquier otra disposición del plan: ‘Nadie viene al Padre sino por mi ‘, dijo Jesús ‘Yo os enseñé tal como lo recibí, que Cristo murió por nuestros pecados ‘, dijo Pablo.{1Co 15:3} El ‘Pozo’ (que simboliza el sacrificio y resurrección de Cristo) es el único camino que conduce a la vida de inmortalidad ‘, nos dice la Gran Pirámide.

 

El pasillo que conduce a la ‘Cámara de la Reina’ es bajo y el viajero tiene que inclinar humildemente su cabeza a sus exigencias. El sendero de la conducta correcta ha sido siempre un camino de humildad. Así será también en el Milenio cuando todos tendrán que inclinarse rigurosamente bajo las leyes estrictas del Reino de Dios. Él gobernará con una vara de hierro (Apo 2:27). Hará del derecho una regla y de la justicia un nivel; toda lengua tendrá que confesar su grandeza y poder y toda rodilla se doblará bajo su ley y bajo su gobierno de modo que en ese día solo los humildes y justos florecerán ( Isa 28:17 Ro 14:11; Salmo 92:12-13).

 

La ‘Cámara de la Reina’ simboliza el fin de la obra de restauración a la perfección humana como se ve en sus siete superficies, contando con el suelo y las dos vertientes del techo como se observa en el diagrama. El sendero que conduce hasta allí nos cuenta la misma historia sobre el número siete, el de la perfección, pues en un séptimo de su longitud, el suelo está rebajado. No solamente el número siete es un símbolo general de la perfección y estar completo sino que es especialmente sugestivo para este asunto puesto que el mismo Milenio es el séptimo millar de años de la historia de la Tierra y en el que la perfección se alcanzará por los humanos obedientes y de buena voluntad.

 

El profesor Smyth notó la singularidad del suelo de esta ‘Cámara de la Reina’ y el pasillo que nos conduce allí, el cuál es rugoso y completamente inacabado lo que lo diferencia de los demás pasillos que en su origen eran muy finos y pulidos. Esto sugiere o puede indicar que su suelo no es el apropiado para la medida de pulgada por año como ocurre en los demás pasillos, es como si la Pirámide con su superficie desigual nos dijera:’ La medida del tiempo no está grabada aquí’.

 

Pero si la pulgada por año de la Pirámide no está señalada en el pasillo hacia la ‘Cámara de la Reina’ ni en su suelo, necesariamente se nos mostrará otra cosa, a saber la vía de la restauración a la vida perfecta y al perfecto organismo del hombre. Si la perfección de la naturaleza humana está simbolizada por la ‘Cámara de la Reina’ , el camino que nos da acceso representa a los siete mil años de experiencia y de disciplina mediante los cuales la humanidad caída debe pasar antes de ser restablecida completamente a la perfección. Considerando que los primeros seis séptimos del pasillo que nos conduce allí son extremadamente bajos, representan los 6000 años transcurridos y la extrema dificultad y humildad necesaria para vivir una vida dedicada de parte de aquellos que quisieron andar por ese camino. Citaremos a los patriarcas, a los profetas y a otros justificados por la fe durante los seis mil años del reinado del pecado y de la muerte. Por el contrario, el último séptimo del pasillo representa al Milenio, cuya aurora comienza a despuntar sobre los hombres. Su altura que es casi dos veces más grande que la de la primera parte nos muestra que los hombres tendrán muchas facilidades y atenciones para progresar hacia la perfección durante los próximos mil años de favor y paz sobre la Tierra.

 

Quizás nos preguntemos si algunos hombres han andado en este camino durante los pasados seis mil años. Claro que sí, varios han andado por la fe. Es el camino de la justificación de la naturaleza humana aunque completamente diferente del camino de la llamada de la Iglesia del Evangelio, el cual aunque pasando por la justificación, conduce a una nueva naturaleza, la naturaleza divina. Abraham, Isaac, Jacob y todos lo profetas fieles caminaron por este camino, ellos entraron en el ‘Pozo’ por la fe en el sacrificio de rescate de Cristo. Para ellos ese sacrificio estaba representado por los sacrificios típicos que precedieron a la muerte de Jesús, antes de que el ‘Testigo’ lo indicara porque en el propósito y revelación de dios, Cristo era el Cordero expiatorio inmolado desde antes de la fundación del mundo.

 

El pasillo que conduce a al ‘Cámara de la Reina’ confirma perfectamente el testimonio de la Biblia relativo al camino que durante el Milenio llevará al mundo a la naturaleza humana y a la vida perfecta. El tiempo necesario para llegar a la perfección será diferente según lo individuos; será más o menos largo dependiendo de la prontitud o de la lentitud del individuo a someter su corazón y su vida a las condiciones del Nuevo Pacto. Ya no será un combate para llegar al bien, continuamente entorpecido por las influencias deprimentes internas o externas, como ha sido el caso durante los dispensaciones de la Ley y del Evangelio, sino que será un camino donde todo favorecerá al viajero y le facilitará sus rápidos progresos hacia a la perfección completa de la vida restaurada con todas las bendiciones que se derramarán.

 

Lo mismo que la ‘Cámara del Rey’ con sus canales de ventilación simboliza una morada permanente, una condición eterna, así también la ‘Cámara de la Reina’ también está provista de conductos de ventilación o canales de aireación semejantes y simbolizan el hecho de que la condición de perfección humana, un vez conseguida, podrá llegar a ser una condición o estado eterno. En el primer caso, podemos decir que simboliza una condición permanente y en el segundo una condición que puede convertirse en permanente o eterna puesto que este hecho está así confirmado por la Biblia y por el testimonio del ‘Testigo’ de piedra. Las Escrituras declaran que los que llegan a conseguir la condición representada por la ‘Cámara del Rey’, participan de la naturaleza divina y son inmortales o inatacables por la muerte y que nunca podrán morir. La Biblia dice también que los demás que lleguen a la restauración completa y que aguanten victoriosamente la última prueba de fidelidad al fin del Milenio, recibirán la vida eterna según las disposiciones tomadas por el Gran Arquitecto del plan de salvación; sin embargo no poseerán la inmortalidad que es un atributo esencia de la naturaleza divina únicamente. Vivirán para siempre con la condición de permanecer en armonía con Dios obedeciendo su voluntad.

 

La Gran Pirámide nos enseña las mismas verdades. Los conductos de ventilación de la ‘Cámara del Rey’ estaban abiertos mientras que los de la ‘Cámara de la Reina’ estaban originalmente cerrados pero de una manera especial, porque estaban completos hasta la superficie exterior de la Gran Pirámide hasta llegar a aproximadamente cinco pulgadas de la superficie interior de los muros de la ‘Cámara de la Reina’ las piedras de cada una de las paredes habían sido esculpidas con excepción de las piedras que tapaban los orificios de los conductos. Esto fue hecho a propósito por el Gran Arquitecto de la Pirámide así como lo muestran los demás detalles. El Sr. Waynman Dixon descubrió esta singularidad al examinar los muros de la ‘Cámara de la Reina’. Notó que el muro sonaba a hueco en ciertos lugares y lo perforó encontrando un conducto de ventilación. Por el mismo proceso descubrió en el otro extremo, en la pared contraria otro conducto. La Pirámide nos declara así en perfecta armonía con la Biblia que han sido tomadas amplias disposiciones mediante las cuales la condición de perfección humana representada por la ‘Cámara de la Reina’ puede llegar a convertirse en una condición eterna para todos aquellos que se conformen a sus normas y leyes.

 

¿Qué pensamos ahora de este ‘Testigo ‘ de piedra, después de oírlo hablar?. Verdaderamente este testimonio ya sería extraño e impactante por si mismo aunque no hubiéramos encontrado ninguna confirmación en las Escrituras con textos relacionados con los diversos aspectos examinados, pero cuando además las Escrituras nos anuncian clara y positivamente estas mismas circunstancias y fechas, antes de que el testimonio de la Pirámide haya sido escuchado, la coincidencia maravillosa de estos dos testimonios así como de sus confirmaciones son doblemente significativas e importantes. El testimonio de este ‘Testigo’ de piedra que viene a corroborar la Biblia es asombroso, sobre todo en este momento en que los sabios de este mundo rechazan la Palabra de Dios como ‘pasada de moda’ y ‘ contraria a la ciencia’.¿ No es asombroso entender el testimonio de la Pirámide relativo a la caída del hombre en el momento en que los sabios y filósofos de este mundo pretenden que el hombre no fue nunca perfecto y que nunca fue creado a la imagen de Dios y por consiguiente que no perdió nunca esa semejanza?. Es muy agradable aprender que con tal testimonio, que nadie podía haber tenido acceso a la llamada celestial del Evangelio que conduce a la naturaleza divina o a la vida humana justificada por medio de un pasaje del Pacto de la Ley; eso es ciertamente notable en una época en la que tanta gente predica que la Ley de Moisés es la única vía de acceso a la vida. Ciertamente en la Gran Pirámide ‘ Sus atributos invisibles (planes)...son claramente manifestados desde la creación del mundo ‘.{ Ro 1:20}

 

Algunos pueden burlarse del testimonio de esta piedra ‘Testigo’ como también se burlan de la Palabra de Dios. A sus sarcasmos respondemos:’ Explíquennos esta extraña exactitud de los asuntos o bien intenten ustedes profetizar del futuro y vean como sus profecías se cumplen. Pruébennos que no es necesaria ninguna inspiración para predecir los sucesos futuros. Muéstrennos una chispa de la sabiduría del mundo: ‘¡ Presentad vuestra causa ¡ dice Jehova; ¡producid vuestros fuertes alegatos! Dice el Rey de Jacob. Saquen a la luz y nos declaren lo que ha de suceder; declarad las predicciones anteriores, sean cuales fueren para que las consideremos y sepamos en que pararon o que nos hagan oír las cosas por venir’.{ Isa 41:21-22}

 

La Gran Pirámide no solo cubre de confusión a los sabios ateos sino que además refuta completamente la teoría moderna y antiescritural de la Evolución, respecto a la cual no podemos hacer nada mejor que citara las siguiente palabras del Dr. Joseph Seiss extraídas de su excelente tratado sobre la Gran Pirámide titulado: ‘ Un milagro de piedra’. Él declara:

 

‘Si el hombre primitivo no era sino un simple gorila o un troglodita..¿cómo es posible que los constructores de este monumento gigantesco podían conocer lo que los sabios mas eruditos no han descubierto sino de modo imperfecto después de una veintena de siglos de observaciones y experimentos?. ¿Como podían conocer la fabricación y el manejo de herramientas, máquinas y materiales necesarios para la construcción de tan enorme edificio construido con materiales tan voluminosos, de tal tamaño, de un perfecto acabado, que hasta el día de hoy permanece sin rival en toda la Tierra?. ¿Cómo conocían estos constructores la esfericidad, la rotación el diámetro, la densidad, la latitud, la temperatura y las relaciones astronómicas entre la Tierra y el Espacio?. ¿ Como podían resolver el problema de la cuadratura del círculo, calcular la proporciones o determinar los cuatro puntos cardinales?. ¿ cómo podían trazar los esquemas de la historia y de las dispensaciones exactas en todos sus detalles que cubrían periodos de cuatro mil años después de su época hasta el cumplimiento Final?.¿cómo podían conocer la fecha en la que la dispensación mosaica debía comenzar, su duración completa y el modo en que debía concluir?. ¿Cómo podían saber la fecha en la que el cristianismo tenía que inaugurarse, cuales eran sus grandes hitos y los hechos sobresalientes que lo marcarían, cuales deberían ser sus características, el desarrollo y el cumplimiento final de la Iglesia de Cristo?. ¿ Cómo podían conocer el ciclo de la precesión de los equinoccios, su duración completa, el número exacto de días de un año normal, la distancia media de la Tierra al Sol y las posiciones exactas de las estrellas en el momento en el que se construyó la Pirámide?. ¿Cómo podían inventar un sistema de unidades de peso y de medidas tan maravillosamente adaptado a las necesidades ordinarias del hombre y armonizarlo tan perfectamente con todos los hechos de la Naturaleza?.¿cómo podían inventar el medio de transcribir todos estos datos en un solo monumento de albañilería sin ninguna inscripción escrita o gráfica, a prueba de daños y de cambios de temperatura que pudiera ser descifrados y comprendidos a cabalidad?

 

‘Los hombres pueden reírse burlonamente pero no pueden burlarse se esta majestuosa construcción, ni ridiculizar sus ángulos, sus proporciones, sus medidas, sus referencias a la naturaleza ni sus correspondencias sagradas que les dio su Constructor. Estas cosas están ahí con todos su significado expresivo, con toda su elocuencia inflexible e invencible, triunfante sobre todo poder que quiera suprimirlas’

 

La voz de este ‘Testigo’ maravilloso nos recuerda fuertemente las palabras de nuestro Señor cuando durante su entrada memorable y triunfal en Jerusalén, bajo una forma típica, se presentó a Israel como su rey, en medio de las aclamaciones de la multitud de sus discípulos, todos alabando a Dios en voz alta debido a las obras poderosas que se habían realizado diciendo: ‘Bendito es el que rey que viene en nombre del Señor’. Paz en el cielo y gloria en los lugares celestiales’. Cuando los fariseos pidieron a Jesús que reprendiera a la muchedumbre, él respondió: En verdad os digo que si estos callaran, las piedras hablarían’ (Luc 19: 37-40). Así ocurre actualmente: El Rey glorificado ha venido ahora y la gran mayoría de los que pretenden ser sus testigos vivos que debían regocijarse y decir:’ Bendito es el rey que viene en nombre del Señor’, permanecen mudos, algunos por temor de ser expulsados de las sinagogas, otros porque son absorbidos e intoxicados por el espíritu del mundo que les impide conocer el tiempo de su visitación, mientras que las mismas piedras de esta Gran Pirámide gritan a voz en cuello. Cada pieza de esta voluminosa construcción proclama elocuentemente la sabiduría, el poder y la misericordia de nuestro Dios.

 

Profundamente anclados en este sólido monumento de piedra, al abrigo de las tormentas naturales o de la mano sin piedad del destructor, las grandes líneas del gran plan de Dios han resistido durante cuatro mil años, preparada para dar su testimonio al tiempo señalado para confirmar la segura Palabra profética, oculta durante años y revelada de una manera similar. El testimonio de este ‘Testigo del Eterno en el país de Egipto’ como el de la Palabra escrita, anuncian con una precisión pasmosa y perfecta el hundimiento final de este viejo orden de cosas en el ‘Foso’ del olvido y el establecimiento glorioso del Nuevo orden de cosas bajo Cristo Jesús, la Piedra Principal de Ángulo del edificio eterno de Dios en conformidad con los gloriosos rasgos de personalidad sobre los cuales todas las cosas dignas de existir eternamente se edificarán bajo Él ¡Amén! ¡Amén! ¡Hágase tu voluntad así en la Tierra como en el cielo!